Mundo
Ver día anteriorJueves 15 de agosto de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Reitera el soldado que con las filtraciones a Wikileaks sólo quería ayudar a la población

Lamento haber herido a EU, dice Manning desde el estrado

La defensa insiste en que los superiores del militar pasaron por alto sus señales de estrés

En breve concluirá en el Fuerte Meade el proceso para que la juez dicte sentencia

Foto
El soldado Bradley Manning abandona la corte militar en el Fuerte Meade, donde compareció ayerFoto Reuters
Ap, Dpa, Pl y Reuters
 
Periódico La Jornada
Jueves 15 de agosto de 2013, p. 20

Fuerte Meade, 14 de agosto.

El soldado estadunidense Bradley Manning se disculpó hoy por entregar secretos de Estado al sitio de Internet Wikileaks hace tres años, en la mayor filtración de datos clasificados en la historia de Estados Unidos. Lamento haber herido a personas. Lamento haber herido a Estados Unidos, dijo el cadete y ex analista en computación, en la fase final de la corte marcial que enfrenta.

Me disculpo por los resultados inesperados de mis acciones. Los últimos tres años han sido una experiencia de aprendizaje. También manifestó su deseo de poder asistir a la universidad y ser un ciudadano productivo, aunque también subrayó que está listo para cumplir su condena.

Manning dijo que sí entendía lo que estaba haciendo, pero que en ese momento no creyó que al filtrar tal cantidad de información secreta a un sitio de Internet pudiera perjudicar tanto a Estados Unidos, al insistir en que con sus accionese sólo quería ayudar a las personas, sobre todo al pueblo de Estados Unidos.

Manning podría recibir una condena hasta de 90 años en prisión por entregar más de 700 mil documentos, videos de batallas y cables diplomáticos a Wikileaks, lo que llevó al sitio web y a su fundador, Julian Assange, a las primeras planas de todo el mundo.

No puedo retroceder el tiempo

Los defensores de Manning buscan una sentencia más leve e intentaron demostrar a la juez Denise Lind que los superiores del soldado ignoraron sus señales de estrés mental.

Al indicar que ahora se da cuenta de que hubiera podido esforzarse más para hallar una vía legal para captar la atención pública a su preocupación sobre la guerra que se libraba, dijo: debí haber trabajado más agresivamente dentro del sistema. Desafortunadamente no puedo retroceder el tiempo y cambiar las cosas, declaró desde el estrado Manning, vestido de uniforme.

Su tono conciliatorio contrastaba con la declaración que dio en febrero en el tribunal, cuando condenó las acciones de los soldados estadunidenses en ultramar y lo que calificó de sed de sangre de los militares.

El capitán Michael Worsley, sicólogo del ejército que trató a Manning entre diciembre de 2009 y mayo de 2010 durante su estadía en Irak, testificó que la tensión que el joven sintió en su trabajo se vio agudizada al estar en un ambiente hiper masculino de zona de combate, y que se sentía aislado debido a su identidad homosexual, al sentirse como una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre.

Manning fue declarado culpable en 20 cargos, incluidos espionaje y robo, el 30 de julio, pero en cambio, se declaró inocente del más grave: ayudar al enemigo, lo que le hubiera valido cadena perpetua.

Lind podría entregar la sentencia de Manning a partir de la próxima semana.

El abogado principal de Manning, David Coombs, cerrará en breve su caso en el Fuerte Meade, Maryland, con la solicitud de una sentencia rebajada tras llamar a una decena de testigos.

En las dos últimas semanas, acusación y defensa han presentado testigos y argumentos para tratar de convencer a la magistrada sobre la pena que consideran más apropiada para el joven soldado.

La de hoy fue la segunda declaración de Manning ante la juez. La primera fue en febrero, entonces el acusado admitió haber hecho las filtraciones para abrir un debate público sobre el papel de Estados Unidos en las guerras de Irak y Afganistán.

Señaló también que pensó que la información revelada no dañaría a Estados Unidos, aunque sí sería embarazosa.

Buena parte de la estrategia de su defensa se basó en demostrar que las filtraciones de Manning no causaron daños considerables a la seguridad de Estados Unidos, en contra de las afirmaciones de la fiscalía.

Además del testimonio de Manning este miércoles también testificaron familiares del joven. Su hermana mayor, Casey Major, describió una dura infancia del soldado debido al alcoholismo de sus padres.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks