Política
Ver día anteriorSábado 25 de enero de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Economías bajo asedio
Incita Shell otra crisis: Argentina

El gobierno afloja la política cambiaria

Acusa Kicillof a la petrolera de intentar desestabilizar el régimen

Autorizan la compra de dólares, según los ingresos declarados

Foto
Un pizarrón electrónico muestra la paridad del euro y el dólar en una de las calles del centro de Buenos AiresFoto Reuters
Stella Calloni
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 25 de enero de 2014, p. 2

Buenos Aires, 24 de enero.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguró hoy que Argentina estuvo el jueves bajo un ataque especulativo muy fuerte y acusó al titular de la petrolera angloholandesa Shell, Juan José Aranguren, de llevar a cabo la maniobra para elevar el precio del dólar y desestabilizar al gobierno.

Esto llevó hoy a la decisión de permitir la compra de dólares para el ahorro privado, buscando dar certidumbre y generar más equidad en este asunto cambiario.

El ministro advirtió que hay intereses muy fuertes atentando contra el proyecto económico, como es el caso de la petrolera Shell.

Kicillof relató que ayer, cuando el dólar se estaba vendiendo a 7.20 pesos, la compañía pidió acceder a 3 millones de dólares a un precio de 8.40 pesos.

“La maniobra fue tan clarita que no hace falta explicarla demasiado –dijo–, estaban armando una escalerita que fue rápidamente desbaratada el día de ayer; querían tener un dólar a 13 pesos”. Señaló también a los exportadores de cereales que estuvieron reteniendo los pagos por exportaciones con la idea de que iba a darse una megadevaluación.

Kicillof dijo que los agricultores han retenido toda la cosecha y el gobierno calcula que eso equivaldría a unos 4 mil millones de dólares.

Los dólares de la cosecha son en Argentina la mayor fuente de ingreso de divisas para el Banco Central, cuyas reservas han caído 23 mil millones de dólares en tres años y se ubican ahora en 29 mil millones de dólares.

Sobre la medida anunciada hoy, detalló que se autorizará la compra de dólares al público en general en concordancia con el flujo de ingresos declarado por los particulares y mediante el pago de un 20 por ciento de anticipo del impuesto a las ganancias. Ese mismo monto pasará a abonarse en las compras en el exterior y en la adquisición de divisas para turismo, en las que hasta hoy se retiene un 35 por ciento.

Lo que no podemos permitir tampoco es que vaya alguien, no diga de dónde lo sacó y compre 2 millones de dólares por mes, sostuvo Kicillof, quien también consideró que a medida que la situación se vaya normalizando por supuesto que tendrá un efecto sobre las reservas.

Por su parte, el periódico Ámbito Financiero publicó que el gobierno asegura que la devaluación del peso no es su responsabilidad, sino resultado del juego de la oferta y la demanda en el mercado de cambios. Agregó que el enfrentamiento entre el titular de Shell y la Casa Rosada es de vieja data.

En referencia al tema de la inflación y los salarios, Kicillof remarcó que “hace poco decían que para los salarios tomaban el dólar a 12 pesos y ahora lo van a tomar en la tasa oficial de 8 pesos. Es una contradicción que no se puede ni rebatir, porque se van cambiando las caretas cada dos minutos.

No obstante vamos a pedir responsabilidad, hoy tenemos los precios cuidados y vamos a reunirnos ya mismo, porque si alguien nos dice que por haber movimientos en el tipo de cambio oficial se afectan los precios lo va a tener que demostrar, porque es mentira. Es mentira y no lo vamos a permitir, concluyó el ministro.

De hecho, la empresa Enargas clausuró dos estaciones de servicios de Shell.

Por otra parte, el anuncio de que el próximo lunes se podrá comprar dólares sacudió también al mercado.

El precio de la divisa ha alcanzado un nivel de convergencia aceptable para los objetivos de la política económica, explicó el jefe de gabinete, Jorge Capitanich, al anunciar la flexibilización de las normas que deben cumplir las personas físicas para comprar dólares.

En 2011, el gobierno de la presidenta Cristina Fernández restringió la compra de la divisa estadunidense para evitar la especulación.

Con las nuevas medidas, las personas físicas podrán adquirir dólares de acuerdo al flujo de ingresos declarados al gobierno y con un pago de 20 por ciento por anticipo de ganancias. También disminuyó de 35 a 20 por ciento el impuesto a la venta de dólares para viajar al extranjero.

Por otra parte, el presidente de la Unión Industrial Argentina, Héctor Méndez, sostuvo que las decisiones del Ejecutivo apuntan a mejorar la competitividad y son una muy buena señal y un punto de partida para hacer más cosas en beneficio del crecimiento con desarrollo e inclusión social.

Méndez añadió que toda medida que mejore las condiciones de competitividad siempre será bienvenida por los industriales.

A su vez, el presidente de la Cámara de la Construcción, Gustavo Weiss, consideró que el anuncio del jefe de gabinete va en la dirección correcta y agregó que la nueva cotización del dólar y la liberación del tope cambiario son buenas medidas que el mercado venía reclamando, pues implican mayor transparencia y permiten hacer previsiones económicas”.

Weiss advirtió también la necesidad de que se pueda controlar el alza de precios, sobre todo en insumos que utiliza la industria de la construcción, que mayoritariamente son de fabricación nacional y no están vinculados al dólar.

En la misma línea, el presidente de la Cámara de Empresarios Mineros, Martín Dedeu, consideró positivas las modificaciones dispuestas por el gobierno.

Para el presidente de la Cámara de Importadores, Diego Pérez Santisteban, “toda medida que elimine restricciones al acceso a los mercados es positiva, y ésta en esencia lo es.

Es importante conocer la letra chica, aún hay mucho por explicar, y espero que el Banco Central y la AFIP trabajen este fin de semana para presentarnos el lunes un panorama conciso sobre metodología y alcance, de esta modificación, agregó.