Política
Ver día anteriorMiércoles 4 de diciembre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La enfermedad de AMLO y la entrega de firmas contra el plan energético acaparan la atención

Parecía que las reformas avaladas anoche en el Senado inaugurarían la democracia

Zambrano se empeña en aclarar que lleva los documentos con respeto institucional a quien los recibe

Arturo Cano
 
Periódico La Jornada
Miércoles 4 de diciembre de 2013, p. 8

Que los diputados podrán relegirse para conservar la curul 12 años consecutivos; que el PRI y el PAN podrían formalizar su matrimonio en 2018, vía el gobierno de coalición; que el IFE siempre no era tan intachable como nos contaron; que los próximos Videgaray y Meade requerirán la ratificación legislativa. Caray, si se oye a algunos senadores, las reformas de esta noche parecen inaugurar la democracia.

Pero fíjese, lector, lectora, eso sólo hace más extraño que los ojillos de varios senadores sigan por todo el salón el sobaco de su par David Penchyna Grub, el hidalguense que preside la Comisión de Energía. El reporte ha corrido desde hace rato en medio de una sesión donde unos ponen atención y otros chacotean: Trae bajo el brazo la iniciativa del gobierno, dice un senador. No cualquier iniciativa, se entiende, sino aquella que hace de la electoral un platillo menor: el dictamen de la reforma energética. Pero no les suelta esos papeles ni a los de su partido, completa una senadora.

La reforma electoral (todas las anteriores también fueron parteaguas históricos), pese a algunas diferencias, no fue la causante de la salida temporal del PRD del Pacto por México ni es el motivo por el cual los únicos clientes de las tiendas de conveniencia de la calle Madrid son empleados del Senado y policías federales.

Toda la mañana, la reforma electoral apenas y es mencionada. Se imponen la enfermedad de Andrés Manuel López Obrador y la visita del dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, quien con otros dirigentes acude a entregar las cajas con 2 millones de firmas de ciudadanos que demandan ser consultados sobre la reforma de los artículos 27 y 28 constitucionales.

A Zambrano le interesa subrayar que las firmas se entregan con respeto institucional y a la investidura de quienes reciben. La entrega se hace, remata en su mensaje inicial, para que ustedes tengan a bien tomar las decisiones que también estimen pertinentes y que correspondan a esto que estamos entregando.

¿Cortesías que ponen piedritas al camino de regreso al Pacto por México?

Si hubiera negativa iríamos a la controversia ante la Corte, para hacer valer el ejercicio que la Constitución otorga a los ciudadanos, para la consulta popular, se siente obligado a decir, en el mismo acto, el senador Alejandro Encinas.

Sin plan B

Afuera, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) celebra el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto: De noche, de día, que estudie geografía.

Los gritos se alcanzan a escuchar en el espacio central que los diseñadores del edificio soñaron muy vanguardista y que terminó convertido en el chacalódromo, es decir, el espacio donde los senadores se atragantan con micrófonos y grabadoras mientras los reporteros chacalean.

La Policía Federal ha prohibido a los fotógrafos acercarse a los espacios desde los cuales podrían tomar imágenes de la calle. Cuatro metros, marcados por una cinta, los separan de la puerta de cristal que da a Paseo de la Reforma. Los ciudadanos en la calle tampoco pueden ver el árbol de Navidad ni dos casitas horribles que lucen tramos de algodón de farmacia en los techos, a manera de nieve.

–Morena en el cerco, ¿y ustedes?

–Cerca –ríe Enrique Vargas, secretario general del PRD capitalino, aunque no lo dice como chiste.

–¿No que iban a marchar 100 horas?

–No hay plan B. O sí, porque el plan B de Nueva Izquierda es regresar al pacto.

Los parteaguas de la partidocracia

En eso pasa por ahí Guadalupe Acosta Naranjo, ex presidente nacional del PRD y pactista número uno, como le dicen algunos de sus compañeros de partido.

Los colegas periodistas ya lo comienzan a llamar El senador 129, pues debido a la ausencia del coordinador Luis Miguel Barbosa –tiene un padecimiento realmente grave–, Acosta se ha hecho cargo del puesto: despacha en la oficina del senador, se reúne con los legisladores de su corriente y luego acuerda con el resto.

Así, a pesar de su salida del pacto, los 10 senadores afines a Nueva Izquierda votaron en favor de la reforma política, quizá porque las ofertas del PRI los convencieron de que dejaría de ser una reforma mocha o light, como la calificaron hace unos días.

Algunos temas que quedaron fuera –todo lo relativo a las cartas ciudadanas– será introducido en la Cámara de Diputados.

Nos desalojaron a la mala por protestar frente a la reforma de la partidocracia, se quejó un grupo de jóvenes de la organización Reforma Política Ya.

La reforma del Distrito Federal –que se negocia con Miguel Ángel Mancera– quedará reservada para otro momento.

La amplia ventaja de la iniciativa PRI-PAN-chuchista no disminuye el entusiasmo de los legisladores amurallados. Un parteaguas en nuestro proceso de nivelación democrática, dice el panista Héctor Larios. La de mayor profundidad en los últimos 15 años, añade la priísta Verónica Martínez. Subraya un punto: que acaba con la compra de propaganda electoral disfrazada de cobertura informativa.

Ese, se supone, sería un logro de la reforma de 2007, cuando Manlio Fabio Beltrones, Carlos Navarrete y Santiago Creel presumieron haber derrotado al duopolio televisivo.

Habrá que ver cuáles son los nuevos resquicios que los grupos de interés –Creel dixit– encuentran para dar vuelta a la nueva reforma.

Añadir un comentario