Política
Ver día anteriorMiércoles 5 de marzo de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Corrupción en los sexenios panistas
Hacienda se negó a indagar a los Bribiesca

Hay elementos sobre posibles faltas administrativas y delitos, señaló comisión de diputados en 2006

La dependencia, encabezada por Carstens, archivó la solicitud

Se ocultó toda la información durante el gobierno de Vicente Fox

Roberto Garduño y Enrique Méndez
 
Periódico La Jornada
Miércoles 5 de marzo de 2014, p. 2

La Secretaría de Hacienda –que durante la primera mitad del sexenio de Felipe Calderón condujo el actual gobernador del Banco de México, Agustín Carstens– se negó a seguir la ruta del dinero manejado por los hermanos Manuel y Jorge Alberto Bribiesca, como pidió en los inicios del gobierno calderonista la comisión especial de diputados que investigó el presunto tráfico de influencias de Marta Sahagún y sus hijos en el gobierno de Vicente Fox.

El informe que presentó la comisión señaló que, después de que funcionarios de todas las dependencias de la administración foxista ocultaron información sobre los negocios de los hijos de Marta Sahagún y de Manuel Bribiesca, la única instancia para determinar y confirmar el tráfico de influencias era la Hacienda.

Sin embargo, la solicitud se archivó en la dependencia a pesar de que el informe fue enviado a la Presidencia de la República.

En el curso de la investigación, señaló el reporte, los diputados afrontaron incumplimiento, lenidad y en ocasiones mala fe de instituciones de gobierno, e incluso presiones directas del entonces presidente Vicente Fox.

Burlar la ley para obtener lucros indebidos

La investigación realizada entre abril de 2005 y enero de 2006 abarcó 10 secretarías de Estado, así como dependencias de éstas, entre ellas la banca de desarrollo, Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, Educal, Petróleos Mexicanos, Luz y Fuerza del Centro, Aeropuertos y Servicios Auxiliares, hospitales del sector salud, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, Notimex y la propia oficina de la Presidencia.

El informe concluyó que existen elementos que pudieran ser constitutivos de faltas administrativas y probables delitos, y que toda la información recabada formó un todo, que describe un escenario preocupante: tráfico de influencias, manejo de información privilegiada, dudoso origen de recursos económicos y operaciones de simulación jurídica para, a través de la condición privilegiada por la relación familiar, burlar la ley para obtener lucros indebidos.

La información vertida en el documento, proporcionado por la diputada Martha Lucía Micher (PRD) –quien presidió la comisión en esa época–, señaló que en los sexenios de Fox y Calderón hubo complicidades de servidores públicos en instituciones que, preparadas para propiciar inversiones y créditos en vivienda y otros rubros que requieren apoyo oficial, fueron desviadas a satisfacer las aspiraciones de acumulación de riqueza, que las sometió al encubrimiento de los Bribiesca Sahagún.

Foto
La Secretaría de Hacienda, encabezada por Agustín Carstens –actual gobernador del Banco de México–, archivó la solicitud enviada por una comisión especial de diputados que investigó el presunto tráfico de influencias de Marta Sahagún y sus hijos durante el gobierno de Vicente FoxFoto Cristina Rodríguez

El reporte desgrana todas las áreas en las que los hijos de Marta Sahagún se beneficiaron de contratos e incluso de bienes incautados en las aduanas.

La red de tráfico de influencias, como documentó la comisión, favoreció también al ex marido de Marta Sahagún, el doctor Manuel Bribiesca y su hospital San José, en Celaya, al que Petróleos Mexicanos le otorgó contratos como proveedor.

Uno de los principales casos que siguió la comisión especial fue la compra de cartera vencida del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB) por parte de Construcciones Prácticas, en la que se presumió que los hermanos Bribiesca utilizaron a terceras personas como prestanombres.

La comisión determinó que el IPAB redujo intencionalmente el valor de la cartera vencida para favorecerlos.

La ruta fue la siguiente: en 2004 el IPAB asignó un paquete de 27 créditos a los Bribiesca en 8.1 millones de pesos, aunque su valor en libros era de mil 183 millones 5 mil 751.33 pesos, y así la postura ganadora importó 0.68 por ciento de recuperación, en relación con el valor en libros del portafolio sujeto a venta.

Un mes después de la adjudicación, Manuel y Jorge Alberto Bribiesca vendieron uno solo de esos 27 créditos en 69 millones 460 mil pesos, por lo que de un solo golpe y sólo por una operación su ganancia fue de 61 millones 360 mil pesos.

El 3 de febrero de 2004, el IPAB asignó a Construcciones Prácticas 27 créditos comerciales y de vivienda, proceso en el que la empresa Fénix fungió como tercero especializado en el proceso de recuperación, enajenación y administración de bienes, a la que se asignó la función de preparar y colocar la cartera en poder de Bancrecer, actualmente Banorte, con el fin de obtener las mejores condiciones económicas posibles.

Para garantizar la adjudicación de cartera vencida a Construcciones Prácticas, Jorge Alberto Bribiesca depositó en garantía el cheque 9564648 de su cuenta HSBC, por un millón 303 mil 686.30 pesos.