Mundo
Ver día anteriorMiércoles 10 de julio de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

De manera prioritaria interceptó comunicaciones de Venezuela y Colombia: O Globo

Espía EU a México en temas militares, energéticos y narco

También vigiló de forma constante a otros 10 países de América Latina

Estamos ante una nueva configuración mundial, afirma la presidenta de Argentina, quien promueve denuncia regional

Reuters, Afp, Dpa y Xinhua
 
Periódico La Jornada
Miércoles 10 de julio de 2013, p. 27

Brasilia, 9 de julio.

México, entre otros países de América Latina, fue objeto de espionaje por Estados Unidos, aseveró hoy el diario brasileño O Globo, al citar documentos filtrados por el ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) Edward Snowden, quien reveló el mes pasado el programa PRISM, usado por Washington para intervenir masivamente comunicaciones en Internet.

Argentina, Ecuador, Nicaragua, Honduras y Costa Rica manifestaron por separado su indignación ante las nuevas revelaciones.

O Globo dijo que los programas de la NSA fueron más allá de los asuntos militares, al involucrar secretos comerciales. De México se averiguaron datos sobre energía y narcotráfico.

El espionaje estadunidense cubrió actividades en México, Venezuela, Colombia y Brasil, naciones consideradas prioridades en la región, según el diario brasileño. Esa vigilancia incluyó al sector petrolero de Venezuela, de acuerdo con un gráfico que O Globo identificó como de la NSA, con fecha de febrero de este año.

El espionaje estadunidense también se extendió, de acuerdo con el diario, a Argentina, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Paraguay, Chile, Perú y El Salvador.

El espionaje sobre esos países era constante, aunque no prioritario, como sí lo fue en el caso de México, Colombia, Venezuela y Brasil.

El reportaje de O Globo fue escrito por Glenn Greenwald, Roberto Kaz y José Casado.

Greenwald, quien trabaja para el diario británico The Guardian y vive en Río de Janeiro, fue el periodista que reveló por vez primera los documentos clasificados filtrados por Snowden, quien fue acusado de espionaje por Estados Unidos y lleva poco más de dos semanas en el aeropuerto de Moscú, en espera de poder viajar a algún país que lo asile.

La información pone en evidencia la extensa actividad de vigilancia de Washington a escala internacional. El rotativo británico y el diario The Washington Post recibieron de Snowden presentaciones clasificadas en programa Power Point, con detalles sobre los alcances del programa PRISM en junio pasado.

En un primer momento sólo se supo que la NSA recopiló correos electrónicos, chats y documentos tomados directamente de servidores de compañías como Google, Facebook, Twitter y Skype de usuarios dentro de territorio estadunidense, y cuando éstos se comunicaban con personas en el extranjero.

Más tarde se constató que el espionaje incluyó a países de europeos y Medio Oriente, lo cual justificó Washington diciendo que es un elemento clave para impedir atentados terroristas.

Greenwald manifestó el domingo en un mensaje de Twitter que había trabajado con O Globo sobre los reportes para revelar rápidamente el alcance e intensidad de las supuestas actividades de vigilancia. Buena parte de las historias de Greenwald han aparecido hasta el momento en The Guardian.

O Globo citó documentos que indican que entre enero y marzo de este año agentes de la NSA realizaron acciones de espionaje en Brasil a través de un informante que, según se dijo, había catalogado llamadas telefónicas y accesos a Internet. Además, se utilizó el programa PRISM del 2 al 8 de febrero de este año, indica el reporte.

Un país importante en el programa de vigilancia de la NSA fue Colombia, principal aliado militar de Estados Unidos en la región, donde los movimientos del narcotráfico y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fueron seguidos de cerca, aseguró O Globo.

En Venezuela, la NSA espió adquisiciones militares y a la industria del petróleo, mientras en México los agentes estadunidenses recabaron información sobre narcotráfico, el sector energético y asuntos políticos empleando el programa PRISM.

El diario informó el domingo que la NSA y la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos habían reunido datos sobre tráfico telefónico y de correos electrónicos de Brasil, de acuerdo con documentos provistos por Snowden a Greenwald.

La agencia de telecomunicaciones de Brasil reportó el lunes que investigará si operadores locales violaron las reglas de privacidad de sus clientes en la supuesta vigilancia de compañías brasileñas por agencias de inteligencia estadunidenses.

El anuncio se produjo luego de que funcionarios estadunidenses, incluyendo al embajador de Estados Unidos en Brasilia, Thomas Shannon, aseguraron a Brasil que los reportes publicados el domingo y el lunes por O Globo sobre el programa de la NSA eran incorrectos. Según el periódico, el acceso a las comunicaciones brasileñas fue obtenido mediante compañías estadunidenses que eran socias de firmas brasileñas.

El reporte no identificó ninguna empresa, pero dijo que el programa de la NSA denominado Silverzephyr fue utilizado para acceder a llamados telefónicos, faxes y correos electrónicos.

O Globo informó esta semana que la CIA y la NSA manejaron estaciones de monitoreo para recopilar información de satélites de otros 65 países, incluyendo cinco de América Latina, tras citar documentos filtrados por Snowden que datan de 2002.

El llamado Servicio Especial de Recolección operó desde las capitales de Colombia, Venezuela, Panamá, México y Brasil. El diario comentó que no se sabía si la supuesta actividad de espionaje a satélites continuó después de 2002.

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, advirtió: Nos están espiando a todos desde el norte, en referencia a los nuevos informes entregados por Snowden y publicados por medios brasileños, reportó la corresponsal de La Jornada en Buenos Aires, Stella Calloni.

Sostuvo: Estamos ante una nueva configuración mundial que amenaza a América del Sur, gran productora de energía, minerales y alimentos para que se vuelva a convertir en proveedora de commodities (materia prima) y se trasladen las grandes fábricas a lugares y países donde se pagan salarios inferiores”.

Fernández promovió hoy generar una denuncia regional por el espionaje de Estados Unidos sobre países latinoamericanos. Aquí, en Brasil, el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff creó un grupo de trabajo para investigar el espionaje estadunidense en el país. La Comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño aprobó un pedido para invitar al embajador Shannon a que se presente ante la cámara alta para explicar las denuncias de espionaje de la NSA en Brasil.

La presidenta costarricense, Laura Chinchilla, aseguró que se debe abrir un debate a escala internacional, pues al parecer, aunque la NSA tenía sus prioridades, muy pocos países latinoamericanos se salvaron del espionaje. Este es un debate que ya no solamente convoca a una o tres naciones, sino pareciera estar convocando a muchísimos países más, tanto de Europa y de América Latina, y no les extrañe que de naciones de los otros continentes, subrayó Chinchilla.

Los gobiernos de Ecuador, Paraguay y Nicaragua, por lo pronto, manifestaron su condena a los actos de espionaje estadunidenses.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks