Política
Ver día anteriorSábado 21 de diciembre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Seguro Popular: recentralización
Gustavo Leal F.*
E

n el contexto de la nueva Ley General de Contabilidad Gubernamental (2013), omitiendo enfrentar las severas fallas estructurales de su diseño y después de imponer una reforma a la Ley General de Salud que –con disposiciones legales y penales de corte punitivo– recentraliza los recursos programáticos desde la Ssa sepultando el anhelo federalista, la naturaleza racionante del derecho a la salud –vía paquetes básicos acotados– del proyecto de universalidad sanitaria peñista confirma que el uso de la bolsa pública no fortalecerá clínicas y hospitales de los Sistemas Estatales de Salud, sino a establecimientos privados.

El 8 de noviembre el IMSS y la Comisión Nacional de Protección Social en Salud acordaron que el instituto prestará la atención médica a niños recién nacidos y hasta los cinco años, beneficiarios del Seguro Médico Siglo XXI (antes, con Calderón, Seguro Médico para una Nueva Generación).

Invocando el convenio de pisos mínimos de protección social –no de seguridad social integral– que el secretario Navarrete Prida signó con la OIT en abril 2013, José Antonio González Anaya desde el IMSS y Gabriel O’Shea por el Seguro Popular coincidieron que la inversión en salud para protegerlos es la base para garantizar un piso mínimo de oportunidad para su desarrollo como individuos. Además apoyar a los padres que tienen un hijo enfermo y carecen de algún tipo de protección de salud.

El convenio de colaboración establece que el IMSS brindará los servicios racionados de salud que los menores requieran a través de las 140 intervenciones complementarias al catálogo universal de servicios esenciales de salud (Causes) y el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos (FPGC) del Seguro Popular. Para ello se emplearán las instalaciones del programa IMSS-Oportunidades. Con el apoyo financiero que recibirá el instituto se logrará una cobertura completa e integral en los primeros años de vida de los niños (IMSS, comunicado de prensa 131). ¿Cómo así cuando el propio IMSS reconoce que la protección sólo contempla las 140 intervenciones complementarias del Causes?

Según el IMSS, con este convenio para la portabilidad del derecho a la salud, se avanza en el establecimiento de un modelo homogéneo y unificado, basado en la integración funcional de las distintas instituciones del Sistema Nacional de Salud para ofrecer beneficios iguales a todos los mexicanos. Un paso importante para hacer del Sistema Nacional de Salud Universal una realidad.

El 23 de noviembre el Hospital General de México firmó un convenio de colaboración con el Hospital ABC y la fundación Cardias para que niños con cardiopatías congénitas puedan ser operados en ABC oportunamente. Francisco Navarro, director general en la Ssa de la Coordinación de Hospitales Federales de Referencia, comunicó que se incluirá en el programa a pacientes de otros hospitales federales. Con el acuerdo, explicó, se podrá operar entre 30 y 40 niños anualmente, sobre todo en casos complejos.

La Ssa cubrirá el costo de los procedimientos quirúrgicos con recursos del Seguro Médico Siglo XXI y el FPGC del Seguro Popular. El convenio tendrá vigencia de tres años, prorrogables y busca ampliar la capacidad del Sistema Nacional de Salud para atender a niños que, con esas patologías, pueden también ser transferidos a los institutos nacionales de Cardiología y Pediatría.

Pero para Navarro, debido a que ambos institutos son centros de concentración nacional que enfrentan alta saturación, el convenio ayudará a que los pacientes reciban el servicio de manera oportuna. Y, en su opinión, la infraestructura indispensable para esos procedimientos quirúrgicos es de alta tecnología y en el servicio médico privado puede tener un costo de 600 a 700 mil pesos ( La Jornada, 23/11/13).

El 9 de octubre el Sindicato de Trabajadores Descentralizados General Lázaro Cárdenas de la Secretaría de Salud de Michoacán amplió la toma de oficinas y hospitales de la entidad exigiendo prestaciones sociales para 4 mil 500 empleados administrativos y médicos que cobran por honorarios y que no disponen de esos beneficios. Días antes habían tomado las oficinas centrales de la secretaría local y del Seguro Popular en Morelia, así como las áreas de consulta externa de los hospitales regionales de Sahuayo, Tuxantla, Ciudad Hidalgo, Cherán, Zamora, Nueva Italia y Maravatío. La dirigencia sindical ha comunicado que el gobierno estatal analiza otorgar en forma paulatina la seguridad social que demandan los trabajadores, aunque sólo se liberarán las instalaciones cuando se presenten propuestas por escrito ( La Jornada, 9/10/13).

Ya el 7 de febrero de 2013, Joel Ayala Almeida, presidente de la FSTSE por cuarta ocasión, había reconocido que en 12 años de panismo se acumularon muchos pendientes en el sector laboral, quedaron asuntos sin resolver para los trabajadores y, en particular, para los gremios de burócratas, donde hace falta otorgar base a miles de empleados y el otorgamiento a todos de un sistema de seguridad integral. Tan sólo en el sector salud se requiere dar base a cerca de 25 mil trabajadores e incorporarlos y los de otras áreas al Issste ( La Jornada, 7/2/13).

Y es que desde que se inició el proceso de ajuste estructural en México, el volumen de trabajadores con plaza de base se ha mantenido prácticamente constante y la modalidad de contratación dominante ha sido el contrato temporal sin beneficios de ley. Gustavo Nigenda (2012), Regularización laboral de trabajadores de la salud pagados con recursos del Seguro Popular.

*Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco

Añadir un comentario