Economía
Ver día anteriorSábado 4 de enero de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La cartera vencida se triplicó en el último año, según datos de la CNBV y Condusef

En mora, uno de cada 9 créditos personales otorgados por la banca

Refleja insuficiencia de ingresos o sobrendeudamiento de muchas familias, consideran

Roberto González Amador
 
Periódico La Jornada
Sábado 4 de enero de 2014, p. 16

Reflejo de pérdida de ingresos y capacidad de pago, el número de préstamos personales otorgados por la banca comercial que se encuentran en cartera vencida se triplicó en el último año, a un punto en que uno de cada nueve créditos otorgados está en mora, reveló información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

El incremento de la morosidad en los préstamos personales refleja un problema de insuficiencia de ingresos o de sobrendeudamiento para la economía de muchas familias, consideró la Condusef.

La morosidad entre los usuarios de préstamos bancarios personales se ha triplicado, mientras que el número de estos créditos apenas creció en una tercera parte en el último año, de acuerdo con datos de la Condusef, que observa en esta tendencia una muestra de la complicación que tienen los usuarios para atender el servicio de esas deudas.

De acuerdo con cifras publicadas por la CNBV, la situación de pago para un número amplio de personas que han contratado en los últimos años un esquema de este tipo se ha complicado, expuso este viernes la Condusef, organismo que recomendó cautela a los clientes de la banca al solicitar un préstamo personal.

Entre junio de 2011 y junio de 2012 el número de préstamos personales otorgados por la banca aumentó 31 por ciento, una tercera parte, al pasar de 5 millones a 6.5 millones, en tanto que en agosto de de 2013, última información disponible, se ubicó en 10 millones 103 miol 311 créditos, según datos de la CNBV citados por el organismo de defensa de los usuarios de servicios financieros.

En el primer semestre de 2012 el número de créditos vencidos ascendió a 469 mil, en tanto que en agosto de 2013, la cifra prácticamente se triplicó al llegar a un millón 405 mil créditos; a su vez, los créditos con atraso, esto es, que no fue pagada la mensualidad en la fecha establecida, se mantuvieron prácticamente sin cambio en alrededor de un millón 150 mil 178 créditos, añadió.

El crecimiento de la morosidad a una tasa que supera ampliamente la de los nuevos préstamos otorgados refleja un posible problema de insuficiencia de ingresos o de sobrendeudamiento para la economía de muchas familias, consideró.

Para obtener un préstamo personal prácticamente sólo hay que acudir a una sucursal bancaria, solicitar la cantidad requerida, que será proporcional a los ingresos mensuales y cumplir con los requisitos de papeleo y comprobación, esto es: presentar constancia de ingresos de los dos últimos meses, domicilio, historial crediticio y referencias personales, refirió la Condusef. Sin embargo, en la actualidad existe un número importante de instituciones que ofrecen este esquema financiero, y, por ende, también una gran variedad en sus condiciones de pago, sus tasas de interés y comisiones, agregó.

Puso como ejemplo que, en el sistema bancario, una persona podrá encontrar una opción de crédito personal de 20 mil pesos a un plazo de tres años con un Costo Anual Total (CAT, que incorpora intereses y comisiones) que puede ir desde 22.9 hasta 126 por ciento.

Comparar y seleccionar la mejor alternativa en función al CAT, puede significar no sólo pagar una mensualidad menor (mil 200 pesos frente a mil 800 en el ejemplo referido), sino también un monto menor al término del plazo (27 mil 400 pesos contra casi 35 mil pesos, es decir, 22 por ciento menos en el caso del ejemplo), expuso la Condusef.

La Condusef recomendó al público que en caso de requerir un préstamo personal, recurra a una institución financiera autorizada y no confíe de aquellas entidades que ofrecen préstamos personales fáciles, express, sin garantías ni consulta al Buró de Crédito o que piden un anticipo.

Añadir un comentario