Mundo
Ver día anteriorMartes 20 de agosto de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Seré más incisivo, dice reportero tras detención de su esposo

GB amenazó a The Guardian para que entregara o destruyera los documentos de Snowden
Dpa, Ap, Afp, Reuters y The Independent
 
Periódico La Jornada
Martes 20 de agosto de 2013, p. 19

Londres, 19 de agosto.

Alan Rusbridger, editor del periódico The Guardian, uno de los canales de las revelaciones basadas en filtraciones del ex contratista de inteligencia Edward Snowden, dijo que el gobierno británico amenazó con acciones legales en su contra a menos que destruyera los documentos clasificados o los entregara a las autoridades. Más aún, computadoras que contenían material entregado por Snowden fueron pulverizadas frente a dos expertos en seguridad del Cuartel de Comunicaciones del Gobierno, el equivalente a la estadunidense Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés).

En tanto, el periodista estadunidense Glenn Greenwald, quien trabaja para The Guardian, y uno de los informadores que dio a conocer las filtraciones de Snowden, dijo: a partir de ahora voy a ser mucho más incisivo en mis reportajes. Voy a publicar más documentos, tras la detención por nueve horas de su esposo, David Miranda, en el aeropuerto londinense de Heathrow el domingo pasado.

Greenwald, basado en Río de Janeiro, dijo que la detención de Miranda fue un intento de intimidarlo por la publicación de documentos filtrados por Snowden, quien está asilado en Rusia.

Snowden pasó a Greenwald entre 15 mil y 20 mil documentos con detalles de los programas de vigilancia de la NSA.

Miranda declaró que durante su detención en Heathrow nadie lo amenazó, pero que le fueron confiscados objetos personales como su computadora portátil, el teléfono celular y una memoria USB, entre otros.

En un artículo publicado en el sitio web de The Guardian, Alan Rusbridger informó que hace un mes, luego de la publicación de varios reportajes basados en el material de Snowden, un funcionario británico le dijo: Ya tuvieron su diversión. Ahora queremos que nos entreguen el material.

Tras más conversaciones con el gobierno, dijo Rusbridger, dos expertos en seguridad del Cuartel de Comunicaciones del Gobierno, visitaron las oficinas del Guardian en Londres. En el sótano del edificio, escribió Rusbridger, los funcionarios observaron cómo las computadoras que contenían material entregado por Snowden eran pulverizadas.

La decisión de The Guardian de publicar la amenaza del gobierno –y la declaración de que puede seguir dando reportes sobre las revelaciones de Snowden desde fuera de Gran Bretaña– parece ser el último paso en una creciente batalla entre los medios de prensa y los gobiernos sobre el reporte de programas de vigilancia secretos.

En su artículo, Rusbridger escribió que pese a la destrucción de las computadoras en Londres, dijo a los funcionarios británicos que debido a la naturaleza de las colaboraciones internacionales entre periodistas, todavía sería posible para las organizaciones de prensa aprovechar ambientes legales más permisivos.

De ahora en adelante, The Guardian no tendrá que hacer nuestro reporte desde Londres, destacó.

Una fuente con conocimiento del tema dijo que esto significa que las autoridades británicas tenían conocimiento de que The Guardian probablemente seguiría reportando sobre las revelaciones de Snowden desde fuera de la jurisdicción del gobierno británico.

En tanto, el corresponsal de la revista estadunidense Time desató la indignación luego que deseó en la red social Twitter la muerte de Julian Assange. “Apenas puedo esperar a justificar el ataque de un drone que extinga la vida de Julian Assange”, escribió.

A todo esto, fiscales militares de Estados Unidos pidieron este lunes que el soldado Bradley Manning sea condenado a 60 años de prisión por haber entregado a Wikileaks cientos de miles de documentos del Departamento de Estado sobre las guerras en Afganistán e Irak.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks