Mundo
Ver día anteriorJueves 17 de enero de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Assange sufre una clara persecución: Garzón
Dpa, Afp y Pl
 
Periódico La Jornada
Jueves 17 de enero de 2013, p. 22

Santiago, 16 de enero. El ex juez español Baltasar Garzón, quien defiende al fundador de Wikileaks, Julian Assange, afirmó hoy que la acción judicial contra éste es una clara persecución y responde a la frustración de una administración que vio cómo se revelaba información que mantenía en secreto, en alusión al gobierno estadunidense de Barack Obama.

“Lo que Wikileaks y Julian Assange han hecho es un gran servicio a todos aquellos que formamos el género humano: se han revelado una serie de situaciones que distan de lo que debe ser una adecuada acción diplomática, acciones de empresas y violaciones graves de derechos humanos. Eso no puede ser nunca delictivo”, afirmó a una emisora chilena.

No obstante, advirtió que sería una brutalidad que el controvertido ex hacker australiano pueda ser condenado por espionaje, ya que entonces el juicio podría terminar en cadena perpetua o muerte.

El ex juez, de visita en Chile

De visita en Chile para participar en el Congreso del Futuro que realiza el Senado de la República, Garzón precisó que la acción contra Assange responde a la frustración de una administración determinada, que ve que por esos medios se ha puesto ante la opinión pública hechos que no quería que se conocieran, sin mencionar al gobierno de Obama.

Assange se halla desde hace más de seis meses refugiado en la embajada de Ecuador en Londres, ante el temor de ser finalmente extraditado a Estados Unidos, donde podría enfrentar cargos de espionaje.

Julian Assange lo que quiere es rendir cuentas ante la justicia sueca, pero con garantías de que no va a ser extraditado a Estados Unidos, dijo Garzón.

Suecia reclama al australiano por presuntos delitos sexuales en ese país, que él ha negado y atribuye a una persecución política. Así, para su defensor la mejor salida es un acuerdo diplomático que entregue garantías.

El jurista, que alcanzó notoriedad internacional en 1998 tras ordenar la detención de Augusto Pinochet en Londres, afirmó que el retorno del dictador a Chile, por razones humanitarias, fue una decisión política dentro de la ley de extradición. Dijo estar convencido de que el ex dictador podía enfrentar un juicio y que su liberación le dejó la sensación de disgusto y pena por las víctimas.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks