Mundo
Ver día anteriorLunes 14 de octubre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La presidenta argentina sigue con excelente ánimo: vocero

Cristina Fernández sale del hospital; guardará 30 días de estricto reposo
Afp y Reuters
 
Periódico La Jornada
Lunes 14 de octubre de 2013, p. 34

Buenos Aires, 13 de octubre.

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, fue dada de alta este domingo después de haber sido operada de un hematoma en el cráneo hace cinco días, con la prescripción médica de 30 días de estricto reposo , a tan sólo dos semanas de las elecciones legislativas.

Debido a la favorable evolución postoperatoria de la presidenta se ha decidido su egreso, indicó el parte médico del Hospital Universitario de la Fundación Favaloro, sanatorio privado ubicado en Buenos Aires donde la jefa de Estado fue intervenida el martes.

Fernández, de 60 años, salió de la clínica a las 13:50 (hora local) en un vehículo oficial. Decenas de militantes saludaron con banderas y cánticos el paso del automóvil por el centro de la capital.

La mandataria tendrá un estricto control clínico, cardiológico, neuroquirúrgico y neurológico.

Los puntos de sutura se retirarán a partir del décimo día, de acuerdo con el informe. Se asienta que deberá permanecer en estricto reposo por 30 días y evitar el traslado aéreo hasta la próxima decisión médica, por lo que se quedará en la residencia oficial de Olivos, norte de Buenos Aires.

El vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, afirmó que la mandataria sigue con excelente ánimo.

Fernández de Kirchner fue operada el martes pasado para extraerle un hematoma del craneo, a raíz de un golpe recibido accidentalmente hace dos meses cuando juntaba regalos de su nieto Néstor Iván, pero que le fue detectado hasta el 5 de octubre.

El diagnóstico médico la obligó a suspender todas las actividades de campaña, de cara a las elecciones legislativas del 27 de octubre, cuando unos 30 millones de argentinos están llamados a votar para renovar la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, en comicios en los que el gobierno pone en juego su mayoría parlamentarias para los últimos dos años del segundo mandato de Fernández.