Sociedad y Justicia
Ver día anteriorJueves 20 de marzo de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La formación de la mayoría de profesores es endeble

En bachillerato, modelo educativo vertical, poco flexible y con viejos hábitos: estudio
Laura Poy Solano
 
Periódico La Jornada
Jueves 20 de marzo de 2014, p. 36

Un modelo educativo vertical, poco flexible y con viejos hábitos es parte de los problemas que enfrenta el bachillerato en México, el cual atiende a cerca de 4.5 millones de jóvenes en 33 subsistemas de 16 mil planteles.

Con un padrón de 288 mil profesores, se detectó que un número considerable de éstos tiene una formación disciplinar y pedagógica endeble y una actualización deficiente y poco estructurada.

Además, la formación inicial de muchos no es como profesores, ya que en su mayoría egresaron de alguna licenciatura, por lo que no fomentan el trabajo colegiado, sino el individualista. Además, se detectó, que muchos llegaron a sus cargos sin experiencia previa o vocación docente.

Un diagnóstico elaborado por la Subsecretaría de Educación Media Superior, que encabeza Rodolfo Tuirán Gutiérrez, que integra un decálogo de las insuficiencias del bachillerato, revela que este nivel formativo no sólo carece de identidad propia, sino que aplica planes y programas de estudio que se caracterizan por estar sobrecargados de asignaturas e información.

También generan prácticas pedagógicas repetitivas por la fragmentación del conocimiento y prevalecen métodos tradicionales de enseñanza que privilegian el estudio memorístico. A ello se suma la carencia de talleres, laboratorios, bibliotecas y materiales de aprendizaje, pues se identificó que proliferan textos y manuales escolares desactualizados y pedagógicamente deficientes.

Asimismo, se detectó que uno de los problemas centrales en este nivel de enseñanza es su desarticulación ante la enorme heterogeneidad de subsistemas, su falta de integración y el trabajo aislado que se realiza en los planteles.

A fin de evitar que se profundice la crisis que enfrenta el bachillerato, se buscará redefinir sus objetivos para no limitarlo a una dualidad tradicional de mercado de trabajo-educación superior, sino definir las bases para que sus egresados logren ejercer una ciudadanía responsable, usen de manera efectiva sus conocimientos y logren alcanzar un proyecto de vida.

Según la subsecretaria, se trata de un nivel educativo en busca de identidad, donde se enfrentan diversos problemas tanto de contenidos disciplinares como de formación docente, de planes y programas de estudio, pero también de capacidad insuficiente para atender la heterogeneidad de sus alumnos y demandas de aprendizaje.

En cuanto a la relación maestro-alumno, se ha identificado que prevalecen relaciones autoritarias, donde el énfasis está en la disciplina, no en la formación didáctica y pedagógica.