Mundo
Ver día anteriorJueves 8 de agosto de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El asilo otorgado por Rusia a Snowden, un factor en la decisión: la Casa Blanca

Obama suspende reunión con Putin en Moscú prevista para septiembre

El presidente ruso no merece el respeto de una cumbre bilateral, señala congresista demócrata

El ex contratista de la NSA mantiene la tradición de la desobediencia civil: John Lewis

Foto
Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de Estados Unidos, Barack Obama, en imagen de junio de 2012 en un encuentro en Los Cabos. La relación bilateral se ha visto afectada por la decisión de Moscú de otorgar asilo a Edward Snowden, quien reveló a la prensa un programa de espionaje internacional de WashingtonFoto Reuters
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 8 de agosto de 2013, p. 16

Nueva York, 7 de agosto.

Decepcionado con Rusia por otorgar asilo al ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional, el gobierno de Barack Obama anunció hoy que canceló la reunión con el presidente ruso, Vladimir Putin, programada para inicios de septiembre.

Después de una cuidadosa evaluación iniciada en julio, hemos llegado a la conclusión de que no hay suficientes avances recientes en nuestra agenda bilateral con Rusia para realizar una cumbre Estados Unidos-Rusia a principios de septiembre, anunció Jay Carney el vocero de la Casa Blanca.

Con el argumento de la falta de avances en una amplia gama de asuntos, desde control de armas, comercio, defensa de misiles y derechos humanos, entre otros, Carney agregó que la decisión de Moscú de otorgarle asilo temporario a Edward Snowden fue decepcionante y también un factor en la determinación de suspender el encuentro entre ambos presidentes.

La Casa Blanca informó al gobierno ruso que sería más constructivo postergar la cumbre hasta que contemos con más resultados de nuestra agenda compartida, indicó el vocero. En lugar de viajar a Moscú a principios de septiembre, Obama hará escala en Suecia antes de asistir a la cumbre del G-20 en San Petersburgo donde, entre otros, estará en la misma sala con Putin, el anfitrión.

Es la primera vez desde finales de la guerra fría, que un presidente estadunidense cancela una visita presidencial públicamente anunciada, señaló el New York Times.

Las relaciones bilaterales se han deteriorado durante el último año, desde el regreso de Putin a la presidencia, en un revés para Obama que el año pasado había prometido reformular la relación con Moscú. Sobre todo, el manejo de la crisis de Siria ha enfrentado a ambos poderes, con Putin que mantiene su apoyo al régimen de Bashar Assad, aunque también ha habido roces en otros ámbitos de la relación.

Pero el asunto de Snowden fue el que tensó las relaciones a tal punto que se llegó a la inusual decisión de anular la reunión bilateral. Desde que se escapó a Moscú hace más de un mes, Obama y su gobierno públicamente, y de manera repetida, insistieron en que Rusia tenía que regresar a Snowden a Estados Unidos para enfrentar cargos criminales por filtrar información clasificada sobre masivos programas de espionaje electrónico. Insistieron en que no se trataba de un disidente ni denunciante, sino de un vil criminal, y que aunque no existe un tratado de extradición, subrayaron que ambos países han cooperado en asuntos de seguridad pública, incluso recientemente con el incidente de las bombas en el maratón de Boston.

Al no recibir una respuesta positiva, continuaron incrementando la presión. Desde la semana pasada, el gobierno de Obama advirtió, extraoficialmente, que no descartaba la posibilidad de suspender el encuentro con Putin.

Ante el anuncio de hoy, prominentes figuras políticas aquí felicitaron al presidente por su decisión. El senador demócrata Charles Schumer dijo que era la decisión correcta, ya que “Putin se comporta como un bully en el patio de una escuela y no merece el respeto que una cumbre bilateral le hubiera acordado”.

El New York Times, poco antes de la decisión, ya había recomendado cancelar la cumbre en su editorial. Calificó el otorgamiento de asilo a Snowden como acto provocativo, con el argumento de que el asilo es para aquellos que temen la persecución por sus creencias políticas o religiosas, y no, como en el caso de Snowden, para evadir su arresto por cargos judiciales. En su editorial, el Times pregunta si Snowden se siente más seguro en un país donde el señor Putin, un líder crecientemente autoritario, ha encarcelado y perseguido a sus críticos.

El gobierno de Obama ha argumentado que de acuerdo con los principios legales entre países civilizados, Rusia tenía el deber de regresar a Snowden. Sin embargo, lo que no menciona es que Washington ha rehusado responder a múltiples solicitudes de extradición presentadas por varios países con los que sí tiene un tratado para ese efecto.

Tal vez el caso más sobresaliente es la decisión de Washington de ignorar la solicitud formal de Venezuela para la extradición de Luis Posada Carriles, condenado por los peores atentados terroristas en el hemisferio occidental antes del 11 de septiembre, y que ahora goza de lo que en efecto es asilo político (aunque no legalmente) en las calles de Miami.

Otras extradiciones negadas por Washington incluyen la del ex presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada, acusado de genocidio y otros crímenes de guerra, y agentes de la CIA buscados por Italia bajo cargos de secuestro.

Por otro lado, el debate detonado por las revelaciones de Snowden aún provoca problemas al gobierno de Obama, incluso entre sus propias filas políticas, al intentar defender la vigilancia masiva de los ciudadanos en nombre de la seguridad nacional.

Una de las figuras más prominentes en el ámbito de los derechos civiles en este país y uno de los pocos sobrevivientes del círculo íntimo del reverendo Martin Luther King, el representante federal John Lewis, afirmó en entrevista con The Guardian hoy que Snowden mantiene la tradición de desobediencia civil al revelar los secretos oficiales. Comentó en torno a Snowden que si crees que algo no está bien, algo es injusto y estás dispuesto a desafiar las costumbres, tradiciones y malas leyes, entonces tienes conciencia. Tienes el derecho de desafiar esas leyes si estás dispuesto a pagar el precio. Eso es lo que nosotros hicimos. Fui arrestado 40 veces durante los años 60. Desde que estoy en el Congreso he sido arrestado en cuatro ocasiones. A veces tienes que actuar de acuerdo con lo que te dicta tu conciencia. Respecto de qué opina de que Snowden sea acusado como criminal, Lewis dijo: algunos dicen criminalidad o traición o lo que sea. Él puede decir que estaba actuando conforme a una ley más alta. Muchos de nosotros tenemos problemas muy reales por como el gobierno ha estado espiando a la gente.

A Lewis se le otorgó la Medalla de la Libertad en 2011 por Obama, quien lo caracterizó como la consciencia del Congreso de Estados Unidos.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks