Mundo
Ver día anteriorJueves 22 de agosto de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Cameron, tras las presiones a The Guardian, acusa la prensa de GB

Agencia de EU recopiló por error miles de mails privados, entre 2008 y 2011
Xinhua, Afp, Dpa, Reuters, The Independent y Pl
 
Periódico La Jornada
Jueves 22 de agosto de 2013, p. 23

Washington, 21 de agosto.

Funcionarios de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) admitieron este miércoles haber recopilado accidentalmente 56 mil correos electrónicos anuales entre 2008 y 2011; comunicaciones que eran privadas y que tuvieron lugar entre ciudadanos comunes, que no estaban vinculados con el terrorismo.

Los funcionarios, que pidieron el anonimato, reconocieron ante periodistas de medios locales y de agencias de prensa internacionales que los correos electrónicos fueron reunidos accidentalmente, cuando se detectaban correos de extranjeros sospechosos de terrorismo. Agregaron que la NSA purgó ya el material recolectado por error.

La revelación fue hecha en el contexto de una orden del presidente Barack Obama de hallar y corregir problemas en el funcionamiento del programa de espionaje a comunicaciones vía Internet y telefónicas conocido como PRISM, ante la indignación de gobiernos y ciudadanos que acusaron a la NSA de excesos contra la población no sólo de Estados Unidos, sino de otros países.

La Casa Blanca negó que la NSA tenga un programa de vigilancia nacional con un alcance más amplio que PRISM, dado a conocer por el ex contratista de esa agencia, Edward Snowden, refugiado en Rusia. Previamente, el diario The Wall Street Journal informó que el programa de espionaje era mucho mayor de lo revelado hasta ahora.

El vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, reiteró que no hay ningún programa de vigilancia nacional más extenso que el que ya se conoce. Se trató de un programa estrictamente enfocado de manera específica en la inteligencia extranjera.

Ex funcionarios y empleados de la NSA citados por el Journal dijeron que la agencia, que posee sólo una autoridad legal limitada para espiar a los ciudadanos de Estados Unidos, construyó una red de vigilancia con capacidad de abarcar aproximadamente 75 por ciento de todo el tránsito por Internet de Estados Unidos.

Según el rotativo, en algunos casos, la NSA conserva el contenido de los correos electrónicos y de las conversaciones telefónicas y vía Internet realizadas entre ciudadanos de Estados Unidos, y agregó que estos programas filtran y reúnen la información mediante un acuerdo con las principales compañías de telecomunicaciones de Estados Unidos.

En otra arista del escándalo surgido a raíz de las revelaciones de Snowden, la prensa británica acusó al primer ministro David Cameron de estar detrás de las recientes presiones al diario The Guardian, que junto con The Washington Post fueron contactados por Snowden para revelar la existencia de PRISM.

Foto
Alan Rusbridger, editor en jefe de The Guardian, en imagen de archivoFoto Reuters

El editor en jefe de The Guardian, Alan Rusbridger, declaró haber sido contactado por un alto funcionario que afirmaba representar la posturas del primer ministro británico sobre el material que Snowden proveyó al diario. Según otras fuentes del rotativo, se trató de Jeremy Heywood, secretario del Gabinete y asesor civil de Cameron.

Reuters afirmó que Kim Darroch, asesor de Seguridad Nacional de Gran Bretaña, exigió a The Guardian entregar o destruir el material que el rotativo recibió de Snowden.

El editor denunció el pasado lunes que llegaron a las instalaciones del diario dos expertos en seguridad del Cuartel de Comunicaciones del gobierno (la contraparte británica de la NSA) y delante de ellos altos funcionarios del diario pulverizaron computadoras y discos duros que contenían material proporcionado por Snowden, a fin de proteger al fugitivo estadunidense de un posible juicio y para poder seguir publicando filtraciones.

No vamos a dar detalles sobre casos específicos, pero la información altamente sensible estaba en manos poco seguras que buscamos proteger de manera responsable, justificó una portavoz de Downing Street este miércoles.

Londres intenta distanciarse tanto de las acusaciones de Rusbridger como de la detención, el pasado lunes en el aeropuerto londinense de Heathrow, de David Miranda, esposo del periodista Glenn Greenwald, quien encabezó la cobertura de The Guardian sobre las filtraciones de Snowden. Miranda estuvo detenido nueve horas y se le confiscó material de Snowden, su computadora, teléfono y otros objetos.

Cameron está de vacaciones en el suroeste de Inglaterra, por lo que el primer ministro adjunto, Nick Clegg, afirmó que la detención de Miranda fue una decisión que se tomó sólo con el interés de defender la seguridad nacional.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks