Mundo
Ver día anteriorMiércoles 10 de julio de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El Mundo entrega a la Audiencia Nacional informes originales de la contabilidad secreta del PP

Mariano Rajoy cobró sobresueldos ilegales como ministro de Aznar, revelan documentos

El PSOE exige comparecencia del presidente; si no puede decir la verdad, que renuncie

Armando G. Tejeda
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 10 de julio de 2013, p. 31

Madrid, 9 de julio.

El conservador Mariano Rajoy, presidente del gobierno español, cobró sobresueldos ilegales entre 1997 y 1999, cuando era ministro de Educación, primero, y de Administraciones Públicas, después, durante el primer gobierno de José María Aznar.

Según una prueba documental que podría resultar definitiva publicada por el diario El Mundo, Rajoy habría incurrido en un delito contra la ley que regula a los funcionarios públicos, que les impide cobrar ingresos extraordinarios cuando forman parte de un gobierno, al margen de los presuntos delitos fiscales si se confirma que además de cobrar ese dinero tampoco lo declaró al fisco.

El escándalo político, que tiene de nuevo la corrupción en el gobernante Partido Popular (PP) y al actual gobierno en el centro de la trama, provocó una airada reacción popular, que reclamó en las calles de varias ciudades la dimisión del mandatario.

El Mundo, con una línea editorial conservadora pero que se ha caracterizado por su enfrentamiento con Rajoy, publicó y entregó a la Audiencia Nacional documentos originales de la contabilidad secreta del PP. Los papeles fueron entregados por el ex tesorero del PP durante 20 años, Luis Bárcenas –hoy en prisión y acusado de varios delitos– al director del diario, Pedro J. Ramírez, quien entregó los informes al juez Pablo Ruz.

Los documentos confirman que el núcleo duro del primer gobierno de Aznar (1996-2000) cobró sobresueldos ilegales, con lo que habrían incurrido en un delito de vulneración de la ley de administración pública y en otro delito fiscal, si no declararon a Hacienda esos ingresos, como parece que fue. Entre los nombres que figuran destacan Rodrigo Rato, ex vicepresidente económico y ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Jaime Mayor Oreja, ex vicepresidente y actualmente europarlamentario, Francisco Álvarez Cascos, ex vicepresidente, Javier Arenas, actual vicesecretario del PP y, finalmente, Rajoy, lo que provoca además una situación de inestabilidad en el gobierno y en el país, que enfrenta una de las peores crisis económicas de su historia.

El origen de los papeles es, según la versión que han mantenido varios testigos ante la justicia, la contabilidad secreta del PP, en la que no sólo se registraban los sobresueldos y las prebendas secretas a algunos de sus dirigentes, sino la financiación irregular de un partido que recibió durante décadas dinero sin fiscalizar de forma legal y que procedía, en muchos casos, de empresarios que se beneficiaban de contratos públicos adjudicados por gobiernos presididos por el PP.

El escándalo que mantiene en vilo al PP inició con la investigación de la trama Gürtel, una red de corrupción empresarial y política diseminada en Madrid, Valencia e Islas Baleares, siempre con gobiernos del PP. A partir de ahí se investigó a uno de los personajes que más aparecía en la investigación, el ex tesorero del PP Luis Bárcenas, o Luis El Cabrón, como le llamaban sus socios.

Fajos de billetes en lugar de puros

Entre los detalles que reveló Bárcenas fue que el dinero que recibía Rajoy siendo ministro de Educación, primero, y de Administraciones Públicas, después, era por conducto de un funcionario del partido, Álvaro Lapuerta, quien le entregaba en mano una caja de puros Montecristo con fajos de billetes en lugar de puros. Los sobresueldos, según los documentos, fueron de siete millones de pesetas en 1997, de cuatro millones 200 mil pesetas en 1998 y un año después, en 1999, hay reflejadas dos entradas de dos millones cien mil pesetas cada vez.

El PP replicó que esos documentos no forman parte de su contabilidad. Ante la publicación en un medio de comunicación de unos apuntes manuscritos supuestamente relacionados con la contabilidad de esta formación política, el PP reitera que desconoce las anotaciones y su contenido y en ningún caso lo acepta como contabilidad de esta formación política. Agregó que todas las retribuciones a los cargos y personal del partido se han realizado siempre en la legalidad y cumpliendo las obligaciones tributarias.

En el PP hay voces discrepantes, como la de Esperanza Aguirre que advirtió ante el consejo partidista en Madrid que si ha habido irregularidades en la financiación tendremos que reconocerlo, explicarlas y pedir perdón a los ciudadanos.

La oposición parlamentaria reclamó una comparecencia urgente en el Congreso de los Diputados del mandatario –que no ha dicho nada sobre el asunto– y reiteró su petición de dimisión de comprobarse la veracidad de las últimas acusaciones. Si Rajoy no puede decir la verdad, tendrá que marcharse, resumió la vicesecretaria del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Elena Valenciano.

A la petición de dimisión se sumaron miles de personas que, de forma espontánea, se congregaron ante las sedes del PP envarias ciudades para exigir la dimisión del gobierno y acusarlos de ladrones, mentirosos y corruptos.