Política
Ver día anteriorDomingo 15 de diciembre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Acosan aún a jóvenes detenidos hace más de un año
Fernando Camacho Servín
 
Periódico La Jornada
Domingo 15 de diciembre de 2013, p. 8

Pese a que las autoridades capitalinas nunca tuvieron elementos reales para encarcelar a la gran mayoría de los detenidos por las protestas del primero de diciembre de 2012 contra la toma de posesión de Enrique Peña Nieto, muchos de ellos siguen siendo hostigados de diversas formas por la policía, aun cuando formalmente ya no existe ningún proceso judicial en su contra, denunció Alejandro Lugo Morán, uno de los jóvenes aprehendidos hace un año.

En charla con La Jornada, el activista denunció que él y otras personas que también fueron víctimas de detención arbitraria y fabricación de cargos, todavía son vigiladas por agentes policiacos en sus propios domicilios e incluso sufren la intervención de sus teléfonos celulares, en un proceso de revictimización injustificable.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal nos consideró como víctimas de privación ilegal de la libertad, detención arbitraria, y en mi caso también de tortura, comprobada con el Protocolo de Estambul. Por todo eso se le formularon al gobierno de la ciudad varias recomendaciones, entre ellas derogar el protocolo de control de multitudes y darnos una indemnización, pero ninguno de esos puntos se ha cumplido, deploró Lugo.

Por el contrario, dijo, los policías todavía me hostigan. La gente de la Procuraduría del DF va a mi casa a ver si vivo ahí, a tomar fotos. Sólo voy a mi casa por ratos, porque no tengo tranquilidad. Es todo un proceso de revictimización a pesar de que ya se determinó que no hubo elementos para tenerme preso, subrayó el joven.

Además de la vigilancia directa en su domicilio, añadió, pienso que tengo el celular intervenido, porque se escucha eco en la línea y muchas veces las llamadas se cortan sin ninguna razón a los diez segundos de que empecé a hablar.

Añadir un comentario