Mundo
Ver día anteriorMartes 8 de octubre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El canal de tv Globo reveló las tareas de vigilancia con base en filtraciones de Snowden

Rousseff condena el espionaje de Canadá al ministerio brasileño de Minas y Energía

La cancillería convoca al embajador canadiense en Brasilia para expresarle su descontento

Foto
Jóvenes pertenecientes a un grupo conocido como black bloc participaron ayer en una movilización de maestros, en Río de Janeiro, que exigen mejoras al salarioFoto Reuters
Ap, Afp, Xinhua y Reuters
 
Periódico La Jornada
Martes 8 de octubre de 2013, p. 21

Brasilia, 7 de octubre.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, condenó hoy el espionaje que la Agencia Canadiense de Seguridad en Comunicación (CSEC, por sus siglas en inglés) practicó recientemente contra el Ministerio de Minas y Energía de Brasil, según denuncia hecha por el canal de televisión Globo.

La divulgación de los actos de espionaje al ministerio confirma las razones económicas y estratégicas detrás de tales hechos, afirmó la mandataria en un texto de su cuenta de Twitter.

Fantástico, programa estelar de la red Globo de televisión, difundió el domingo por la noche un reportaje sobre el espionaje canadiense en Brasil, basado en documentos filtrados por el estadunidense Edward Snowden, quien reveló la existencia de un programa de espionaje masivo por Internet conocido como PRISM.

La acción de la agencia canadiense, adscrita al Ministerio de Defensa del país norteamericano, fue dada a conocer en junio de 2012, durante la reunión anual de analistas de cinco agencias de espionaje de Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, conocido como Five eyes (Cinco ojos).

A ese encuentro acudió Snowden, actualmente asilado en Rusia, perseguido por Estados Unidos por su presunta responsabilidad en delitos relacionados con la seguridad nacional.

De acuerdo con la versión de Fantástico, la CSEC utilizó un programa cibernético llamado Olympia que permitió la elaboración de un mapeo de las comunicaciones telefónicas y de las computadoras del ministerio brasileño. No se precisaron fechas.

El objetivo de la intervención de las comunicaciones oficiales brasileñas fue descubrir contactos realizados con otros órganos, dentro y fuera de Brasil, además de Petrobras.

Uno de los documentos de la CSEC muestra los enlaces del ministerio brasileño con la Organización Latinoamericana de Energía (Olade), con sede en Ecuador, así como con la embajada brasileña en Perú, y entidades no especificadas de países del Medio Oriente, Sudáfrica y la propia Canadá.

Con el apoyo de Olympia, la CSEC logró el acceso a correos electrónicos y llamadas telefónicas, pero en el reportaje de Fantástico no se mostraron evidencias de que los espías canadienses hayan podido leer el contenido de los mensajes, sólo quién se comunicó con quién y dónde se encontraban las partes.

Los documentos exhibidos por Globo incluyen comentarios de los espías canadienses sobre la manera de mejorar el espionaje en Brasil, por lo cual proponen mayor colaboración con un denominado grupo TAO, supuestamente una forma cifrada de referirse a una agencia estadunidense de espionaje.

Al comentar este lunes la información de la red Globo, Rousseff destacó que “todo indica que a los datos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) tienen acceso los cinco gobiernos (canadiense, estadunidense, británico, australiano y neozelandés) y millares de empresas prestadoras de servicios.

Es urgente que Estados Unidos y sus aliados abandonen las acciones de espionaje de una vez por todas, advirtió Rousseff.

En cuanto a las medidas oficiales de respuesta, la presidenta informó que “aunque tenga un buen sistema de protección de datos, ordené al ministro Edison Lobao –titular de la cartera de Energía y Minas–, que realice una rigurosa evaluación y refuerce la seguridad de los sistemas”.

Lobao dijo, por su parte, que la invasión de los sistemas de comunicación y almacenamiento de datos del Ministerio de Minas y Energía es grave, en la medida que sugiere el intento de obtención de informaciones estratégicas relacionadas con las áreas de responsabilidad de la dependencia, y merece nuestro repudio.

De su lado, el Ministerio de Relaciones Exteriores convocó al embajador canadiense en Brasilia, Jamal Khokhar, para expresarle su indignación y repudio a las actividades de la CSEC en el país sudamericano.

El gobierno canadiense, en tanto, optó por el silencio. Portavoces del Ministerio de Defensa y la CSEC dijeron que es práctica institucional no comentar sobre actividades de recolección de información de inteligencia en el exterior.

En Río de Janeiro, mientras tanto, unas 10 mil personas marcharon en apoyo a una huelga de maestros que comenzó hace más de dos meses en demanda de mejoras salariales y un plan de carrera. Los manifestantes –incluidos profesores, simpatizantes y unos 50 anarquistas enmascarados conocidos como black blocs– demandaron el cese de Sergio Cabral, gobernador del estado de Río de Janeiro, y de Eduardo Paes, alcalde de la ciudad.

Al final de la protesta, los anarquistas se enfrentaron con la policía.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks