Mundo
Ver día anteriorMiércoles 17 de julio de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El ex contratista de la agencia de seguridad de EU promete cesar filtraciones por ahora

Presenta Snowden solicitud para obtener asilo temporal en Rusia

Rehúsa el Kremlin hacer comentarios sobre la petición; el caso lo estudia Migración, señala

Foto
En imagen de archivo Edward Snowden, quien reveló programas de espionaje de Estados UnidosFoto Reuters
Juan Pablo Duch
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 17 de julio de 2013, p. 25

Moscú, 16 de julio.

Después de pensarlo y repensarlo durante tres días, con ayuda de sus asesores, Edward Snowden presentó este martes la solicitud formal para obtener asilo temporal en Rusia y, pasado algún tiempo, poder continuar el viaje hacia su exilio en América Latina.

Acorralado en Moscú por Estados Unidos, Snowden no tuvo otra opción que comprometerse a cesar nuevas filtraciones mientras esté en territorio de Rusia y, hasta que se encuentre la mejor vía para salir de este país, a llevar una presencia discreta, alejado de la prensa.

El Kremlin, consciente de que no va a agradar a la Casa Blanca que ayude a Snowden a escapar, no quiere el más mínimo ruido mediático.

El portavoz de Putin, Dimitri Peskov, rehusó comentar la solicitud presentada por Snowden y dijo que el presidente de Rusia realiza una gira por el país, por lo que del caso del fugitivo se está ocupando el Servicio Federal de Migración (FMS, por sus siglas en ruso).

También desmintió que Snowden tuviera que firmar una suerte de acta de capitulación –con la promesa por escrito de no hacer ninguna nueva revelación en territorio ruso–, pero en días recientes ha hecho declaraciones precisas de que acepta dicha condición.

En realidad, de incumplir el fugitivo el pacto de silencio, es evidente que no le temblaría la mano a Putin para firmar su extradición a Estados Unidos.

Lo apoya abogado

Desde el viernes, Snowden es asesorado por el abogado Anatoly Kucherena, miembro de la Cámara Pública, dependencia consultiva del Kremlin, quien fue uno de los participantes en la reunión que mantuvo con representantes de organizaciones no gubernamentales, diputados de la Duma y abogados.

Acabo de salir de la zona de tránsito. Le ayudé a rellenar la solicitud y, debido a que él (Snowden) no puede salir de ahí, pedí a un funcionario del Servicio Federal de Migración (FMS, por sus siglas en ruso) que entrara a la zona de tránsito para que lo entrevistara. La solicitud se requisitó y registró en la zona de tránsito, declaró Kucherena.

Este famoso jurista, quien dentro de la Cámara Pública preside la comisión para el control de la policía, las fuerzas de seguridad y la reforma del sistema judicial, confirmó horas antes que, en efecto, Snowden no había pedido todavía el asilo temporal y que la tardanza se debía a que no habla ruso, desconocía la legislación del país, quería saber las facilidades y limitaciones del asilo temporal y otros aspectos que él explicó al fugitivo con lujo de detalles.

Ahora todo depende del Kremlin. Puede acelerar el trámite y concederle el asilo por la vía rápida, excepción que sólo puede decidir el presidente Putin o dejar correr el tiempo para quitar tensión a la relación bilateral con Estados Unidos.

El procedimiento normal sería que el FMS, en un plazo de cinco días, analice la solicitud y, si la considera procedente, se abra un expediente para un estudio más detallado de hasta tres meses de duración, prorrogables otros tres, antes de que una comisión emita un dictamen sobre la conveniencia de otorgar asilo temporal durante 12 meses y el respectivo decreto se turne para firma del presidente.

Pero si como es presumible pasa el primer filtro, en un plazo máximo de cinco días, el fugitivo podría recibir un documento de identidad provisional que le permitiría entrar en el territorio de Rusia y esperar en condiciones menos ingratas la concesión del asilo, mientras planea en detalle el plan para llegar a su exilio definitivo.

Todo indica que Snowden, quien oficialmente está desde hace más de tres semanas en la zona de tránsito internacional del aeropuerto Sheremetyevo, se encuentra ahí desde el viernes anterior, más concretamente en un hotel de cápsulas para dormir una noche (concepto inventado en Japón), en una diminuta habitación sin ventanas.

Sin duda es un mejor sitio que los centros del FMS, eufemismo para denominar las cárceles donde la policía mantiene a los trabajadores indocumentados que solicitan asilo en Rusia, mientras se emite una resolución de sus casos.

Desde el momento en que obtenga el documento de identidad provisional y pueda abandonar el aeropuerto Sheremetyevo comenzará para Snowden y su equipo de asesores de Wikileaks el estudio pormenorizado de las rutas para llegar a América Latina, tarea nada sencilla por la obsesión de Estados Unidos de capturar al fugitivo.

Mijail Fedotov, presidente de la comisión de derechos humanos adjunto al Kremlin, se mostró favorable a otorgar el asilo temporal a Snowden y sugirió que podría salir de Rusia bajo protección del Alto Comisionado para Refugiados de la Organización de Naciones Unidas, instancia que debería asumir –en su opinión– la protección del fugitivo hasta que llegue al país que le dará asilo político permanente.