Espectáculos
Ver día anteriorMartes 20 de agosto de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Marissa Saavedra estrenará hoy una obra sobre la intérprete en el festival de cabaret

Lucha Reyes no tiene un lugar en la memoria de los mexicanos, como debiera
Foto
Marissa Saavedra en el papel de Lucha Reyes en un fotomontajeFoto cortesía del festival de cabaret
Arturo Cruz Bárcenas
 
Periódico La Jornada
Martes 20 de agosto de 2013, p. 9

Lucha Reyes (María de la Luz Flores Aceves, Guadalajara, Jalisco, 23 de mayo de 1906-ciudad de México, 25 de junio de 1944) representa para la mujer mexicana la libertad; inventó la forma de interpretar la canción ranchera y estableció un parámetro muy alto, expresó en entrevista la actriz Marissa Saavedra, quien hoy estrenará su obra Tequila y canción pa’l corazón… la música y la pasión de Lucha Reyes, en el 11 Festival Internacional de Cabaret.

Se trata de un proyecto de música y escena en el que la actriz y cantante Saavedra hará un recorrido por la vida y obra de este personaje popular que dio forma, en los años 20, a la canción ranchera, uno de los símbolos de identidad nacional.

Historia apasionante

La columna del espectáculo son números musicales del repertorio más representativo de Lucha Reyes. Por medio de la teatralización de La tequilera, ¡Ay Jalisco, no te rajes! y Por un amor, entre otras, se conocerá la apasionante historia de Lucha.

Saavedra comentó: Descubrí la voz de Lucha y me apasioné por la canción ranchera; encontré en sus interpretaciones una teatralidad que inesperadamente me llevó al cabaret. A mí también me gusta el tequila y la canción. Mi corazón, como el de muchos, también está roto y también encuentra sus alegrías de voz en voz.

Marissa es actriz egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha estudiado y trabajado con Héctor Mendoza, Carlos Corona, Alberto Lomnitz, Martín Acosta y Emmanuel Márquez, entre otros. Cursó estudios de canto con maestros como José Guadalupe Reyes, Amelia Sierra y Alejandro Campero. Es fundadora y directora de Una Güera y Una Morena Producciones, y becaria en el programa Creadores Escénicos 2012 del Fonca.

Añadió que con este espectáculo rinde un homenaje a Lucha, “porque ella no tiene lugar en la memoria de los mexicanos, como debiera. Hablo de Lucha Reyes como una verdadera revolucionaria, no sólo en el ámbito musical, en la manera como se cantaban las rancheras, sino porque marcó muchos cambios en cuanto a su imagen como mujer, que en tanto que tal, en los años 20, da rienda suelta a su placer, a sus pasiones, pasándose por encima el qué dirán de la sociedad.

Hace lo que quiere y cuando quiere. Evidentemente es un personaje muy interesante que está un poco fuera de lugar, por eso no ha llegado hasta nosotros su historia completa. Esto la metió en muchos problemas, en el alcoholismo... Se habla de ella sobre si era o no lesbiana o si había caído en el libertinaje. Un montón de problemas, pero esto era porque sí era una mujer apasionada que ejercía su libertad de pe a pa, sin pudores.

Liberó su potencial vocal

Añadió que se identifica muchísimo con el personaje, por haber construido su voz a partir de un hecho trágico, que fue el perderla. La reconstruye y se encuentra en ella. Era una soprano lírico. En adelante halla una teatralidad muy fuerte; como ya no era la voz bonita, entonces libera la potencia vocal, para empezar a jugar, a hacer juegos vocales, a desgarrar la voz y hacer lo que sea necesario para transmitir la emoción. Lo mismo canta piezas divertidas, como La mensa, que dramáticas, como Por un amor, además de mostrar una enorme gama de posibilidades. Tiene la fortaleza para superar los problemas, a pesar de haber tenido una vida terrible. Los superó. hasta que el alcohol la desvió, y la tristeza y los traumas. Lucha fue una luchadora incansable, para ser ella en el mundo”.

La compañía a la que pertenece, Una Güera y Una Morena Producciones, monta obras sobre la tradición, pero actualizándolas, trayéndolas al presente. “En aquel tiempo, Lucha se vestía de china poblana; no existían los escotes, pero manifestaba una libertad sexual que nadie, ni La Gatita María Conesa, ejercía con ese desparpajo. Ahora es otra cosa y el traje de china poblana que yo uso es muy mío, sensual, de entrada”.

Precisó que Lucha no aparece tal cual fue, sino como un ánima. Hay una voz dentro de mí que habla y es Lucha Reyes, con todas sus necesidades, como la de ser amada y con la necesidad profunda de expresarse con libertad. En mi caso, el gozo está en el escenario, cantando. Al cantar puedo realizarme como persona. De esto me habla Lucha Reyes y de eso hablamos las dos, sin importar el tiempo. No es una recreación absoluta del personaje, sino cuento una historia que su voz me cuenta a mí.

La cita es hoy martes (única función dentro del festival; regresará hasta noviembre en el Foro A Poco No), a las 21:30 horas, en el teatro-bar El Vicio, sito en Madrid 13, Coyoacán.

Añadir un comentario