Economía
Ver día anteriorDomingo 8 de diciembre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Abre la posibilidad a un convenio más amplio para acercar a países ricos y pobres

Acuerda la OMC impulsar el comercio mundial luego de casi 2 décadas sin avance

Cuba objetó la remoción de una referencia al embargo impuesto por Estados Unidos

Foto
El director general de la Organización Mundial de Comercio, Roberto Azevedo (hace señal de triunfo) después de la clausura de la reunión en BaliFoto Reuters
Ap y Afp
 
Periódico La Jornada
Domingo 8 de diciembre de 2013, p. 24

Bali, Indonesia, 7 de diciembre.

La Organización Mundial de Comercio (OMC), de 159 miembros, aprobó un acuerdo para impulsar el comercio mundial por primera vez en casi dos décadas, manteniendo viva la posibilidad de que en el futuro pueda convenirse un acuerdo más amplio para estrechar la brecha entre países ricos y pobres. El director general de la OMC, Roberto Azevedo, no pudo contener la emoción durante la ceremonia de clausura el sábado cuando agradeció a Indonesia, los países miembros de la OMC y su propia esposa. Por primera vez en nuestra historia, la OMC ha cumplido verdaderamente, afirmó.

Los ministros de comercio vinieron a la reunión de cuatro días de la OMC a la isla de Bali con pocas esperanzas de que pudiera lograrse un acuerdo después de años de negociaciones comerciales inconclusas. Las conversaciones se vieron amenazadas a última hora cuando Cuba objetó la remoción de una referencia al embargo comercial de Estados Unidos.

India también fue un obstáculo debido a su objeción enérgica a las disposiciones que podrían poner en peligro los subsidios a los granos destinados a alimentar a sus pobres. Los miembros de la OMC dieron a las naciones en desarrollo una dispensa temporal a los límites de los subsidios archivando la cuestión hasta negociaciones posteriores.

Esta semana ha transcurrido en medio de una diplomacia de alto nivel, largas noches y considerable drama, comentó Gita Wirjawan, ministro de comercio indonesio, que presidió el encuentro. Pero también se ha tratado de garantizar que las ganancias del sistema de comercio multilateral lleguen a nuestros pequeños negocios y a nuestras economías más vulnerables.

El núcleo del acuerdo de Bali fueron las medidas para aliviar las barreras al comercio simplificando los procedimientos aduaneros y tornándolos más transparentes. El acuerdo podría impulsar el comercio mundial en un billón de dólares con el tiempo. También mantiene vivas las negociaciones comerciales de la llamada Ronda de Doha, a veces conocida como la rueda del desarrollo debido a los cambios amplios en regulaciones, gravámenes y subsidios que beneficiarían a las naciones de bajos ingresos.

Azevedo precisó que la OMC pasará el año próximo desarrollando un nuevo enfoque para promover las negociaciones de Doha. La OMC ha restablecido su credibilidad como un foro indispensable para las negociaciones comerciales. Y esta no es una victoria sólo en papel: simplificar el movimiento transfronterizo de bienes reduciendo la burocracia podría impulsar la economía mundial, afirmó en una declaración la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

La idea rectora de la OMC es que si todos los países se guían por las mismas reglas comerciales, todos se beneficiarán, ricos y pobres. Sin embargo, algunos críticos dicen que las reglas de la OMC podrían dificultar a las naciones fijar sus propias prioridades en protección ambiental, derechos de los trabajadores, seguridad alimenticia y otras áreas. Y dicen que las súbitas restricciones a los gravámenes a la importación podrían eliminar industrias, causando pérdida de empleos en países ricos y pobres.

Representa 10% de reformas

No obstante, el acuerdo de Bali sólo representa menos de 10 por ciento del ambicioso programa de reformas iniciado en Doha, pero incluso así, muchos negociadores temieron por el futuro de la propia OMC y del multilateralismo en general en caso de un nuevo fracaso.

El paquete, conocido como Doha light, comprende tres pilares: agricultura, con un compromiso de reducir las subvenciones a las exportaciones; la ayuda al desarrollo, que prevé una exención creciente de los aranceles para los productos procedentes de los países menos desarrollados, y la facilitación de intercambios, que pretende reducir la burocracia en las fronteras.

Por su parte, la organización humanitaria Oxfam se manifestó escéptica, y considera que el acuerdo no aportará gran cosa a los países más pobres. “Todo esto se expresa en la fórmula ‘hacerlo lo mejor posible’, lo que en las negociaciones comerciales equivale a cruzar los dedos en la espalda” al afirmarlo, según Oxfam.

Doha light

“Es un acuerdo bienvenido pero limitado. Hemos pasado de ‘Doha’ al ‘Doha light’, al ‘Doha light descafeinado’”, ironizó Simon Evenett, experto en la OMC de la Universidad de St. Gallen, en Suiza. No se ha registrado ningún avance serio sobre las subvenciones agrícolas a la exportación, el comercio electrónico o las subvenciones sobre las exportaciones de algodón, recordó.

Desgraciadamente, más que hacer honor al multilateralismo, las grandes potencias se van a inclinar hacia los acuerdos regionales para defender las propuestas difíciles que han sido rechazadas en la OMC, mencionó.

Añadir un comentario