Mundo
Ver día anteriorJueves 5 de septiembre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Toda decisión al margen del Consejo de Seguridad de la ONU es una agresión, advierte

Inadmisible, que el Congreso de EU autorice un ataque a Siria: Putin

Moscú entrega armas al ejército sirio con base en que trata con un gobierno legítimo, dice

Reitera que no extraditará a Snowden y que el ex contratista de la NSA puede estar tranquilo

Foto
El presidente ruso, Vladimir Putin, durante una entrevista desde su residencia de Novo-Ogaryovo, en las afueras de MoscúFoto Reuters
Juan Pablo Duch
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 5 de septiembre de 2013, p. 22

Moscú, 4 de septiembre.

El presidente Vladimir Putin afirmó hoy que el Congreso de Estados Unidos no está facultado para autorizar un ataque contra Siria, y hacerlo sin la aprobación del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas es inadmisible y sólo puede calificarse de agresión.

La víspera de ejercer de anfitrión de los líderes del G-20, que se reúnen en su cumbre anual en San Petersburgo este jueves y viernes, Putin arremetió contra Estados Unidos y, por la noche, la Cancillería local remató la ofensiva verbal al dar a conocer los resultados de una investigación de Rusia sobre el uso de armas químicas en Siria, en la cual atribuye a la oposición siria el empleo de sustancias tóxicas prohibidas.

El tono de las declaraciones de Putin fue subiendo a lo largo del día, conforme se conocían aquí los detalles de la comparecencia en el Congreso del secretario de Estado, John Kerry, a quien el mandatario ruso acusó de mentiroso y, por esa razón u otra, el jefe de la diplomacia estadunidense suspendió su viaje a San Petersburgo.

Comienzo conciliador

A primera hora de este miércoles se difundió una extensa entrevista de Putin concedida a la agencia noticiosa Associated Press y al Canal 1 de la televisión pública de Rusia.

En un lenguaje que pareció conciliador, Putin dijo que la cancelación de la visita oficial a Moscú del presidente estadunidense, Barack Obama, prevista desde hace meses para hoy, no era algo catastrófico y dio a entender que, bajo ciertas condiciones, Rusia podría aceptar el ataque de Estados Unidos contra Siria.

Pero para ello se tendrían que aportar pruebas concluyentes de que el ejército de Bashar Assad utilizó armas químicas y el Consejo de Seguridad –en el cual tienen derecho a veto Rusia y China, que se oponen al uso de la fuerza e insisten en buscar una solución negociada– tendría que adoptar una resolución que autorizara expresamente la operación militar.

Reiteró, al mismo tiempo, que Rusia no piensa involucrarse en una operación militar ni contra Siria ni contra ningún otro país y recordó que, en la actualidad, no hay tropas rusas fuera de sus fronteras, salvo en las bases militares que posee en el espacio postsoviético, su entorno natural, o en los contingentes de mantenimiento de la paz en varios conflictos regionales.

Hace unos días el presidente ruso calificó de tontería inmunda que el ejército sirio haya utilizado armas químicas contra la población.

A la pregunta de si Rusia continúa entregando armamento al ejército sirio, Putin contestó: Sí, desde luego, y lo hacemos basándonos en que colaboramos con un gobierno legítimo y de que no violamos las normas del derecho internacional ni nuestros compromisos.

Precisó, eso sí, que Rusia –aunque la ONU no ha impuesto ninguna restricción a la venta de armas a Siria– suspendió el suministro de los misiles antiaéreos S-300, si bien tiene un contrato firmado con Siria y ya entregó algunos componentes.

Aseveró que Rusia no protege al gobierno de Assad, sino defiende los principios y las normas del derecho internacional, el actual orden mundial que obliga a los estados a resolver todas las cuestiones relacionadas con el uso de la fuerza exclusivamente dentro del Consejo de Seguridad de la ONU, de no hacerlo de esa manera –agregó– surge la preocupación de que ese tipo de decisiones ilegales puedan ser empleadas contra cualquiera y bajo cualquier pretexto.

Al referirse a Edward Snowden, el ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) que reveló secretos del espionaje de Estados Unidos y que obtuvo en Rusia asilo temporal por un año, lo que provocó la ira de Obama y su decisión de suspender la visita oficial a Moscú, Putin señaló: no tengo ni idea de lo que va a hacer ahora, pero es claro que no lo vamos a entregar a Estados Unidos. Aquí se puede sentir seguro.

Ofensa a Kerry

Por la tarde, al reunirse en el Kremlin con miembros de su consejo de derechos humanos, Putin usó expresiones más fuertes contra Estados Unidos: Ahora el Congreso y el Senado estadunidenses están ocupados en legitimar una agresión, y estamos todos atentos ante las pantallas esperando a ver si esto será autorizado o no.

Añadió que si el Congreso aprueba el ataque militar estaría permitiendo una agresión porque todo lo que se decide al margen del Consejo de Seguridad de la ONU es inadmisible y sólo puede calificarse de agresión, a menos que sea en defensa propia, y Siria, como es sabido, no está atacando a Estados Unidos.

Putin se refirió a Kerry en términos poco amables: “Mienten excelentemente, por supuesto. Vi los debates en el Congreso. Un congresista le pregunta al señor Kerry: ‘¿Opera ahí Al Qaeda? Él responde: ‘No, le estoy diciendo de forma responsable que no’”.

Según el mandatario ruso, Estados Unidos sabe que, del lado de la oposición siria, combate el grupo al-Nusra, que es una filial de Al Qaeda. Ellos lo saben. Y aparte de la sorpresa, no fue muy agradable para mí: hablamos con ellos y damos por hecho que son honestos, pero él (Kerry) está mintiendo y él sabe que está mintiendo, qué triste, lamentó.

Sin embargo, de la lectura de la versión estenográfica de la comparecencia de Kerry, no se infiere que el secretario de Estado haya dicho las frases que le atribuye Putin, por un error de traducción o con la intención de descalificarlo. Preguntado por un senador acerca de si era básicamente cierto que la oposición siria estaba cada vez más infiltrada por Al Qaeda por el paso del tiempo, Kerry respondió: no, eso no es en realidad cierto, es básicamente incorrecto.

Investigación propia

Por la noche, la cancillería local dio a conocer los resultados de una investigación de un laboratorio ruso sobre un caso ocurrido en Siria, el 19 de marzo anterior, en el cual murieron 26 soldados y civiles y 86 civiles sufrieron heridas, similar a los crímenes de guerra que menciona Estados Unidos para asegurar, basándose en rumores y conversaciones interceptadas vía satélite, que el ejército usa armas químicas contra la población.

Las principales conclusiones del laboratorio ruso son: el explosivo utilizado no figura entre el armamento regular del ejército sirio y se elaboró de manera casera a modo y semejanza de los empleados en el norte de Siria por la llamada brigada de Bashair As-Nasr.

También se usó hexógeno como detonante del explosivo, mientras la ciclonita no forma parte de los explosivos químicos regulares de cualquier ejército y, por último, en las muestras de suelo, se descubrió una sustancia, no sintetizada en condiciones industriales, que causa efectos neurotóxicos como el gas sarín y otras sustancias que se utilizaban en tiempos de la Segunda Guerra Mundial para fabricar armas químicas.

Para la Cancillería rusa no hay duda de que, con la difusión masiva de información que atribuye a las autoridades de Damasco la responsabilidad del uso de armas químicas contra la población, aun antes de que se conozcan los resultados de la investigación de la ONU, se pretende sólo preparar el terreno para un ataque militar en contra de Siria.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks