Mundo
Ver día anteriorMiércoles 5 de junio de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El soldado nunca mencionó deseos de ayudar al enemigo, afirma el ex confidente Lamo

No hay pruebas de que Manning odiara a EU o simpatizara con terroristas: investigador militar

Julian Assange califica de espectáculo el juicio en Fuerte Meade; no hay justicia, asegura

Foto
El soldado Bradley Manning, al centro, es escoltado afuera de un tribunal en Fuerte Meade, Maryland, en el segundo día del consejo de guerraFoto Ap
Reuters, Dpa y Afp
 
Periódico La Jornada
Miércoles 5 de junio de 2013, p. 20

Fuerte Meade, 4 de junio.

Mark Johnson, investigador militar, afirmó hoy que no encontró pruebas de que el soldado Bradley Manning, acusado de la mayor filtración de información secreta en Estados Unidos, odiara a su país o tuviera material relacionado con el terrorismo en su computadora portátil. El ex confidente de Manning, Adrian Lamo, aseguró que el acusado no dijo una sola palabra contra Estados Unidos ni sobre su deseo de ayudar al enemigo.

Su testimonio se dio en el segundo día del consejo de guerra contra el soldado de 25 años, acusado de filtrar más de 700 mil documentos, videos de combate y otros datos al sitio de Internet Wikileaks con lo que según la fiscalía afectó los intereses de Estados Unidos.

Los abogados defensores calificaron al ex analista de inteligencia en Irak como un joven soldado ingenuo pero bien intencionado que quería revelar al público estadunidense el costo humano de las guerras en Afganistán e Irak.

Johnson, analista forense digital civil de la unidad de investigación de delitos informáticos del ejército estadunidense, dijo al tribunal en el Fuerte Meade en Maryland, que halló tres asuntos de interés, que incluían diapositivas digitales, datos de contacto de Wikileaks y un video en la computadora portátil incautada en la habitación de Manning en una base militar en Bagdad en 2010. El investigador no entró en detalles sobre el contenido de los documentos.

Uno de los abogados del soldado, el mayor Thomas Hurley, preguntó a Johnson si encontró algo que indicara odio hacia Estados Unidos, a lo que respondió que no, que nos habríamos dado cuenta. Agregó que en la búsqueda no se halló ningún material relacionado con terrorismo.

Durante esta jornada, Adrian Lamo, el ex hacker y amigo que delató a Manning ante las autoridades estadunidenses también testificó. Lamo, al que Manning le realizó confidencias en línea, afirmó que terminó contactando a las fuerzas de seguridad porque estaba preocupado por la vida de su joven interlocutor.

Interrogado por el abogado David Coombs, Lamo, un pirata informático que apoya las causas de los homosexuales, dijo que estaba de acuerdo con el carácter de soldado ingenuo de Manning.

El testigo había dicho antes al fiscal que chateó con Manning desde el 20 de mayo de 2010 hasta su arresto, el 26 de mayo de 2010.

Reconoció que probablemente fue contactado por Manning porque apoya causas de los homosexuales y porque era conocido como gran pirata informático. Lamo fue detenido y condenado por acceso no autorizado a computadoras en 2004. También admitió que probablemente Manning se interesó en él porque suministró información a Wikileaks. Aseguró que el joven soldado no había dicho una sola palabra contra Estados Unidos ni sobre su deseo de ayudar al enemigo.

Posteriormente, fue llamado a declarar Brian Madrid, quien señaló que Manning subió un video a YouTube y utilizó términos como top secret, además de referirse a su entrenamiento como analista y a su agenda. Según el especialista, los analistas de inteligencia militar no deben utilizar ese tipo de términos en público.

Madrid, indicó que tras producirse el incidente, Manning debió someterse a entrenamientos correctivos como elaborar presentaciones en powerpoint sobre seguridad de operación y presentarlos en clase.

La defensa argumentó que Manning subió el video en 2008 sólo con la intención de que lo vieran sus familiares.

En un comunicado difundido en la página de Wikileaks, su fundador, el australiano Julian Assange, refugiado desde el año pasado en la embajada ecuatoriana en Londres, denunció el juicio espectáculo contra Manning.

“No es justicia. El fallo es conocido desde hace tiempo. Cuando comunicarse con la prensa se transforma en una acusación de ‘ayuda al enemigo’, la ‘información de los pueblos’ es convertida en criminal”, agregó Assange, quien teme que de ser llevado a Suecia lo extraditen a Estados Unidos donde podría enfrentar la pena capital. Se prevé que el proceso contra Manning dure hasta el 23 de agosto.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks