Política
Ver día anteriorMiércoles 3 de julio de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
El Tío Sam husmea

Con 78 testimonios, se propone que el acusado sea condenado a prisión perpetua

Concluye la fiscalía la presentación de pruebas en el juicio al soldado Manning

El miltar nunca tuvo pretenció dañar la seguridad nacional de EU, resalta la defensa

De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Miércoles 3 de julio de 2013, p. 5

Fiscales de una corte marcial concluyeron este martes la fase de presentación de pruebas en el juicio contra el soldado Bradley Manning, acusado de filtrar al portal Wikileaks, de Julian Assange, 700 mil documentos clasificados oficiales de Estados Unidos, informó la agencia Reuters.

El acusado, de 25 años, enfrenta 21 cargos entre los que figuran espionaje, fraude cibernético y, el más grave: ayudar al enemigo, por el que podría ser condenado a prisión perpetua por la juez militar a cargo del caso, la coronel Denise Lind.

La fiscalía se esforzó en esta primera etapa en presentar a Manning como un solitario que alardeaba de su capacidad en computación y de su habilidad para romper códigos, quien decidió filtrar los documentos confidenciales a Wikileaks en un acto de arrogancia. La fiscalía presentó a 28 testigos y 50 declaraciones por escrito.

Entre los testigos de la fiscalía se encuentra un ex jefe de la prisión de Guantánamo, Cuba, quien acusó a Manning de haber puesto en peligro la seguridad nacional al filtrar detalles sobre reclusos del penal y sobre las condiciones en que éstos vivían.

Limitado valor operativo

En cambio, los abogados defensores de Manning resaltan que su defendido nunca tuvo la intención de dañar la seguridad nacional y que su motivación al filtrar la información fue enterar al público estadunidense sobre la realidad de la guerra en Afganistán.

El defensor, David Coombs, insiste en que todos los cables difundidos por Manning tenían muy limitado valor operativo. Añade como argumento de la defensa que el acusado, quien es homosexual, se encontraba conflictuado por su identidad sexual cuando llegó a Irak, desde donde filtró la información a Wikileaks.

El juicio se reanudará el próximo 23 de agosto y los abogados defensores prevén llamar a rendir testimonio a unas 46 personas.

Documentos desaparecidos

Según el diario británico The Guardian, durante la fase del juicio que hoy concluyó se reveló que el gobierno perdió la copia de manual de uso de Política Aceptable que Manning firmó como parte del protocolo de su contratación y quemó accidentalmente un formulario sobre dicha política que debía ser llenado también por todos los soldados de servicio en su unidad. Los documentos en cuestión iban a servir para aclarar si el soldado excedió o no el acceso que tenía autorizado a cierta información, y si tuvo conocimiento de ello habiendo firmado y aceptado dichas condiciones.

Foto
El soldado Bradley Manning es escoltado afuera de un tribunal militar en Fort Meade, Maryland, ayer, durante la quinta semana de su proceso marcialFoto Ap

El diario aseguró que que la fiscalía no logró comprobar que Manning actuó con mala intención premeditada de ayudar al enemigo y dañar la seguridad nacional estadunidense; y que sus actos no fueron, como asegura la defensa, el resultado de experiencias dolorosas que el acusado vivió en Irak.

Los fiscales intentaron, por ejemplo, vincular a Manning con un video de un bombardeo estadunidense contra el poblado afgano de Garani, que fue hallado en una computadora ubicada en instalaciones militares estadunidenses de Long Island. En la computadora del acusado se halló un video de dicho ataque, pero totalmente distinto al que la fiscalía presentó como prueba en el juicio y que presuntamente Manning habría querido divulgar para dañar la imagen de Estados Unidos.

En cuanto al cargo más grave de ayudar al enemigo, The Guardian reportó que en las audiencias previas al juicio, Lind enfatizó que para que el cargo se formulara y Manning pudiera ser declarado culpable debía comprobarse que el acusado entregó información, por medio de Wikileaks, a Al Qaeda y a sus afiliados, incluidas las células de Al Qaeda en la península arábiga.

La juez militar enfatizó que la fiscalía debía probar, sin posibilidad de duda razonable, que la intención general de Manning era malvada y encaminada a dañar al país, y tenía que saber que estaba tratando, directa o indirectamente, con los enemigos de Estados Unidos.

El soldado no puede ser encontrado culpable si actuó por ignorancia, por accidente o por negligencia, aseguró la juez.

Manning, por lo pronto, se ha declarado culpable de cargos menores que ya implican una pena de 20 años en prisión, que se relacionan con haber roto el orden y la disciplina que se espera de un miembro del ejército al admitir que filtró documentos confidenciales a Wikileaks.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks