Política
Ver día anteriorLunes 16 de diciembre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Nosotros ya no somos los mismos

Hechos y actos de un júnior frívolo

La Estela de luz, corrupción emblemática

Ortiz Tejeda
Foto
¿Podría alguien superar el nombre de Estela de luz con el que Felipe de Jesús bautizó el adefesio emblemático de la estulticia, la zafiedad y las corruptelas que caracterizaron a su gobierno?Foto Guillermo Sologuren
N

o hay duda que Luis Carbonell Paredes llenaba satisfactoriamente el requisito de: experiencia en las tareas del cargo, cuando el breve secretario Poiré lo designó como director de Comunicación Social de Gobernación. Carbonell había ocupado este mismo puesto en la administración del gobernador Estrada Cajigal de Morelos. ¡Exacto! El júnior frívolo, irresponsable, represivo y corrupto que gobernó Morelos los primeros seis años de este siglo. Ese, el que decía haber estudiado algunos meses la carrera de Comunicación en la Ibero, pero ostentaba un título del Tec de Monterrey. El terror de tables, antros, bares y restaurantes de lujo. El júnior que de mecánico de automóviles de lujo, saltó a presidente municipal de Cuernavaca y luego a gobernador del estado. El que sacó su licencia de piloto para manejar el licencioso helicóptero del amor, que le costaba a los morelenses millones de pesos mensuales, a fin de que su gobernante pudiera imitar al inolvidable Andrea Rossi (Marcello Mastroianni), funcionario de la OTAN, que sólo funcionaba sexualmente en situaciones de riesgo ( Casanova 70, de Mario Monicelli, triunfadora en el Festival de San Sebastián, 1965). El helicóptero cubría una función afrodisiaca indispensable para el éxito de los eróticos retozos de Estrada Cajigal con sus novias, a una de las cuales recogía en el campus de la Universidad Americana de Cuernavaca, ante los ojos de toda la comunidad que, anonadada, contemplaba la asunción de Maciel Calvo (la joven novia universitaria), a las alturas del Señor de los cielos. (Por favor investigar la diferencia entre ascensión y asunción). De allí la tierna y romántica calificación del transporte aéreo gubernamental como el helicóptero del amor. El rechazo popular al gobierno de Estrada Cajigal fue tan amplio que aun la gente decente de su partido consideraba que su destitución era una medida de salud pública inaplazable. Pero como lamentablemente dentro de esta gente no estaban los señores Fox y Calderón, Estrada salvó las fundadas acusaciones de sus relaciones con la crema y nata del narco que, con su llegada al gobierno, se había entronizado en Morelos. Estrada, voluntarioso, irascible y mal agradecido, pese a deberle la vida política a su filiación blanquiazul, renegó del blanqui y se entregó al Azul. Me refiero a que se convirtió en yerno de Juan José Esparragoza Moreno (el merititito Azul), quien ocupa el tercer lugar en el competido ranking de los individuos más buscados por la justicia de Estados Unidos. Con esta relación dio un fuerte mentís a los desbocados que afirmaban que sostenía ilícitas relaciones con la delincuencia organizada. Dicen lenguas viperinas, alcaparradas y a la veracruzana, que cuando se conoció la formalización de relaciones entre las familias Estrada Cajigal y Esparragoza Moreno se levantó una ola de reproche e indignación entre los allegados a la familia… de la novia, pues sentían que por un caprichito de la niña se ponía en entredicho la prosapia de los Esparragoza. Pues resulta que el funcionario encargado de informar, desinformar u ocultar la información de actos u omisiones del señor Estrada Cajigal fue precisamente el director de Comunicación de la Secretaría de Gobernación del señor Poiré. Anteriormente, Carbonell Paredes fue funcionario de la Semarnat, Profepa, Educación Pública y la Presidencia de la República. Quien venía de dirigir el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), ¿podía desconocer los antecedentes de uno de sus más importantes colaboradores? Contralínea, agudo periódico digital, fue más acucioso en recabar información y nos comenta que Carbonell era muy dado a los lujos y la vida regalona. Detalla algunos hoteles y restaurantes que dan cuenta de ello: el JW Marriot, de Miami, el Intercontinental Miramar, de Panamá, Los años locos y Scena y Platea, porque le encanta la comida mediterránea. Tal vez en razón de algunos egresos considerados, como ligeramente desproporcionados, llevaron a las autoridades a fincar responsabilidades al señor Carbonell, por malversación de recursos y violación a la normatividad presupuestal. Dado que las cantidades se consideraron ratoneriles se le inhabilitó, para el servicio público, únicamente por un año.

La palabra sarcasmo nos llega del latín ( sarcasmus), pero sus orígenes se remontan al griego. Sobre su significado hay múltiples versiones, pero en el fondo, todas coincidentes. Por ejemplo, se dice que el sarcasmo es una figura retórica que consiste en una ironía mal intencionada que ofende a alguien. Se le define igualmente como una burla mordaz, hiriente que procura denostar, por el camino de enfrentar de una manera desproporcionada lo que se dice, con lo que realmente se piensa. El sarcasmo oral se apoya mucho en el lenguaje gestual, en interjecciones, muletillas, pausas y, muy especialmente, en las inflexiones de voz y en el tonito que se adopte. En el lenguaje escrito el sarcasmo se explicita por medio de diversos signos: admiración, interrogación, comillas o letras en cursivas o negritas. Del sarcasmo hay quien dice que es un insulto a la inteligencia y quien lo considera una manifestación artística. A veces incita a la reflexión y a la autocrítica. Para algunos sicólogos es una forma de terapia en la medida que ayuda a liberar la ira. El sarcasmo, aunque existe en todos los idiomas, se ve acotado por diferencias culturales, regionales y generacionales. Ahora pregunto: si se convocara a un certamen nacional para encontrar el sarcasmo más ofensivo, mal intencionado, hiriente, mordaz que Felipe de Jesús nos hubiera infligido a los mexicanos, ¿podría alguien superar el nombre con el que bautizó el adefesio emblemático de la estulticia, la zafiedad y las corruptelas que caracterizaron su gobierno? La Estela de la luz. Desde sus orígenes, esa insultante construcción fue oscura, tenebrosa, tránsfuga de la transparencia.

Recordemos algunos datos que a unos cuantos meses nos resultan increíbles: el 26 de enero de 2009 se llevó a cabo un acto en los jardines del Castillo de Chapultepec, presidido por Felipe de Jesús, en el que se anunció la convocatoria para la construcción del Arco del Bicentenario. (Ni siquiera en esto hubo veracidad: el arco sin cambio alguno en la convocatoria resultó, según la opinión popular, una galleta suavicrema). La convocatoria se dio a conocer por Internet, pero no se publicó en el Diario Oficial. Tampoco fue abierta a todos los profesionales, mexicanos, sino a un selecto grupo de arquitectos escogidos por las autoridades. El resultado del concurso fue dado a conocer por el entonces secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, el 15 de abril del mismo año. El costo inicial de la magnificente obra fue de 398 millones de pesos. La propuesta triunfadora correspondió al arquitecto César Pérez Becerril, a quien el fideicomiso creado por el gobierno para la construcción del arco le firmó contrato para la elaboración del proyecto ejecutivo. Iba a escribir inexplicablemente, pero, a la luz de los acontecimientos, creo que es más apropiado decir muy explicablemente el contrato para la construcción se otorgó a la empresa paraestatal III Servicios, la cual, de acuerdo con investigación realizada por la Auditoría Superior de la Federación carecía de capacidad, infraestructura y personal competente, razón por la cual tuvo que subcontratar el 100 por ciento de la obra (cobrando por su intermediación un porcentaje de 13 por ciento), lo que ocasionó un gasto adicional de 725 millones de pesos. El contrato original, firmado el 18 de noviembre de 2009, fue modificado en varias ocasiones. La primera vez, los costos se elevaron a mil millones 35,880, con lo que la comisión de la empresa III Servicios aumentó a 80 millones de pesos. En la siguiente modificación desaparecieron de las obligaciones de los contratistas, la construcción del Espacio Conmemorativo que incluía una plaza cubierta, una sala de exhibición, un espacio con fuentes y jardines que integraría el Altar de la Patria, la Secretaría de Salud, la Torre Mayor y el parque Ariel. Últimos datos de este lunes: 1) La mentada estela nos costó a los contribuyentes 192 por ciento más de lo presupuestado originalmente. 2) El proyecto ejecutivo de la galleta de Felipe de Jesús contemplaba 34 mil 877.96 metros cuadrados de construcción. La obra, al final, sólo llegó a 8 mil 138.23 metros cuadrados 3) La obra debió estar terminada el 15 de septiembre de 2010. Se entregó 15 meses después, el sábado 7 de enero de 2012. No puedo dejar de aplaudir el arrojo y la valentía de Felipe de Jesús y el flautista de Bucareli, al haberse atrevido a inaugurar su brutal sarcasmo, rodeados de tantas ratas y ratones. Y todavía falta.

ortiz_tejeda@hotmail.com

Twitter: @ortiztejeda

Añadir un comentario