Sociedad y Justicia
Ver día anteriorDomingo 31 de marzo de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Fue el entonces rector Reyes Tamez Guerra quien firmó la cesión de derechos

Denuncian irregularidades en Tigres de la UANL con la administración de Cemex

En casi 17 años del contrato la empresa no ha entregado un solo peso a la universidad

Foto
Aspecto del Estadio Universitario de la UANL, en MonterreyFoto Sanjuana Martínez
Sanjuana Martínez
Especial para La Jornada
Periódico La Jornada
Domingo 31 de marzo de 2013, p. 29

Desde que Cemex, por medio de su filial Sinergia Deportiva, se hizo cargo de su administración, hace 17 años, el Club Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) sólo ha reportado pérdidas financieras.

El altruismo del empresario Lorenzo Zambrano, propietario de Cemex y Sinergia Deportiva, ha despertado sospechas fundadas respecto del sostenimiento de un equipo de futbol que supuestamente sólo genera pérdidas económicas.

El objetivo principal de una empresa privada es obtener ganancias. Cemex nos ha demostrado que siempre se ha deslindado de las empresas que le reportan pérdidas. Por tal motivo, no existe una razón lógica económica de que Sinergia Deportiva siga administrando un activo que le genera pérdidas. Obviamente, la razón es que es mentira. Hay corrupción, dice Gerardo Cornejo, de la asociación civil Tigres Plus, que se ha dado a la tarea de investigar los estados financieros.

Tigres nació en 1960 y es el equipo de la Universidad Autónoma de Nuevo León, la institución pública de educación superior más importante del norte de la República.

En 1996, cuando Tigres descendió de categoría, el rector interino Reyes Tamez Guerra, de manera unilateral como representante legal, cedió los derechos a Cemex para administrar el equipo por medio de Sinergia Deportiva, con domicilio en avenida Constitución número 440 poniente, en Monterrey, Nuevo León. En esa primera etapa también estaba Femsa, el emporio de la Cervecería Cuauhtémoc, propiedad de José Antonio El Diablo Fernández Carbajal.

El contrato, del cual ha obtenido una copia La Jornada, fue firmado el 12 de junio de 1996, por Reyes Tamez como rector y representante legal, y por José Domene Zambrano y José González Ornelas como apoderados jurídicos de Cemex y Sinergia Deportiva.

Ese mismo año, José Domene, el actual vocero de seguridad del gobierno de Nuevo León, pasó a ser presidente del equipo. En el anexo A recibió un valor estimado de fideicomiso de Tigres por 55 millones 400 mil pesos, con 31 jugadores; un millón de pesos del equipo Tigrillos, con 18 jugadores, y una situación patrimonial de 106 mil 785 pesos en concepto de camisetas, uniformes, balones, bombas de aire y conos.

El contrato estipulaba claramente en el anexo C que el equipo conservaría el emblema de la UANL y los colores de la universidad, algo que tenía que ser respetado estrictamente, o de lo contrario se rescindiría el contrato.

Cemex incumplió esta norma desde el principio, modificando logo y colores. Al solicitar el anexo C con base en la Ley de Transparencia y Acceso a la Información, las autoridades universitarias sencillamente no lo mostraron: Han violado el contrato con la complicidad de los rectores, han declarado inexistente una parte fundamental del mismo. Fue una causa de rescisión y no lo han hecho. El contrato especifica que no se puede cambiar el logo ni los colores de la universidad, dice Gerardo Cornejo.

En el contrato se especifica esta condición. Sin embargo, a la hora de solicitar la copia del contrato, las autoridades universitarias señalan que el anexo C no aparece: Es una total burla para la comunidad universitaria. Pensaron que nadie iba a leer el contrato, dice Cornejo.

Pablo Rivera Carrillo, director de la Unidad de Enlace y Acceso a la Información de la UANL, señala: Le haga saber que el anexo A del contrato con Sinergia Deportiva nos fue proporcionado por la oficina del abogado general de esta máxima casa de estudios, mas no así aquel que usted refiere como anexo C. Lo anterior obedece a que dicho documento no fue localizado en los archivos de la oficina mencionada, declarando así su inexistencia, lo cual nos coloca en la imposibilidad material de proporcionárselo.

Sólo pérdidas

¿Por qué Cemex sostiene al Club Tigres si sólo le da pérdidas desde hace 17 años?

Carlos Torres, del departamento de comunicación de Cemex, se negó a dar una entrevista con algún directivo de Sinergia Deportiva, argumentando que ese tema no les interesa.

Cornejo señala que la supuesta filantropía del empresario Lorenzo Zambrano no es creíble: El contrato entre la UANL y Sinergia Deportiva dice que la mitad de las ganancias van para la empresa y la mitad para la UANL, pero Zambrano nunca ha entregado un solo peso a la universidad. Desde 1996 hasta hoy, en los hechos Sinergia Deportiva no ha administrado bien el equipo, porque ha reportado pérdidas todos los años, hasta cuando quedaron campeones.

De acuerdo con las copias de los estados financieros de Sinergia Deportiva en poder de La Jornada, la empresa de Zambrano tuvo pérdidas acumuladas al 31 de diciembre de 2011 y 2010 por la cantidad de mil millones 155 mil pesos y mil millones 153 mil pesos, respectivamente.

El documento dice: Adicionalmente ha perdido más de las dos terceras partes de su capital social, y de acuerdo con la Ley General de Sociedades Mercantiles esto podría ser causa de disolución de la entidad, a solicitud de algún tercero interesado al que no se hayan cubierto sus créditos, en adición se reflejan excesos de pasivos circulantes sobre activos circulantes de 72 millones 573 mil pesos y 71 millones 337 mil pesos, respectivamente.

–¿Por qué durante 16 años el club no les ha dado ganancias? –se le pregunta a Gerardo Cornejo.

–Claro que sí les ha dado. La afición de Tigres es súper noble. Siempre está lleno el estadio. Tenemos los costos más altos de boletos, se venden miles de camisetas y el estadio es la cantina más grande de Monterrey. Entonces no vemos cómo no tengan ganancias.

Y habla sobre la supuesta doble contabilidad: Los jugadores tienen doble contrato. Tampoco reportan todas las cervezas que venden, por ejemplo, porque no dan factura. Son los trucos normales. Y desde luego, hay autoridades de la UANL que se están beneficiando de esta doble contabilidad.

Y como ejemplo señala el caso del futbolista Quiquín Fonseca, quien reclamaba un arreglo con Sinergia Deportiva: Él decía que Zambrano le debía dinero, lo cual quiere decir que tenía doble contrato, es decir, a él le pagan unos millones, pero la empresa lo declara por más millones y se queda con el resto. Otro ejemplo es el caso de un jugador brasileño que venía por 7 millones de dólares, un costo exagerado porque era un desconocido. Es un caso que fue muy sonado, por lo mismo.

La visión de Tigres Plus AC es que el futbol profesional le dé recursos a la educación pública y no que sea un club de futbolistas multimillonarios: El fin social del club es tener excelencia deportiva para maximizar los recursos para la universidad, no sólo para ganar campeonatos. Sinergia Deportiva justifica que los jugadores salen muy caros. Queremos que los Tigres sea un activo de la universidad, una fuente de recursos para la educación pública, y no una fundación a favor de jugadores millonarios.

Las supuestas pérdidas declaradas por Cemex y su empresa Sinergia Deportiva son, según esta asociación civil, una enorme muestra de corrupción: La única explicación que tenemos es que hay corrupción. Sinergia se queda con una parte de las ganancias y otra parte se la da a los distintos rectores que han pasado por la UANL.

Conflicto de intereses

Para Tigres Plus AC, la empresa Cemex, por conducto de Sinergia Deportiva, no debería administrar el club de futbol de la UANL, ya que el empresario Lorenzo Zambrano ha sido durante algunos años presidente del consejo del Tecnológico de Monterrey, casa de estudios cuyo equipo son los Rayados del Monterrey.

“Femsa y Cemex no deberían nunca haber administrado Tigres. Ambos tienen un conflicto de intereses. Han administrado un activo universitario público, cuando ellos tienen intereses en la educación privada en el Tec. Lorenzo Zambrano fue presidente del consejo de administración y ahora es José Antonio El Diablo Fernández, dueño de Femsa”, dice Cornejo.

Sobre la cuestión específicamente deportiva señala: En un comparativo de resultados entre Tigres y Monterrey, antes y después de Sinergia, vemos cómo le ha ido mejor a los Rayados del Monterrey. Ha sido más veces campeón y ha tenido buen desempeño. Es obvio que Zambrano ha preferido debilitar a un equipo de futbol para fortalecer al otro. De hecho, hay sospechas de corrupción en el campeonato de Tigres.

Este año, la Universidad Autónoma de Nuevo León cumple 80 años y los Tigres van invictos, por lo cual se prevé que lleguen a los finales de la liguilla, e incluso que disputen el campeonato.

Sinergia Deportiva fue auditada por la multinacional internacional KPMG, pero esta empresa también auditó al River Plate: Es otro elemento en su contra. En el River Plate se descubrió toda la corrupción a pesar de las auditorías de esta empresa, por lo cual, creemos que es un elemento más de corrupción.

Añadir un comentario