Economía
Ver día anteriorDomingo 15 de diciembre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Administraría pensiones, salud pública, educación e infraestructura: centro de investigación

Carece la reforma energética de un fondo público para beneficios intergeneracionales

Modelo de pensiones noruego actúa como vehículo de ahorro a largo plazo y acumula activos

Foto
Sesión plenaria en la Cámara de Diputados, donde se discutió la reforma energéticaFoto José Antonio López
Israel Rodríguez J.
 
Periódico La Jornada
Domingo 15 de diciembre de 2013, p. 27

Uno de los grandes ausentes en la reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto fue la institución de un fondo soberano que administraría parte de la renta petrolera para invertir en rubros con beneficios intergeneracionales, como pagos de pensiones, salud pública, educación e infraestructura, aseguró el Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC).

Explicó que en su lugar se creó el fideicomiso denominado Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo (FMPED), el cual tiene muchas diferencias respecto a las mejores prácticas internacionales.

El FMPED, cuyo comité técnico estará integrado por los titulares de la Secretaría de Hacienda (SHCP), Energía (Sener), el Banco de México (BdeM) y cuatro consejeros independientes, tendrá como responsabilidad recibir todos los ingresos, con excepción de las contribuciones, que correspondan al Estado mexicano derivados de las asignaciones y los contratos en el sector petrolero.

El CIDAC destacó que un elemento que llama la atención es cómo el FMPED servirá para cubrir los faltantes del Presupuesto de Egresos, lo cual crece en importancia si se considera que será del orden de 4.7 por ciento del producto interno bruto (PIB) y que la operación deficitaria del gobierno puede incrementarse.

Acumulación de ingresos estará sujeta a la volatilidad

Un problema adicional del FMPED es que el monto de acumulación de los ingresos petroleros para transferencia al erario estará sujeto a la volatilidad del precio del petróleo y/o a una producción súbita de hidrocarburos, variables sobre las cuales el Estado mexicano no tiene control. Adicionalmente, dos aspectos altamente discutibles del FMPED consistirán en el conflicto de interés que generará la omnipresencia de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público al presidir el Consejo Técnico del fondo y ser el administrador principal de las asignaciones de los montos para cubrir faltantes.

Además, persiste la débil subordinación del FMPED a mecanismos de rendición de cuentas que pudieran garantizar el uso de los recursos petroleros con fines de equidad intergeneracional.

Los analistas del CIDAC señalan que visto a profundidad, el FMPED simplemente será una nueva forma de financiar los gastos que actualmente se sufragan vía los ingresos petroleros de Petróleos Mexicanos (Pemex), por lo que consideraron que no hay nada nuevo bajo el sol.

En contraste con el diseño mexicano, añadieron, el fondo de pensiones noruego –el más grande del mundo– tiene solamente como propósitos principales suavizar en el tiempo el gasto derivado de los ingresos volátiles del petróleo y actuar como un vehículo de ahorro de largo plazo que permita al gobierno acumular activos financieros para hacer frente a los compromisos financieros futuros asociados al envejecimiento de la población.

El gobierno noruego ha procurado separar el gasto de los ingresos procedentes del petróleo a fin de cuidar que se cumplan sus objetivos. Un aspecto curioso de la ley noruega, y que contrasta con el FMPED, establece que los retiros destinados a cubrir déficit presupuestarios deben corresponder estrictamente al retorno real estimado del fondo a fin de preservar de forma indefinida, y en términos reales (y no como porcentaje del PIB), su valor en un horizonte de tiempo infinito.

Otro aspecto relevante consiste en su estructura de gobernabilidad, la cual está marcada por una clara separación de responsabilidades entre las autoridades políticas y la administración operativa. En Noruega el petróleo es circunstancial, en México, con o sin Fondo, seguirá siendo un fondo de financiamiento del gobierno federal.

De acuerdo con la reforma, la SHCP será la encargada de constituir el FMPED y establecer los mecanismos de su funcionamiento para transferir anualmente una proporción de ingresos petroleros –medida como porcentaje del PIB– igual a la que se destine al presupuesto federal.

En el orden de prioridades, se plantea que primeramente se liquiden los pagos establecidos de los contratos, después se destinen recursos a los Fondos de Estabilización de los Ingresos Petroleros y de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas, posteriormente se realicen transferencias a fondos de Extracción de Hidrocarburos, de investigación en materia de hidrocarburos, de sustentabilidad energética y proyectos relacionados con fiscalización petrolera; posteriormente, la prioridad será reducir pasivos financieros del sector público y finalmente destinar los remanentes al sistema de pensiones, inversiones en infraestructura, ciencia, tecnología e innovación, así como proyectos de energías renovables.

Añadir un comentario