Mundo
Ver día anteriorMiércoles 10 de julio de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Atroz el espionaje masivo a estadunidenses, afirma la ex agente especial Coleen Rowley

Daniel Ellsberg y otros ex funcionarios de inteligencia se suman a la defensa de Snowden

Las acciones de vigilancia,valiosa herramienta antiterrorismo, justifica nominado a jefe de la FBI

Foto
Un activista de Código Rosa, derecha, observa a James Comey, izquierda, nominado como próximo jefe de la FBI, quien testifica ante el Comité Judicial del Senado, ayer en el Capitolio en WashingtonFoto Foto Reuters
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 10 de julio de 2013, p. 29

Nueva York, 9 de julio.

A la vez que el próximo jefe de la Oficina Federal de Invetsigaciones (FBI) justifica los programas masivos de vigilancia y el gobierno de Barack Obama y legisladores de ambos partidos continúan advirtiendo que habrá serias consecuencias en las relaciones con Washington para cualquier país que se atreva a dar asilo o tránsito al fugitivo Edward Snowden, el más famoso filtrador de documentos secretos Daniel Ellsberg y otros ex agentes y altos funcionarios de inteligencia se sumaron a la defensa del ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y denuncian la existencia de un Estado secreto de vigilancia.

Ellsberg, quien filtró a los medios los llamados Papeles del Pentágono revelando engaños del gobierno sobre la guerra en Vietnam en 1971, comparó su caso al de Snowden, defendió la decisión del ex contratista de huir y se sumó a la denuncia de un Estado de vigilancia. Espero que las revelaciones de Snowden detonen un movimiento para rescatar a nuestra democracia, pero él no podría ser parte de ese movimiento si se hubiera quedado aquí, escribió Ellsberg en un artículo de opinión publicado en el Washington Post.

Recordó que aun mientras estaba bajo investigación y proceso legal acusado de violar la Ley de Espionaje, Ellsberg continuó hablando en foros públicos y participando en el magno debate sobre la guerra. Sin embargo, afirmó, las leyes han cambiado a tal grado que eso sería imposible hoy día.

Snowden “estaría en la celda de una cárcel, incomunicado, como (el soldado) Bradley Manning (quien filtró a Wikileaks cientos de miles de documentos clasificados)”, escribió. De hecho, la posibilidad de que sea tratado como Manning –que durante un periodo de ocho meses de los tres años de su detención antes del inicio de su corte marcial ahora en marcha fue sujeto a condiciones calificadas como crueles, inhumanas y degradantes por el Relator Especial sobre Tortura de la Organización de Naciones Unidas, Juan Méndez– sería una justificación suficiente para que países ofrezcan asilo, argumentó Ellsberg.

“Snowden cree que no ha hecho nada malo. Estoy completamente de acuerdo. A más de 40 años de mi divulgación no autorizada de los Papeles del Pentágono, tales filtraciones permanecen como la sangre vital de una prensa libre y nuestra república. Una lección de los Papeles del Pentágono y las filtraciones de Snowden es sencilla: lo secreto corrompe, igual que el poder corrompe”, escribió Ellsberg.

Lo que descubrió Snowden, afirma Ellsberg, fue, en efecto, una expansión global de la Stasi (en referencia a la policía política del viejo régimen de Alemania del Este), y su contribución a la causa noble de restaurar derechos constitucionales está en sus documentos, no en su carácter o motivaciones, y por lo tanto de nada valdría si él se entregara a las autoridades estadunidenses. Yo espero que encuentre un asilo, tan seguro posible frente a secuestro o asesinato por fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos, preferiblemente donde pueda hablar libremente.

Concluye: “Lo que nos ha otorgado es nuestra mejor oportunidad – si es que respondemos a su información y su reto –de rescatarnos de esta vigilancia fuera de control que traslada todo poder práctico a la rama ejecutiva y sus agencias de inteligencia: un Stasi Unidos de America”.

Otros veteranos de Inteligencia también se han expresado a favor de Snowden y su decisión de filtrar los documentos. Ray McGovern, ex analista veterano de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) escribió, en un artículo de opinión publicado por el Baltimore Sun, que la mejor manera en que Obama puede manejar el asunto de las revelaciones de Snowden es cesando a su director de Inteligencia Nacional James Clapper y el director de la NSA Keith Alexander, ante la falta de respuestas verídicas por ambos sobre los programas masivos de inteligencia.

Thomas Drake, ex alto oficial de la NSA quien fue acusado penalmente bajo el Acta de Espionaje –la misma ley de 1917 bajo la cual se ha acusado a Manning y ahora Snowden– por revelar fraude, abuso y violaciones de algunos derechos constitucionales por la agencia ha llamado la acción de Snowden un acto asombrosamente valiente de desobediencia civil.

Coleen Rowley, ex agente especial de la FBI, quien reveló algunos de los fracasos de su agencia en torno a los atentados del 11 de septiembre de 2001 y fue nombrada una de las Personas del Año por la revista Time en 2002, denunció como atroz el espionaje masivo de estadunidenses dado a conocer por las revelaciones de Snowden.

En tanto, los programas revelados continúan siendo justificados por el gobierno de Obama. James Comey, nominado próximo jefe de la FBI por el presidente Obama, defendió los programas de vigilancia de la NSA como una herramienta valiosa contra-terrorismo, mencionando en particular la colección de la llamada metadatos los registros de llamadas de millones de estadunidenses y extranjeros. En sus sesiones ante el Congreso para su confirmación ayer y hoy, Comey expresó que favorecerá mayor transparencia en torno a los fallos autorizando los programas para que el público tenga un mejor conocimiento de lo que se hace en nombre de la seguridad nacional.

La Casa Blanca, atenta al filtrador

A la vez, la Casa Blanca y el Departamento de Estado continuaron tratando de enfocar la atención sobre el filtrador y no sobre lo filtrado. Repitieron que han advertido a todo país que permita su tránsito o que le ofrezca asilo que habrá consecuencias en las relaciones bilaterales con Washington.

El vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, reiteró hoy que el gobierno desea el retorno de Snowden a Estados Unidos donde es buscado por cargos criminales, y eso se ha informado a todo país. Ante rumores de que aceptaría el ofrecimiento de asilo en Venezuela, Carney informó que Rusia no ha notificado a Estados Unidos sobre cualquier salida del fugitivo.

Por su parte, el mensajero Snowden, quien no ha aparecido en público desde su vuelo de Hong Kong al aeropuerto en Moscú, está entusiasmado por los acontecimientos de la última semana, tanto en términos de las revelaciones continuas como el debate que ayudó a detonar a nivel mundial sobre las políticas de vigilancia, como también el apoyo que está recibiendo alrededor del mundo y por el hecho de que, por el momento, tres gobiernos diferentes han ofrecido asilo de manera independiente, según contó Glenn Greenwald al programa de noticias Democracy Now.

El columnista de The Guardian quien, junto con otros, publicó las filtraciones de Snowden, divulgó que había logrado comunicarse directamente con el hombre más buscado por Washington el sábado pasado, y subrayó que Snowden estaba extremamente satisfecho de que su objetivo se ha logrado en detonar este debate público.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks