Mundo
Ver día anteriorMiércoles 15 de enero de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Si almacenar metadatos sirve para evitar sólo un atentado, vale la pena: ex vicejefe de la CIA

Expertos defienden el espionaje de la NSA, aunque recomiendan ajustes

Obama dará a conocer el viernes sus conclusiones sobre la revisión a programas de inteligencia

Foto
Se espera que el presidente estadunidense Barack Obama anuncie en breve limitaciones a la vigilancia en las comunicaciones de líderes extranjeros considerados aliados. En la imagen, sede de la NSA, en el fuerte MeadeFoto Ap
Dpa, Ap, Afp y Pl
 
Periódico La Jornada
Miércoles 15 de enero de 2014, p. 27

Washington, 14 de enero.

Un comité de expertos convocado por el presidente estadunidense, Barack Obama, defendió hoy el espionaje telefónico de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), aunque consideró que deben hacerse algunas modificaciones para la protección de los derechos de los ciudadanos.

Los expertos, que comparecieron ante el comité de justicia del Senado en Washington, indicaron que el programa es significativo en la lucha contra el terrorismo.

Si el amplio almacenamiento de metadatos sirve sólo una vez para prevenir un ataque terrorista, habrá valido la pena, declaró el ex vicejefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) Michael Morell en la reunión.

Cuando se tiene el detalle de las llamadas telefónicas realizados por determinado individuo se puede saber enorme cantidad de cosas sobre esta persona, dijo, si bien se pronunció por correcciones en el programa de espionaje de la NSA.

El gobierno de Obama, al igual que el de George W. Bush, que concibió el sistema, considera que el almacenamiento de metadatos no constituye una violación a la vida privada de las personas, pues no hay una grabación de las conversaciones.

Cambios para evitar abusos

Sin embargo, los expertos estimaron en diciembre que el programa, que permite a la NSA almacenar cinco años de datos sobre el conjunto de las comunicaciones telefónicas realizadas en Estados Unidos (números llamados, horarios, duración de las conversaciones, pero no su contenido), debe ser modificado para mejorar su transparencia y evitar futuros abusos.

De su lado, un grupo que representa la industria de la telefonía celular en Estados Unidos señaló que tendrá problemas si el gobierno exige el almacenamiento de registros telefónicos por largo tiempo.

Nuestros miembros se opondrían a la obligación de retención de datos que demandaría que se guarden por más tiempo del necesario, anticipó Jot Carpenter, vicepresidente para asuntos gubernamentales de la CTIA The Wireless Association.

Entre los miembros del grupo se encuentran los gigantes del mercado de la telefonía móvil como Verizon Wireless, T-Mobile USA y Sprint Corporation.

Carpenter respondió de este modo a la posibilidad de que la Casa Blanca acepte la recomendación de traspasar la responsabilidad del almacenamiento de datos de las llamadas de telefonía celular de la NSA a las compañías privadas de teléfono, y que éstas, a su vez, deban permitir que el gobierno registre sus archivos con propósitos de vigilancia.

La responsabilidad es una preocupación para las telefónicas, que podrían ser demandadas en caso de que algún intruso cibernético tuviera acceso no autorizado a los registros, según algunos analistas.

Según la ley antiterrorista conocida como Acta Patriota, que rige el programa de recolección de llamadas telefónicas de la NSA, las empresas de telefonía no son responsables legalmente cuando entregan información al gobierno en investigaciones sobre terrorismo.

Obama afirmó este martes que su revisión de los programas de espionaje de la NSA revelados por el ex contratista de esa dependencia, asilado en Rusia, Edward Snowden, está casi lista y presentará sus conclusiones durante un discurso que pronunciará el próximo viernes en la sede del Departamento de Justicia en Washington. Se espera que anuncie limitaciones al espionaje a líderes extranjeros considerados amigos y cambios en el programa de la NSA para recopilar registros telefónicos de estadunidenses.

En junio del año pasado Snowden reveló un espionaje masivo por Internet, que incluyó a mandatarios de países aliados como la canciller federal alemana, Angela Merkel, y la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, lo que desató una controversia sobre los alcances de la NSA y el derecho a la privacidad.

Por otro lado, Mohamed Osman Mohamud, condenado por actos de terrorismo, reclamó a la justicia una importante lista de documentos recopilados por la NSA para tratar de revertir su condena, según un documento judicial obtenido este martes.

El hombre fue declarado culpable el año pasado de tentativa de uso de un arma de destrucción masiva en una ceremonia del encendido de un árbol de Navidad en Oregon en 2010. Este ex estudiante fue descubierto, según sus abogados, en una operación de infiltración de la FBI (Oficina Federal de Investigaciones) y supo tras su condena que los policías utilizaron informaciones interceptadas por la NSA sin que él supiera y tampoco fue notificada dicha acción a los fiscales locales.

Sus abogados consideraron que debido a ello, su cliente no recibió un juicio justo.

Una corte federal de apelaciones anuló las reglas de la Comisión Federal de Telecomunicaciones que garantizan que todas las transmisiones de contenido por la red sean tratadas de la misma forma.

La decisión permitirá a los proveedores de servicios en la red decidir qué servicios, como las películas de Netflix, los videos de YouTube, noticias, etcétera, permiten que se transmita a los consumidores a través de sus redes.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks