Economía
Ver día anteriorJueves 27 de junio de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Anuncian incremento de 20 mil mdd de crédito para pymes

Preocupa a banqueros ambigüedad en algunos puntos de la reforma financiera
Roberto González Amador
Enviado
Periódico La Jornada
Jueves 27 de junio de 2013, p. 20

Santander, 26 de junio.

La reforma financiera propuesta por el gobierno mexicano para aumentar la oferta y reducir el costo del crédito bancario contiene ambigüedades que preocupan a los directivos del sector, afirmó aquí Marcos Martínez Gavica, presidente del Grupo Financiero Santander en México.

Lo que nos preocupa son las ambigüedades, respondió, al ser interrogado si el gremio bancario tiene algunas reservas respecto del contenido de la reforma financiera presentada el 8 de mayo pasado por el gobierno mexicano y los tres principales partidos políticos del país y que ahora se discute en comisiones de la Cámara de Diputados. Preocupa que en algunos temas sea ambigüa, preferiría que las cosas sean en blanco y negro, pero de momento no hay grandes reclamos, declaró a un grupo de reporteros mexicanos, en el marco del decimoprimer Encuentro Santander-América Latina, que se realiza en esta ciudad del norte de España.

El encuentro sirvió de marco para que el Grupo Santander anunciara un incremento a 20 mil millones de dólares en el monto de préstamos a las pequeñas y medianas empresas (pymes) de la región en tres años, lo que significará duplicar el saldo actual. En particular la filial mexicana, anticipó Marcos Martínez, elevará a 70 mil millones de pesos el crédito a las pymes de aquí a 2016, lo que supondrá un crecimiento de más del doble de la cartera actual de préstamos a ese segmento, que fue de 33 mil millones de pesos al cierre de 2012. Este año, los préstamos a este segmento crecerán 30 por ciento y lo harán en 20 por ciento en cada uno de los siguientes dos años, más que el desempeño esperado para todo el sistema bancario, de 15 por ciento anual, agregó.

La propuesta de reforma del gobierno establece que la banca debe satisfacer las necesidades de financiamiento del sector productivo, incluso obliga a las instituciones a responder a las autoridades regulatorias en este sentido, así como a disminuir las inversiones que realizan en bonos de deuda emitidos por el gobierno mexicano, según el texto de la reforma. En la iniciativa se menciona que 70 por ciento del crédito de la banca está concentrado en la inversión en bonos emitidos por el gobierno federal.

No nos gusta tampoco (que la iniciativa de reforma) deja medio en el aire qué significa si un banco está prestando lo suficiente o no y el que plantee prohibir invertir en valores gubernamentales. Eso no sólo no nos gusta, sino que yo creo que al Banco de México (central) le gusta menos, porque la profundidad de mercado para la liquidez de sus Bonos M y de los Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes) se ve afectada, expuso el presidente del Santander México.

En el caso del banco que preside en México, el balance tiene un monto muy importante de papel gubernamental pero eso, aseguró, no significa que tenga invertidos recursos en esos activos porque no los quiera prestar. Explicó que las inversiones que realizan sus clientes en Cetes las registra el banco en sus balances por una cuestión normativa.

Tenemos que tener ahí (el registro) de esas inversiones, son operaciones y dinero de nuestros clientes y nosotros sólo cobramos una pequeña comisión. Está en nuestro balance pero es inversión de tesorería de empresas. Una ley así (como la propuesta en la reforma financiera) tendría sentido en Estados Unidos, donde algunos bancos locales captaban recursos del público y lo único que hacían era invertir en bonos del Tesoro de ese país y quedarse con el diferencial, arbitrando nada más, sin prestar. En ese caso tienen razón, pero en un sistema financiero completo no hace mucha lógica, abundó.

El incremento de la oferta de préstamos a las pequeñas y medianas empresas –uno de los objetivos explícitos de la propuesta de reforma financiera del gobierno mexicano– estará más determinado por el efecto de las reformas fiscal y energética, antes que la planteada para el sector financiero, consideró.

Más que la reforma financiera, que en este sentido aportará poco, aunque claro, está bien la propuesta y más con una pyme poder ejecutar la garantía con más facilidad, lo que realmente podría hacer que creciera mucho más el crédito a este segmento es incorporar a más pymes a la formalidad. La reforma hacendaria sí ampliaría muchísimo el universo que podemos atender. Hoy en día una parte importantísima que nos frena para dar crédito a las pymes es que no se dan de alta y si formalmente no existen, cómo les prestas, apuntó.