Espectáculos
Ver día anteriorSábado 7 de diciembre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Francisco Toledo, Roger von Guten y Joy Laville ponen su arte a beneficio de niños enfermos

Cerca de 500 pintores y escultores participan en iniciativa Artistas al Cubo

La primera subasta de las figuras decoradas se realizará en marzo de 2014

Foto
Me produce enorme alegría participar y hacer que otros participen, expresó Roger von GutenFoto Sandra Quevedo
Foto
Me gustaría que mi cubo se vendiera en muchísimo dinero, para ayudar, dijo Joy LavilleFoto Sandra Quevedo
Arturo Cruz Bárcenas
 
Periódico La Jornada
Sábado 7 de diciembre de 2013, p. 8

Cuernavaca, Mor., 6 de diciembre.

Aproximadamente 500 creadores se han sumado a la acción social Artistas al Cubo, para pintar sobre los lados de esas figuras geométricas que serán subastadas para recabar dinero que se donará al Hospital del Niño y el Adolescente Morelense, expresó el pasado miércoles Magda Torres Gurza, artista plástica y propulsora de la idea.

En conferencia de prensa, realizada en el citado nosocomio, donde en mesas bajas y sillas de plástico para niños varios pintores daban pinceladas a sus cubos o instruían cómo hacerlo a menores que ahí son tratados de enfermedades como cáncer, sida, insuficiencia renal o diabetes, las mamás observaron el actuar de sus hijos, lo mismo que enfermeros y enfermeras, médicos y demás personal que ahí labora.

Los cubos son de cerámica, hechos especialmente para este fin, y lo que en ellos se ha plasmado son corazones, cielos, nuves, manos, líneas sinuosas, evocaciones de la naturaleza... Algún día, en el patio central de este hospital se instalará un gran cubo, que dará testimonio de lo que este día ocurrió, en el que se revalidó la palabra solidaridad.

Todos los asistentes tienen una razón para estar ahí, y los que no de inmediato se sienten impulsados a ser solidarios, sobre todo al ver a los niños.

Roger von Gunten: “Me produce enorme alegría participar y hacer que otros participen. Ya hicimos una exposición, algo previo, en la Plaza de Santo Domingo, con 200 cubos. A todo mundo le gusta manifestarse y un cubo es algo muy decorativo. Yo hice un corazón. Hay que hacer caso al corazón y no a nuestra cabeza, al cerebro. Se nos olvida que el corazón es más sabio, vital. Le pido a la sociedad que escuche a su corazón, porque la mente está llena de cosas manipuladas, y el corazón no.

El cubo es una figura geométrica que encaja muy bien con la teoría del color, de los seis colores. No me gusta la geometría, pero el cubo sí es útil.

Pancho Cárdenas, pintor y escultor, quien se desempeña en lo figurativo, “porque me gusta soñar, y ahora estar con estos niños me permite seguir soñando y aprender de ellos. El cubo es un gran pretexto plástico para integrarnos a los sueños de los niños. La generosidad que nos ha dado la vida tenemos que compartirla, por eso estamos aquí, para que estos niños tengan cierta economía para solventar los gastos de sus enfermedades.

Se habla mucho de la filantropía, pero esto es real. Tengo hijos y el arte es una gran oportunidad para ayudar en la vida, independientemente de que se politice. Debemos ver hacia atrás y recordar que hay un origen y un futuro en nuestro país. No nos gustaría que nuestros hijos tuvieran esas discapacidades y tenemos que ser honestos con la vida y mirar atrás. En México hay dinero. México no es pobre. Ahora bien, el cubo tiene sus limitaciones, porque hay un lado que se pierde. La obra que yo propuse es una máquina del tiempo y ocupo todos los lados, todas las aristas.

Hacer caso al corazón

Gustavo Arias Murueta expuso: Ya no pienso; estoy tan emocionado que ya no sé. Es importante poder echar una mano. Ayudar a un niño genera vida, porque son los hombres del mañana. Hice unos garabatos en negro y rojo. Significan amor, nada más. Al que le guste que la compre, que la pague, y el dinero se va para esta institución. Las cantidades no importan, sino el acto. El mexicano sí apoya, pero no pueden hacerlo 120 millones al mismo tiempo. Desde hace años, los artistas pensamos que con nuestras obras podemos cambiar a las personas. Yo no doy clases. Una persona me pidió que le diera clases y le dije que fuera a mi casa a verme trabajar. Picasso afirmó alguna vez que tardó 50 años en aprender a dibujar como niño. Estoy contento. Los niños son hermosos. Si alguna vez pudiera, me gustaría tener un edificio como este.

Joy Laville dibujaba un cubo con una niña que es su tocaya. El cubo nos permitirá juntar fondos para el hospital, para ayudar. Me gustaría que mi cubo se vendiera en muchísimo dinero, para ayudar, pero no sé cómo. Eso está fuera de control.

Para Magda Torres Gurza esta idea ha tenido buena respuesta de varios sectores. Estoy muy contenta porque sí se está ayudando a los niños al cumplirse el fin. Este proyecto está rebasando todas mis expectativas. En un principio mi idea era dar los cubos a 80 amigos míos, pero esto ha ido creciendo y ya son más de 500 artistas, de calidad, importantes. Son de varios países, como Portugal y España. Están Alejandro Montoya, Francisco Toledo, Martha Chapa... todos con un corazón muy grande.

Labor en números

Presidió la rueda de prensa Elena Cepeda, presidenta del Sistema DIF Morelos, quien expuso que el Hospital del Niño Morelense se inauguró el pasado enero; de entonces a octubre se han hecho 2 mil 8 cirugías, 51 mil 269 consultas externas, mil 643 ingresos (niños que han entrado), mil 532 egresos, 23 mil urgencias, 10 mil rayos X, 90 mil 314 pacientes atendidos, en total.

La primera subasta será en marzo de 2014, para seguir con un concierto y varias exposiciones en la ciudad de México y en Morelos. Será bianual, porque siempre se requieren recursos. Para más informes, comuncarse en www.artistasalcubo.org