Política
Ver día anteriorViernes 2 de agosto de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Defensa de garantías
Cobija Rusia a Snowden

Le da asilo por un año; deberá respetar las condiciones

Recibe el certificado con el cual podrá transitar por todo el territorio; abandona el aeropuerto

La ley se impuso. Agradezco a la Federación Rusa haberme concedido asilo, dice el ex contratista de NSA

Wikileaks reconoce a todos los rusos y las personas que ayudaron a protegerlo; ganamos la guerra

Foto
En el aeropuerto Sheremetyevo, el abogado ruso Anatoly Kucherena mostró el certificado con el cual se concede asilo por un año a Edward Snowden, quien podrá transitar por todo el territorio de la FederaciónFoto Ap
Juan Pablo Duch
Corresponsal
Periódico La Jornada
Viernes 2 de agosto de 2013, p. 2

Moscú, 1º de agosto.

La tardanza valió la pena y desde este jueves Edward Snowden puede moverse con total libertad, en teoría, por todo el territorio de Rusia, con la certeza de que no será extraditado a Estados Unidos, que persigue al ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) por filtrar información a la prensa sobre programas secretos de espionaje masivo en Internet.

En lugar de recibir una constancia de que su caso sería estudiado en un plazo de tres meses –por lo común, si no es rechazada la solicitud es respondida a los cinco días de haberla presentado; a los siete, se dijo después; en unos días más, por razones burocráticas, se afirmó más tarde–, Snowden recibió hoy el certificado que confirma que Rusia le concedió asilo temporal por un año.

Expedido el documento por el Servicio Federal de Migración (FMS, por sus siglas en ruso), el experto en computación por fin pudo salir de la zona de tránsito internacional del aeropuerto Sheremetyevo, donde –según la versión oficial– permaneció desde el pasado 23 de junio, cuando llegó en un vuelo comercial huyendo de Hong Kong.

Por conducto de su cuenta en Twitter (https://twitter.com/wikileaks), Wikileaks difundió que Snowden abandonó el aeropuerto acompañado de Sarah Harrison, una asistente de Julian Assange que viajó con él desde la ex colonia británica.

“Ahora ya podemos decir que colaboradores de Wikileaks estuvieron muy pendientes de Edward Snowden desde el día que llegó a Hong Kong”, afirma en su tuit.

Nuestro agradecimiento a los rusos y a todas las personas que ayudaron a proteger a Snowden. Ya habíamos ganado una batalla, y ahora ganamos la guerra, expresa Wikileaks.

Horas más tarde, en la página web de Wikileaks se publicaron las palabras de agradecimiento de Snowden a Rusia:

En las ocho semanas recientes vimos por parte de la administración Obama una completa falta de respeto al derecho internacional o a las leyes de algunos países. Pero a fin de cuentas la ley se impuso. Agradezco a la Federación Rusa haberme concedido asilo (temporal) con base en la legislación rusa y los acuerdos internacionales, manifestó.

Por razones de seguridad, se mantendrá en secreto el sitio donde se quedará Snowden el tiempo que esté en Rusia.

Es una de las personas más buscadas del mundo. Está ya en un lugar seguro. Espero que entiendan esto; él mismo me pidió darle las gracias a todos y decirles que confía en que sabrán comprenderlo. La cuestión de su seguridad es muy importante para él, explicó a la prensa Anatoli Kucherena, su asesor ruso.

Este abogado cercano al Kremlin, que actuó más bien como intermediario desde que Snowden pidió ayuda a representantes de organizaciones no gubernamentales, diputados de la Duma y juristas, mostró en el aeropuerto el documento del FMS que permite al asilado moverse por todo el territorio del país.

Sin embargo, es poco probable que alguien lo vea paseando por la Plaza Roja de Moscú. Desde el punto de vista de las autoridades rusas, el sitio más seguro es una cómoda y amurallada casa de campo del FSB (siglas en ruso del Servicio Federal de Seguridad) en las afueras de Moscú o en cualquier parte de este inmenso país, lejos de la prensa local y extranjera, dado que el Kremlin dejó muy claro que no quiere ningún ruido mediático.

Snowden es consciente de que si incumple la condición fijada por el presidente Vladimir Putin –no revelar más secretos que puedan causar daño a Estados Unidos y, por extensión, a la relación entre Moscú y Washington– se dará por terminado el pacto y podría ser expulsado de Rusia el mismo día.

De acuerdo con la legislación rusa, un asilado temporal no puede ser deportado contra su voluntad a su país de origen o al de su residencia permanente, lo cual no impide que pudiera aparecer, por así ordenarlo el Kremlin, en cualquier país vecino de Rusia, incluidos los que integran la Organización del Tratado del Atlántico Norte, aliados de Estados Unidos.

La concesión del asilo temporal a Snowden va a repercutir negativamente en la relación bilateral –la cual no pasa por su mejor momento–, pero desde que el ex analista de la NSA llegó por sorpresa al aeropuerto Sheremetyevo, Rusia afirmó en varias ocasiones que no acepta presiones de nadie.

La más reciente fue la respuesta a la petición de Eric Holder, secretario de Justicia de Estados Unidos, de entregar a Snowden, bajo garantías de que no sería torturado, de que tendría un juicio justo y no sería condenado a la pena de muerte, rechazada de modo oficial hace apenas unos días.

El Kremlin siempre ha tratado de minimizar este asunto espinoso, señalando que la relación bilateral está por encima de las controversias de los servicios de espionaje. Hoy mismo se atribuyó a una fuente anónima del gobierno señalar que no existe preocupación, porque el caso Snowden es demasiado insignificante.

En realidad, mientras menos tiempo permanezca en Rusia el asilado, mejor. Desde una estancia de bajo perfil, podrá planear con más facilidad las rutas para llegar a alguno de los tres países de América Latina que le ofrecieron asilo político: Venezuela, Bolivia y Nicaragua.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks