Opinión
Ver día anteriorSábado 25 de enero de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 

Cierra el dólar en ventanilla a 13.75 pesos; el titular de Hacienda descarta intervención

Cae el mercado bursátil de NY; pérdidas en la bolsa mexicana

Temor a menor crecimiento de China y recorte a compra de bonos por la Fed, entre las causas

Foto
Imagen del piso de remates de la bolsa de valores de Nueva York el pasado 16 de enero. Este viernes el índice Dow Jones cerró su peor semana desde noviembre de 2011 al caer 38 puntos, 2.1 por ciento, el Standard and Poor’s retrocedió 38.17 unidades, 2.09 por ciento, lo que significó su peor resultado desde noviembre de 2012, y el índice Nasdaq se desplomó 90 puntos, 2.2 por cientoFoto Ap
Reuters y Afp
 
Periódico La Jornada
Sábado 25 de enero de 2014, p. 20

Nueva York, 24 de enero.

El mercado bursátil estadunidense se desplomó este viernes debido a las preocupaciones de los inversionistas por un menor crecimiento económico en China, el temor de que la Reserva Federal de Estados Unidos recorte su programa de compra de bonos, así como el fin de las políticas de estímulo en Europa. Los analistas coinciden en que son estas mismas razones las causantes de fuertes pérdidas en la Bolsa Mexicana de Valores.

El índice Dow Jones cerró su peor semana desde noviembre de 2011, cayó 38 puntos, 2.1 por ciento, el Standard and Poor’s retrocedió 38.17 unidades, 2.09 por ciento, lo que significó su peor resultado desde noviembre de 2012 y el índice Nasdaq se desplomó 90 puntos, 2.2 por ciento, mientras que el Índice de Precios y Cotizaciones mexicano tuvo pérdidas por 1.26 por ciento, para quedar en 41 mil 551.8 unidades, su menor nivel desde el 25 de noviembre pasado. Respecto del viernes previo, la BMV acumula pérdidas por 2.2 por ciento.

En medio de una creciente preocupación por las economías y las monedas de América Latina, los inversionistas decidieron deshacerse de activos riesgosos, concretamente en los países emergentes. El sombrío escenario externo golpeó con más fuerza a economías con problemas internos como el caso de Argentina o Turquía. Ante ello, los inversionistas se volcaron a mercados con alta liquidez en dólares como México para hacer coberturas.

La turbulencia coincide con cambios en la economía mundial: China y otras economías emergentes parecen estar pasando problemas, mientras las economías de Estados Unidos y Europa finalmente muestran indicios de fortaleza renovada casi cinco años después del final de la Gran Recesión.

El mundo está sufriendo el catarro de los mercados emergentes, dijo Michael James, director de operaciones en Wedbush Securities en Los Angeles.

La amplia naturaleza de las caídas combina problemas específicos de cada país con la realidad de que la reducción en la compra de bonos de la Reserva Federal por parte del gobierno de ese país reduce la liquidez que ha impulsado el alto rendimiento de los mercados emergentes.

La autoridad hacendaria en México se apresuró a calmar los mercados afirmando que nuestro país es una economía emergente bien posicionada para sortear la volatilidad, y así lo hicieron también las autoridades de otros países emergentes como Argentina y Brasil. Sin embargo, Lorne Baring, directora de B Capital Wealth Management, en Ginebra, dijo que se espera que las caídas empeoren antes de mejorar.

El sistema cambiario, altamente líquido, dice

La moneda se ha depreciado 2.4% en el año

Roberto González Amador

El valor del peso frente al dólar cayó este viernes al nivel más bajo desde julio de 2012, en medio de un retraimiento de inversiones de países en desarrollo provocada por temores de una crisis en el sistema bancario chino, que afectó la cotización de monedas en diferentes regiones del mundo.

En Davos, Luis Videgaray, secretario de Hacienda, consideró innecesaria una intervención para apoyar el peso, porque, el mercado permanece líquido. El mercado cambiario mexicano afortunadamente está altamente líquido y en este momento no se requiere una intervención, declaró a Bloomberg.

La cotización del peso para transacciones de mayoreo, realizadas por las grandes empresas y que son las más representativas del mercado de divisas, se situó este viernes en 13.44 pesos por dólar, reportó el Banco de México. Para el público en general, se vendió a 13.75 pesos, de acuerdo con Banamex.

En el año el peso se ha depreciado 2.4 por ciento.

Apenas transcurridas unas cuantas semanas desde el inicio del año, ha cambiado totalmente la perspectiva para el mercado cambiario en México, apuntó este viernes a La Jornada Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero de Banco Base.

El peso se ha depreciado fuertemente, dijo. Incluso en algún momento llegó a tocar 13.60 pesos por dólar, cotización que no se veía en más de un año y medio, agregó.

La depreciación del peso formó parte de un ajuste en el valor de monedas de varios países, en la que influyó principalmente el temor de una crisis bancaria en China, la segunda economía mundial, explicó Siller.

Lo que está sucediendo es que el peso se deprecia fuertemente, llegó a tocar 13.60 pesos, nivel que no se veía desde julio de 2012, a pesar de todas las especulaciones que hubo en los últimos meses sobre el retiro de las políticas de estímulo por parte de la Reserva Federal (Fed, banco central) de Estados Unidos, dijo. Ahora se especula que el próximo miércoles la Fed aunciará una nueva disminución, de 10 mil millones de dólares, en sus compras de bonos. A ello se agrega el hecho de que parece que China está próximo a sufrir una crisis bancaria, de lo que ya se había hablado, pero no tan fuertemente como ahora, abundó.

Regreso de capitales a Estados Unidos

Desde el estallido de la crisis en 2008-2009, la Fed puso en práctica una política de inyectar liquidez a los mercados financieros de Estados Unidos, por medio de la compra de bonos, para estimular la economía. Esa política redujo las tasas de interés en ese país a mínimos históricos, lo que hizo que aumentaran los flujos de inversión financiera a países que pagan un mayor rendimiento a ese tipo de inversiones, como México. El banco central estadundiense inició, en 2013, la disminución gradual de sus inyecciones de liquidez, lo que hace prever un regreso de las inversiones financieras a Estados Unidos, con la consiguiente salida de los mercados en desarrollo o emergentes, como los llaman en la jerga financiera.

Los temores sobre problemas en el sistema bancario chino y los últimos datos que reportan una contracción en la manufactura de ese país, que es un motor importante del crecimiento mundial, puede tener un efecto dominó en otras economías, expuso Siller. Esto ha causado una aversión al riesgo por invertir en países emergentes, lo que hace que los inversionistas se refugien en otros activos, como oro o bonos del Tesoro de Estados Unidos y ello provoca salida de capitales de economías emergentes como México y, por lo tanto, una menor oferta de dólares y subida del tipo de cambio.

Generalmente, en los meses de enero el peso se aprecia en su cotización frente al dólar, comentó, y este año está ocurriendo lo contrario. A ello contribuye también el hecho de que el peso mexicano es una de las monedas de mayor liquidez (es una de las principales en que se realizan transacciones en el mundo, dado que no hay restricciones para operar contratos en esa moneda). Se abre, previó, la posibilidad de que este año haya cotizaciones cercanas a 14 pesos por dólar, que no se han visto desde 2012.