Mundo
Ver día anteriorDomingo 30 de junio de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Revientan intento de la Casa Blanca por minimizar escándalos debido a filtraciones

Aclarar alcance de plan masivo de espionaje, exigen senadores de EU

Revela el semanario Der Spiegel que la NSA interceptó comunicaciones de la Unión Europea

David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 30 de junio de 2013, p. 20

Nueva York, 29 de junio.

En una carta al jefe de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, un grupo bipartidista de 26 senadores (más de la cuarta parte de la cámara alta) demanda mayor transparencia sobre las dimensiones del programa masivo para recaudar registros de llamadas telefónicas de millones de estadunidenses y la existencia de un marco legal secreto para autorizar ese tipo de vigilancia.

Con ello se continuaron frustrando los intentos de la Casa Blanca por minimizar el perfil de la controversia y apaciguar las sospechas de posibles violaciones a libertades civiles y garantías constitucionales, que estalló con las revelaciones de programas masivos de vigilancia a las comunicaciones de millones de estadunidenses y poblaciones de varios países.

El proyecto actual de vigilancia masiva de registros de llamadas por o a ciudadanos estadunidenses y extranjeros, junto con otro programa secreto de espionaje masivo de comunicaciones privadas cibernéticas, fue revelado en documentos secretos filtrados por el ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) Edward Snowden a los periódicos The Guardian y The Washington Post.

La carta de los senadores afirma que dicho programa, autorizado por un tribunal secreto especializado en 2006 bajo una interpretación de la Ley Patriota que permanece clasificada, presenta preocupaciones por libertados civiles serias y hace todo para apartar al público de un debate informado sobre seguridad nacional y libertades civiles.

Agregan: Estamos preocupados porque, al depender de interpretaciones secretas de la Ley Patriota que difieren de una lectura intuitiva de la ley, este programa esencialmente dependió durante años de un cuerpo de ley secreto.

Afirman en su misiva al director de Inteligencia Nacional, James Clapper, que los fallos secretos y declaraciones engañosas por oficiales de inteligencia impiden que nuestros electores puedan evaluar las decisiones que está tomando el gobierno y desafortunadamente (esto) minará aún más la confianza en el gobierno.

El programa recauda metadatos –el grueso del registro de llamadas telefónicas, incluyendo números de origen y destino de cada llamada y duración de ésta, pero no el contenido. Sin embargo, expertos señalan que con ese tipo de datos se puede recaudar información muy detallada e intrusiva de ciudadanos tanto aquí como a escala internacional.

Los senadores exigen que Clapper responda preguntas específicas sobre el uso y alcance de dicho programa, como la justificación legal para todo ello. La carta, impulsada por el senador demócrata Ron Wyden, integrante del Comité de Inteligencia, también fue firmada por el presidente del Comité Judicial, Patrick Leahy, y cuatro republicanos.

Durante su gira por África en días recientes, el presidente Barack Obama no ha logrado evadir el asunto de las revelaciones, a pesar de los esfuerzos por asegurar a la opinión pública nacional e internacional que todo esto se ha hecho bajo supervisión legislativa y autorización judicial, y equilibrando correctamente la protección de libertades civiles y las necesidades de la seguridad nacional.

Obama repitió en Senegal, en un mensaje a la población, que el pueblo estadunidense no tiene un Big Brother que está espiando sus actividades. Estoy confiado en ello, pero quiero asegurar que todos deben estar confiados en eso.

No ayudó a cambiar las percepciones de un gobierno cada vez más intrusivo. Por otro lado, el número de intervenciones telefónicas autorizadas por tribunales federales para investigaciones criminales se incrementó 71 por ciento en 2012, comparado con el año anterior, según cifras oficiales emitidas el viernes por la oficina administrativa del sistema de tribunales federales, reportó el diario The Washington Post. Una sola intervención de este tipo puede captar miles de comunicaciones.

A la vez, el gobierno de Obama continúa enfrentando las consecuencias internacionales de las revelaciones –varios gobiernos y organizaciones cuestionando el derecho de Washington de espiar a ellos y sus pueblos– y el manejo de la cacería del filtrador, lo cual ha generado tensiones con China, Rusia y Ecuador. Sin embargo, el objetivo declarado por Snowden de detonar un debate público y político se está logrando, a pesar de que sigue siendo perseguido acusado de espionaje por divulgar que el gobierno espía a todos.

A su vez, el semanario alemán Der Spiegel informó este domingo que la Unión Europea (UE) era uno de los objetivos de la NSA. Para llevar a cabo las actividades de espionaje se habrían utilizado micrófonos instalados en la representación diplomática de la UE en Washington e infiltrado la red informática que permitía leer correos electrónicos y documentos internos de esa legación.

La revista sostiene que la NSA llegó a extender sus operaciones a Bruselas, desde hace más de cinco años, con un sistema de espionaje a la red telefónica en el edificio que es sede principal del Consejo Europeo y proveniente del cuartel general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, ubicado en las afueras de la capital belga.

Para mayor información, en La Jornada: http://wikileaks.jornada.com.mx

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks