Cultura
Ver día anteriorDomingo 6 de octubre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El periodista y escritor presenta su novela Las reputaciones en el Hay Festival de Xalapa

Juan Gabriel Vásquez escudriña el poder del caricaturista sobre la imagen y la estima ajenas
Ana Mónica Rodríguez
 
Periódico La Jornada
Domingo 6 de octubre de 2013, p. 6

Un novelista es un ladrón de experiencias ajenas que aborda cuestiones inherentes a la condición humana con tanta honestidad y franqueza que al final termina siendo cruel, afirma el escritor Juan Gabriel Vásquez (Bogotá, 1973), quien obtuvo el Premio Alfaguara 2011 por sunovela titulada El ruido de las cosas al caer.

El autor y columnista político participa en el Hay Festival de Xalapa que comenzó el miércoles pasado y termina hoy en la capital veracruzana, así como para presentar su novela corta Las reputaciones, publicada por Alfaguara.

Esta nueva obra, explica en entrevista, busca ser una exploración moral, pues han quedado plasmados los temas que “más me interesan, como son los conflictos individuales, las obsesiones más íntimas y –la más importante– que es la relación con el pasado y nuestra memoria privada”.

Enfrentar el pasado

La trama en Las reputaciones la protagoniza por el caricaturista político Javier Mallarino, quien es considerado el más influyente de su país.

Este hombre es capaz de causar la revocación de una ley, trastornar el fallo de un magistrado, tumbar a un alcalde o amenazar gravemente la estabilidad de un ministerio, con las únicas armas que posee: el papel y la tinta china.

Por esta razón, los políticos le temen y el gobierno le hace homenajes, sin que Mallarino sucumba ante los halagos del poder.

No obstante, la vida de Mallarino se trastoca cuando enfrenta de golpe el pasado y los encuentros irreversibles alteran lo que creía era definitivo.

Juan Gabriel Vásquez, autor de Los informantes, indica que su personaje es una especie de cóctel de varios caricaturistas colombianos en cuanto a datos circunstanciales, el físico y la biografía.

Pero, sin duda el origen de esta obra se basa en mi interés personal por un caricaturista colombiano de los años 20 y 30, llamado Ricardo Rendón, considera el autor.

Y fue mediante la figura de Rendón que fueron surgiendo aspectos relacionados con el poder que tiene un caricaturista sobre la imagen y la reputación ajenas.

Esta novela destaca la importancia que tiene la opinión en las sociedades y de la relación entre quienes la hacen y quienes la leen.

La transformación de los nuevos medios de comunicación ha hecho que seamos más vulnerables en cuanto al asunto de la reputación y la imagen pública.

Por ejemplo, prosigue el escritor, en la novela se menciona que en Colombia las páginas de opinión de un periódico son como el diván colectivo de un país largamente enfermo.

Sobre los personajes femeninos, el autor admite que son de mucha complejidad y los más sensatos, a manera de guía, de solidez emocional y moral, como es el caso de la ex mujer de Mallarino: Magdalena.

En la trama el afamado caricaturista a sus 65 años y con 40 de trayectoria profesional “se enfrenta de golpe a su pasado: su amor por su ex mujer; la dolorosa decisión de lejanía de Beatriz, su única hija y amiga de Samanta y el resurgimiento en la memoria de Adolfo Cuéllar, el congresista conservador.

La trayectoria de Juan Gabriel Vásquez oscila entre el periodismo y la literatura, las cuales integran un binomio usual en la realización de sus obras.

Vásquez es columnista político del diario colombiano El Espectador y es autor de la colección de relatos Los amantes de Todos los Santos, así como de la novela Historia secreta de Costaguana.

También ha publicado una recopilación de ensayos literarios El arte de la distorsión y una breve biografía de Joseph Conrad, El hombre de ninguna parte.

Añadir un comentario