Mundo
Ver día anteriorLunes 7 de abril de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Usan las redes sociales para fomentar disidencias: The Intercept

EU y GB han creado muchos programas como el ZunZuneo
De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Lunes 7 de abril de 2014, p. 27

Las agencias de inteligencia estadunidenses y británicas, entre otras de Occidente, han empleado secretamente las redes sociales para difundir propaganda política y manipular información y percepciones de manera similar al objetivo del recién revelado programa Twitter cubano impulsado por Estados Unidos en Cuba, según documentos filtrados por Edward Snowden y hoy difundidos por The Intercept.

Después de que la agencia Associated Press (Ap) reveló un programa secreto de la Agencia de Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID) para establecer una red de comunicaciones estilo Twitter con el objetivo tanto de recaudar información privada de ciudadanos cubanos como de fomentar disidencia contra el gobierno en la isla, nuevos documentos secretos revelan que este proyecto es sólo uno de muchos que se han contemplado e implementado internacionalmente por agencias de inteligencia occidentales, reporta Glenn Greenwald, director de The Intercept.

Greenwald, el periodista a quien Snowden entregó su archivo de documentos secretos sobre las operaciones de espionaje masivo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) –cuya publicación sigue nutriendo un debate mundial en torno a los derechos de privacidad y las operaciones de las partes secretas de los gobiernos– reportó hoy que nuevos documentos, como algunos publicados anteriormente, registran constantes intercambios entre funcionarios de inteligencia sobre formas de usar Twitter, Facebook, YouTube y otras plataformas cibernéticas con fines de propaganda y manipulación.

Los conceptos incluyen propaganda y engaño, mensajes masivos, la promoción de notas y otras formas de manipulación. Uno de los documentos publicados hoy revela que el GCHQ, contraparte británica de la NSA, tiene una unidad cuyo propósito es emplear técnicas en línea para hacer que algo ocurra en el mundo real o cibernético, y que esto incluye operaciones de información (influencia o irrupción).

Otro documento del GHCQ publicado por The Intercept contempla la explotación de redes sociales para difundir propaganda de Estado a través de Internet. A la vez, hay exposiciones de cómo generar información para que se vuelva viral en el mundo cibernético.

Si los gobiernos deben estar en el negocio de difundir propaganda política es de por sí una pregunta controvertida, escribe Greenwald, al recordar que tales actividades están limitadas o prohibidas por ley en varios países, incluido Estados Unidos. Pero señala que el uso de propaganda política contra poblaciones en el extranjero es más aceptable legalmente. Sin embargo, argumenta que en la era digital es difícil pensar que la propaganda internacional del gobierno pueda separarse del consumo doméstico en Estados Unidos.

Greenwald afirma que con la revelación de ZunZuneo en Cuba, los documentos de Snowden muestran cuán agresivamente los gobiernos occidentales buscan explotar Internet para manipular actividad política y moldear el discurso político.

Mas aún, advierte que estos programas secretos, creados con poca supervisión y rendimiento de cuentas, amenazan la integridad de Internet, cuando propaganda difundida por el Estado simula ser expresión libre. Señala que hay poca o nula habilidad para que un usuario de Internet se entere si su gobierno lo está llenando de propaganda en secreto, y es precisamente eso lo que lo hace tan atractivo a las agencias de inteligencia, tan poderoso y tan peligroso.

Los documentos presentados por The Intercept.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks