Mundo
Ver día anteriorViernes 23 de agosto de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El filtrador de documentos clasificados a Wikileaks anuncia que quiere vivir como mujer

Soy Chelsea Manning, afirma el soldado sentenciado; quiere una terapia hormonal

El ejército de EU no proporciona cirugía de cambio de sexo, dice vocera de la prisión militar

Foto
Apoyo a Bradley Manning durante un discurso del presidente Barack Obama ayer en la preparatoria Henninger, en Syracuse, Nueva YorkFoto Ap
Dpa y The Independent
 
Periódico La Jornada
Viernes 23 de agosto de 2013, p. 26

Washington, 22 de agosto.

Bradley Manning, soldado estadunidense que ayer fue condenado a 35 años de prisión por haber entregado cientos de miles de documentos militares y diplomáticos al portal de Internet Wikileaks, quiere vivir como una mujer, anunció este jueves por medio de su abogado David Coombs, y pidió a los medios y a la opinión pública que desde hoy se le mencione con pronombres femeninos y su nombre de mujer.

Soy Chelsea Manning. Soy una mujer, afirmó, en un comunicado leído por el abogado Coombs ante las cámaras del canal NBC.

Tomando en cuenta cómo me siento y cómo me he sentido desde la infancia, quiero comenzar terapia hormonal tan pronto como sea posible, agregó Manning, de 25 años, quien el miércoles recibió la baja deshonrosa del ejército estadunidense.

También pido que a partir de hoy se refieran a mí por mi nuevo nombre y utilicen el pronombre femenino (excepto en el correo oficial a mi lugar de confinamiento), explicó en su comunicado.

Durante el juicio por la filtración de documentos que culminó el miércoles, las dudas sobre la orientación sexual de Manning y los problemas que le habrían acarreado en la rígida estructura militar ejercieron un papel importante en su defensa.

En un principio el equipo defensor del soldado atribuyó parte de las presiones que Manning sufrió al prestar servicio en Irak en 2010, al hecho ser homosexual, situación que confió a un terapeuta de la base militar en que se encontraba cuando ejecutó las filtraciones.

Posteriormente, abogados del militar afirmaron que su cliente no es homosexual sino que sufre disforia de género, trastorno que hace que una persona sienta que está en un cuerpo cuyo sexo no le corresponde, cosa que es independiente de su preferencia sexual. Como prueba de esto, la defensa mostró en el juicio, la semana pasada, una foto de Manning con peluca de mujer y maquillaje.

No está claro cómo va a afectar este anuncio en los próximos pasos que Coombs y su equipo quieren dar para lograr su liberación o, al menos, una sustancial reducción de su pena.

Coombs anunció la víspera que, además de solicitar clemencia a las autoridades judiciales militares e iniciar el proceso de apelación de la sentencia, la semana próxima hará llegar al presidente estadunidense, Barack Obama, una petición de perdón presidencial para su cliente.

Se ignora hasta el momento qué pasará con los deseos de Manning de cambiar de sexo mientras permanezca en la prisión militar de Fort Leavenworth, Kansas.

El ejército no proporciona terapia hormonal ni cirugía de cambio de sexo para desórdenes de identidad sexual, afirmó una portavoz de la prisión a la publicación especializada en noticias judiciales Courthouse News Service, para la cual, la revelación de Manning podría abrir una nueva batalla judicial en esta materia en el ámbito militar.

Por lo pronto, la Unión Estadunidense por las Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) asentó en un comunicado que el tratamiento hormonal es un derecho para personas que padecen disforia de género, y que existen antecedentes legales en los que dicho tratamiento se ha aplicado a personas encarceladas.

Declaraciones de funcionarios militares en el sentido de que el ejército no provee terapia hormonal para tratar la disforia de género crea serias preocupaciones constitucionales dijo en el comunicado Chase Strangio, abogado del Proyecto para Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero de la ACLU.

Coombs dijo a Today que es consciente de la carencia de este tipo de terapias en Fort Leavenworth, pero manifestó su esperanza de que la prisión haga lo correcto y actúe en este caso.

Según el abogado, la intención de Manning no es estar en una prisión de mujeres. Creo que su objetivo es sentirse cómodo en su piel y ser la persona que nunca pudo ser, explicó refiriéndose a su cliente ya como ella.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks