Política
Ver día anteriorLunes 9 de diciembre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Para mantener el registro deberán lograr 3 por ciento de la votación nacional

En riesgo, la susbsistencia de partidos pequeños por reforma política aprobada

Los institutos que no alcancen el porcentaje mínimo en comicios estatales no lo perderán

Alonso Urrutia
 
Periódico La Jornada
Lunes 9 de diciembre de 2013, p. 13

La recién aprobada reforma político-electoral sería la segunda en la que tres principales fuerzas políticas acotan el margen de maniobra de los partidos pequeños y complican su posibilidad de subsistencia. Si en las modificaciones constitucionales de 2007-2008 se avaló que aun en coalición los partidos registraran su votación individualmente, en esta ocasión los cambios elevaron el umbral mínimo para mantener el registro y tener representación en el Congreso, de 2 a 3 por ciento de la votación.

Hasta ahora la atención está concentrada en la desaparición del Instituto Federal Electoral, que dará paso al instituto nacional electoral, así como en las profundas modificaciones en los institutos locales, y el cambio en el porcentaje mínimo para la subsistencia de partidos y de las nuevas organizaciones que aspiren a convertirse en nuevos partidos.

En principio, esto repercutiría para los comicios locales, sólo que existe una salvedad introducida en la reforma, una salvaguarda: los partidos nacionales que no alcancen el porcentaje mínimo en elecciones estatales no perderán el registro y las prerrogativas. En algunas entidades del norte del país el PRD no ha alcanzado ese 3 por ciento ahora exigible, y lo mismo el PAN en otros estados del sur.

Las cifras de las elecciones federales de 2009 y 2012 revelan el riesgo que enfrentan partidos como Movimiento Ciudadano, del Trabajo incluso Nueva Alianza. En recientes comicios, el Partido del Trabajo alcanzó 2.8 por ciento, y Movimiento Ciudadano 2.7. Con la legislación vigente libraron preservar el recurso, pero es un porcentaje que en el nuevo escenario prefigurado para 2015 no podrían alcanzarlo.

Ambas reformas han sido resultado directo de las negociaciones de las tres principales fuerzas políticas (PRI, PAN y PRD), en detrimento de las reivindicaciones de los otros partidos. Ya en 2009 los acuerdos tripartidistas enderezaron un primer golpe a los partidos pequeños. Se acordó que todos los institutos políticos, aun en coaliciones, deberían someter su fuerza política directamente en las urnas, por lo que desde entonces aparecen todos los logos en las boletas.

El cambio no fue menor. Hasta 2006, los partidos políticos entregaban previamente un convenio de coalición que involucraba la distribución de los votos (sólo aparecía el logo de la coalición) que invariablemente garantizaba el 2 por ciento mínimo que exigía la ley a todos los partidos involucrados en la alianza.

Añadir un comentario