Opinión
Ver día anteriorSábado 14 de diciembre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Rechazo a la reforma energética
Cuauhtémoc Cárdenas
L

as cámaras del Congreso han consumado el golpe contra la nación. La llamada reforma energética, las reformas a los artículos constitucionales 25, 27 y 28 constituyen la entrega del subsuelo mexicano a intereses ajenos y contrarios a los de México y a los de la mayoría de los mexicanos, y representan la consumación de la total subordinación de nuestro país a los intereses que dominan la economía y la política de Estados Unidos.

La apertura a la cesión del subsuelo y sus recursos culmina el proceso que hace depender nuestras finanzas, los principales aparatos productivos, la política internacional y la interna, de los intereses dominantes del país vecino, que además ha incluido a México en la jurisdicción de su comando militar del hemisferio norte de nuestro continente y lo considera territorio de su primer círculo de defensa.

Nunca, a lo largo de nuestra historia independiente, el país había visto tan desmanteladas las defensas de su soberanía y autodeterminación. Nunca se había tenido un gobierno tan proclive a la desnacionalización económica y al sometimiento de su voluntad política.

Las motivaciones de quienes convinieron en realizar y han dirigido la instrumentación de la cesión del subsuelo y afianzado así la dependencia de nuestro país, son verdaderamente miserables: tener acceso a jugosos negocios, a recibir sustanciosas comisiones, así como el aplauso y el elogio internacional y nacional de los grandes beneficiarios de este crimen contra la nación. En este acto no ha habido ni ingenuos ni inocentes. A los peones de la ejecución, de los que muchos, aun en contra de su convicción íntima, no se atrevieron a desafiar el poder, algunas migajas les tocarán, que vendrán, piénsese lo que se piense, tarde o temprano, acompañadas del desprecio público.

Pero lo importante ahora es recordar que ante la adversidad, después de las derrotas, el pueblo mexicano ha sabido recuperar el camino y rescatar el rumbo de la nación.

Hoy, las fuerzas patrióticas se encuentran dispersas y desorganizadas, pero existe una clara conciencia colectiva de que la unidad y la organización son indispensables para superar esta situación. El pueblo ha triunfado cuando ha sabido organizarse en torno a un objetivo fundamental, que hoy no es otro que revertir las reformas que ha impuesto el entreguismo en el campo de la energía, dejando las diferencias y otras causas, frente a ésta menores, para otros momentos.

Veamos serenamente qué vías nos abre la acción estrictamente judicial para echar abajo estas contrarreformas. Mantengamos e intensifiquemos la demanda para que, con sustento en el artículo 35 de la Constitución, se convoque a la consulta popular que lleve a la revocación de este retroceso, y organicémonos para promover activamente el voto el primer domingo de julio de 2015, para masivamente manifestar el rechazo ciudadano a la entrega del subsuelo y sus recursos, del petróleo, el gas natural y la electricidad a quienes ven por sí, pero nunca verán por México y los mexicanos.

Añadir un comentario