Mundo
Ver día anteriorLunes 14 de octubre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Se necesita más seguridad en las comunicaciones del sector oficial, afirma Rousseff

Brasil creará un sistema de correo electrónico a prueba de espionaje

Ex directivo de agencia canadiense admite la vigilancia a gobiernos extranjeros por Internet

Afp, Dpa y Pl
 
Periódico La Jornada
Lunes 14 de octubre de 2013, p. 32

Brasilia, 13 de octubre.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, anunció el domingo la creación de un sistema de correo electrónico seguro para defender las comunicaciones oficiales de su gobierno del eventual espionaje de Estados Unidos y aliados, denunciado por la prensa en las últimas semanas.

“Ordené al Serpro (Servicio Federal de Procesamiento de Datos) la creación de un sistema seguro de emails en todo el gobierno federal”, publicó Rousseff en su cuenta de Twitter.

Se necesita más seguridad en los mensajes para prevenir posible espionaje, comentó la presidenta, que ha condenado públicamente el espionaje atribuido por la prensa a Estados Unidos y aliados como Canadá, contra organismos del gobierno brasileño.

Esta es la primera medida para ampliar la privacidad e inviolabilidad de los mensajes oficiales, dijo Rousseff.

El Serpro es un organismo del gobierno, dependiente del Ministerio de Hacienda, que desarrolla sistemas seguros como el de declaración de renta por Internet. También desarrolló los nuevos pasaportes.

Tras llevar sus denuncias del espionaje estadunidense a la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y cancelar una visita de Estado a Washington, Rousseff anunció esta semana que el país acogerá en 2014 un encuentro internacional sobre gobernanza de Internet, organizado por la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN).

El mes pasado el diario Folha do Sao Paulo adelantó que el Ministerio de Comunicaciones encargó a la dirección de Correos y al Serpro la elaboración de un sistema nacional de correos electrónicos seguro, en respuesta a las denuncias, según las cuales las comunicaciones telefónicas y electrónicas de la propia presidenta y sus asesores, el ente estatal petrolero Petrobras y de millares de brasileños, fueron interceptados por el gobierno estadunidense.

El ministro brasileño de Comunicaciones, Paulo Bernardo, indicó que el gobierno de Rousseff, estudia aplicar un servicio público y gratuito de correo electrónico a través de los Correos Nacionales que será también codificado para su seguridad.

En los últimos meses, la prensa ha publicado documentos atribuidos a la estadunidense Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) sobre espionaje a las comunicaciones de Rousseff, sus colaboradores cercanos y el gigante petrolero Petrobras, en cuyas manos están las informaciones de los yacimientos descubiertos en aguas profundas de la costa brasileña.

El pasado 7 de octubre, Brasil endureció el tono al exigir a Estados Unidos y a sus aliados que detengan sus operaciones de espionaje contra el país sudamericano que, en opinión de Rousseff, tienen motivos económicos y se han centrado en sectores estratégicos como el minero y el petrolero.

Otras denuncias del gobierno brasileño se dirigieron hacia Canadá, por su supuesta participación directa en el espionaje al Ministerio de Minas y Energía, lo que fue revelado por la cadena Globo con base en documentos divulgados por el ex contratista de la NSA, Edward Snowden, asilado en Rusia.

De acuerdo con Folha, en el contexto del nuevo sistema de seguridad, Brasilia pretende negociar con empresas privadas un intercambio mediante el cual éstas suministren herramientas que permitan perfeccionarlo a cambio de publicidad.

De otro lado, un exjefe del Establecimiento de Seguridad de Comunicaciones de Canadá (CSE), la agencia involucrada en el espionaje a Brasil, admitió este domingo que dicha entidad accede y recoge información digital de otros gobiernos e individuos en Internet.

John Adams dijo a la cadena noticiosa CTV News que los datos recopilados son entregados al Estado federal. A juicio del exfuncionario, debería existir un comité en ambas cámaras del Parlamento que supervise las operaciones del CSE de forma independiente al comisionado nombrado por las autoridades de Ottawa.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks