Sociedad y Justicia
Ver día anteriorSábado 9 de marzo de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Ante la impunidad, el Poder Judicial no ha respondido, acepta la ministra Sánchez Cordero

Sistémica y tolerada, la violencia contra la mujer en México: SCJN

Activistas critican machismo milenario de la Iglesia católica; excluye al sector de liderazgos

Foto
Madres de desaparecidas en Ciudad Juárez marcharon ayer en la capital del país en el Día Internacional de la MujerFoto José Antonio López
Foto
Ifigenia Martínez (izquierda) saluda a la secretaria general del PRI, Ivonne Ortega, durante un acto en Palacio NacionalFoto Francisco Olvera
Ariane Díaz, Carolina Gómez, Alma Muñoz y Gustavo García
 
Periódico La Jornada
Sábado 9 de marzo de 2013, p. 35

En México, la violencia y discriminación contra la mujer es sistémica, estructural y tolerada; la impunidad prevalece y el Poder Judicial no ha respondido como debiera, pues no tenemos siquiera datos estadísticos sobre casos, número de juicios y fallos condenatorios, reconoció Olga Sánchez Cordero, ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Al participar en un foro sobre los retos del sistema de justicia en la protección de los derechos de ese sector, a propósito de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, se refirió a las observaciones demoledoras del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (Cedaw, por sus siglas en inglés) a México, el cual se sorprendió de que el país no cuente con un sistema estadístico riguroso al respecto. Es un tema que debemos atender rápidamente, señaló.

Durante su exposición en el encuentro –organizado por la SCJN, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y el Consejo de la Judicatura Federal–, la ministra advirtió que hay aceptación social de la violencia hacia las mujeres y que existe desconfianza de éstas en el sistema de administración de justicia.

En el mismo foro, Alda Facio, experta en temas de género, consideró que para dar cumplimiento a las recomendaciones del Cedaw es responsabilidad de los institutos de la mujer federal y estatales difundirlas, y de la sociedad dar seguimiento y empujar al Estado, que es el obligado, pero no hace lo que le corresponde.

En el encuentro, impartidoras de justicia y activistas coincidieron en que la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre los casos de las indígenas Inés Fernández Ortega y Valentina Rosendo Cantú pone de manifiesto la importancia de la valoración del dicho de la víctima en los casos de violación sexual.

La CIDH, en favor de víctimas

La aproximación de la CIDH al material probatorio revirtió el proceso nacional, es decir, si en éste el Ministerio Público puso en duda la palabra de las afectadas y la consideró insuficiente para consignar las averiguaciones previas, la Corte dijo que el dicho de la víctima es el elemento fundamental que debe considerarse en estos delitos, destacó Santiago Aguirre, abogado de la organización civil Tlachinollan.

Añadió que las sentencias hacen visibles muchos temas, en particular “la lucha de dos mujeres que en condiciones muy adversas mantuvieron una constante demanda de justicia, los riesgos de denunciar –tuvieron que pedir medidas cautelares al ser amenazadas por atreverse a contar lo ocurrido–, la falta de debida diligencia en la investigación, las omisiones del Ministerio Público en las primeras actuaciones, así como la falta de independencia e imparcialidad que afecta a las instituciones del fuero militar cuando investigan o juzgan estos delitos”.

En ese contexto, diversos organismos políticos, funcionarios, organizaciones civiles y activistas se pronunciaron con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Integrantes laicas y religiosas del Observatorio Eclesial (OE) criticaron el machismo de la Iglesia católica, que excluye al sector femenino de los liderazgos, le impide la ordenación y lo hace invisible, reduciendo a las mujeres a servidoras. Indicaron que este credo constriñe la misión social de las mujeres a ser esposas y madres, y a estar confinadas a las labores del hogar.

En tanto, Eugenio Lira Rugarcía, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), llamó a valorar, respetar y promover la grandeza, dignidad y derechos de las mujeres.

La religiosa Marilú Rojas Salazar consideró que dicho mensaje es una incongruencia de la CEM, pues por un lado se habla de respeto y dignidad de la mujer, pero no de equidad de género en la Iglesia, donde es vista en calidad de servidora, no de líder.

Para Marisa Noriega, diplomada en teología feminista, la ausencia de las mujeres en cargos de la Iglesia es un tema pendiente a lo largo de toda su historia, y es una característica de todos los papados, no sólo del de Benedicto XVI.

El Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (Cilas) llamó a pasar del papel a los hechos en materia de respeto a los derechos laborales del sector femenino, pues aunque en la ley del trabajo están explícitas diversas garantías para ellas, muchos patrones impiden su pleno desarrollo.

En entrevista, Carolina Ledezma, integrante del área de formación y género del Cilas, indicó que aunque evidentemente se ha avanzado en el reconocimiento de varios derechos en la reforma a la ley laboral –la cual alude a la igualdad entre hombres y mujeres, situación que aislada de la totalidad de la reforma puede significar un avance en el papel–, en los hechos seguimos con menores posibilidades de acceso a empleo y mejores puestos de trabajo, y sometidas a doble o triple jornada.

Empleo informal y agresiones: OIT

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) remarcó que se debe poner mayor énfasis en acabar con la violencia de género en el empleo, la cual reviste diversas formas y ocurre en mayor medida en la economía informal.

Guy Ryder, director general de la OIT, señaló en un discurso emitido en Ginebra que el mandato del organismo relativo al trabajo decente le obliga a actuar contra la violencia laboral y a fomentar entornos de empleo basados en el respeto y en la igualdad de género. Aseguró que la violencia contra las mujeres entraña un alto costo para las personas, las familias, las sociedades y las economías.

En tanto, la presidenta del Organismo Nacional de Mujeres Priístas, la senadora Diva Gastélum, destacó la igualdad de género como uno de los grandes avances en el partido. Señaló que como resultado de la 21 asamblea nacional del tricolor, realizada el domingo pasado, se garantizó la aplicación de la cuota de género –definida en 60/40– en la distribución de candidaturas.

Por su parte, el dirigente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, resaltó la formulación de compromisos que no den lugar a equivocaciones, para que el partido haga una nueva profesión de fe por las mujeres (y) pueda ratificar la voluntad que ha venido depurando, mejorando, a fin de que alcancen el lugar que por derecho les corresponde.

Mientras, el titular de la Comisión Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb, reconoció a las mujeres que forman parte de la Policía Federal; dijo que son ejemplo en la corporación, por su seriedad, honestidad y compromiso.

Durante un desayuno en el Centro de Mando de la Policía Federal, en Iztapalapa, ante más de 300 mujeres que desarrollan labores operativas, llamó a las agentes a sumarse a esta nueva etapa en la vida del país. Afirmó que no les va a fallar, porque haré todo lo que esté a mi alcance para mejorar sus condiciones de trabajo y que puedan desarrollarse.

Añadir un comentario