Sociedad y Justicia
Ver día anteriorJueves 28 de marzo de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Spamhaus, grupo que bloquea correo basura, se convirtió en blanco de hackers

Entorpece los servicios globales de Internet uno de los mayores ciberataques en la historia

Cyberbunker, ayudada por bandas criminales de Europa oriental y Rusia, están detrás: BBC

Foto
La potencia del ataque sería lo bastante fuerte como para derrotar la infraestructura gubernamental de Internet. Estos ataques están alcanzando 300 gigabytes por segundo. Normalmente, cuando hay ataques contra los bancos más importantes, hablamos de 50 gigabytes por segundo, explicó el director de SpamhouseFoto Reuters
Reuters, Notimex y Ap
 
Periódico La Jornada
Jueves 28 de marzo de 2013, p. 37

Londres, 27 de marzo.

Uno de los mayores ciberataques en la historia está entorpeciendo los servicios globales de Internet y el trastorno podría empeorar, dijeron expertos el miércoles, después de que una organización que bloquea el correo basura, conocido como spam, fue objetivo de los hackers.

Spamhaus –grupo sin fines de lucro con sede en Londres y Ginebra, que ayuda a eliminar los correos electrónicos no deseados– dijo que ha sido blanco de ataques distribuidos de denegación de servicio (DDoS) de una escala sin precedente durante más de una semana.

De acuerdo con informes separados del New York Times y la BBC, el ataque de DDos, afecta a servicios populares de distribución de contenidos, como Netflix, responsable de 30 por ciento del tráfico en la red. Los informes destacan que los especialistas en seguridad cibernética temen que el ataque pudiera crecer y afectar a los sistemas bancarios y de correo electrónico.

El ataque quizá supuso una congestión en el ciberespacio que podría haber afectado a toda Internet, según Matthew Prince, de la firma de seguridad estadunidense CloudFlare.

Spamhaus publica listas negras utilizadas por los proveedores de servicios de internet (ISPs) para eliminar el spam en el tráfico de correos electrónicos.

El grupo es directa o indirectamente responsable de filtrar hasta 80 por ciento de los mensajes diarios, según Cloudflare, compañía que dijo que estaba ayudando a Spamhaus a mitigar el ataque.

Según Spamhaus, los ataques comenzaron la semana pasada, luego de que colocó en su lista negra el sitio de alojamiento de páginas web Cyberbunker, con sede en Holanda, el cual protestó por haber sido injustamente clasificado como un paraíso para el cibercrimen y el correo indeseado o spam. Por supuesto Spamhaus no estuvo en posición de demostrar sus acusaciones, afirmó el sitio holandés.

Spamhaus bloqueó en fecha reciente servidores mantenidos por Cyberbunker, servicio holandés de alojamiento web que atrae clientes permitiéndoles colocar y distribuir cualquier cosa en la red, con excepción de pornografía infantil o material relacionado con terrorismo.

Spamhaus denunció este miércoles que Cyberbunker, en cooperación con bandas criminales de Europa oriental y Rusia, está detrás del ataque. Cyberbunker no ha respondido a las acusaciones, de acuerdo con la BBC.

Steve Linford, director ejecutivo de Spamhaus, dijo a la BBC que la escala del ataque no tenía precedente e indicó que fue lanzado desde hace una semana y su escala se ha expandido, afectando ahora importantes servidores en todo el mundo.

El efecto dominó del ataque de DDoS está perjudicando a los servicios de Internet a escala mundial, incluyendo los sistemas de dominio de la web, punto crucial para el flujo de información en la red, aseguraron especialistas de seguridad cibernética consultados por la BBC.

Los servidores de sistemas de dominio traducen a lenguaje computacional las direcciones de los sitios de Internet.

Un ataque de negación de servicio ocurre cuando una persona o grupo lanza un esfuerzo concertado para que los servicios de los servidores o computadoras de una compañía o dependencia no puedan llegar a sus usuarios.

Linford, director de Spamhaus, aseguró que a pesar del ataque sostenido estamos arriba y no han sido capaces de derribar nuestros servidores. Nuestros ingenieros hacen un trabajo inmenso en mantenerlos funcionando.