Política
Ver día anteriorMartes 8 de abril de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En el INE mi función es apegarme a la imparcialidad, aclara

Soy partidario de la izquierda, no de un partido: Javier Santiago

Dice que como consejero debe tener prudencia y continencia verbal

Alonso Urrutia
 
Periódico La Jornada
Martes 8 de abril de 2014, p. 12

Recién llegado al Instituto Nacional Electoral (INE) luego de tres intentos infructuosos por alcanzar un lugar en el extinto Instituto Federal Electoral (IFE), Javier Santiago Castillo admite sin ambigüedades: Vengo de una trayectoria de izquierda. Me sigo considerando un hombre de izquierda, pero estoy convencido de que la izquierda es una gran causa y yo soy partidario de esa gran causa, no de algún partido.

Ex dirigente del desaparecido Partido Mexicano de los Trabajadores, Santiago reivindica que a nadie se le puede pedir que esté interesado en los asuntos del país y que no tenga una definición política. ¡Ese es un derecho constitucional! Nuestro derecho humano a tener una preferencia política. La función que tenemos aquí es apegarnos a la imparcialidad, de no favorecer a ningún actor político.

El ex presidente del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) agrega para disipar dudas de su pasado: Tengo mi visión del mundo clara, pero sé lo que es estar en un espacio de esta naturaleza, lo viví siete años. Sé lo que es tener que ser prudente cuando a uno le hierve la sangre por dar una opinión que puede ser comprometida o juzgada mal por los actores políticos. Ni modo, en esta función hay que guardar prudencia, tener paciencia y continencia verbal.

A partir de su visión desde los institutos locales vislumbra cuatro retos inmediatos del INE que habrá de priorizar y en los cuales deberá fijarse una normatividad muy clara, sobre la base de que los organismos locales mantuvieron su autonomía constitucional: fiscalización, redistritación a escala estatal, conformación del Servicio Profesional Electoral y claridad en la forma como se ejercerá la facultad de atracción de un proceso electoral local, sea en su totalidad o de forma parcial.

Foto
Javier Santiago Castillo en la primera sesión plenaria del INE, el pasado 4 de abrilFoto José Antonio López

A pregunta expresa, Santiago expresó sus dudas sobre la viabilidad de designar a los consejeros locales al menos de los 17 organismos que tienen elecciones estatales en 2015. Esa es una gran preocupación que sí tengo, porque hay un serio problema de tiempo. Esperaría un transitorio que permitiera un paso previo de un modelo electoral a otro, porque se puede saturar políticamente al nuevo INE. Una cosa es desear, esperar, solicitar, exhortar a los actores políticos que no traten de intervenir en los procesos de designación de consejeros, y otra cosa es la realidad, aunque sería deseable que respetaran la reforma que ellos aprobaron.

Tras señalar que espera también que no se involucren los gobernadores en estos nombramientos, dijo que tan sólo en un proceso ideal, ajeno a las presiones políticas, la designación de consejeros implica establecer criterios, definir el procedimiento y realizar las entrevistas con los aspirantes.

“¿Y quién tiene que realizar las entrevistas? –se pregunta–, los que deben tomar las decisiones, los consejeros que estaremos muy atareados organizando la elección, modificando la normatividad interna o ajustándola a las nuevas disposiciones”.

En torno a la legislación secundaria, manifestó que existen disposiciones en la propia reforma que anticipan casos extremos, como la posibilidad de que no sea aprobada y, en su caso, deba aplicarse el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales aún vigente.

Será un inicio complejo, reconoce Santiago, quien destaca que no será más difícil que cuando debieron echar a andar el IEDF, entonces no tenían ni oficinas ni funcionarios, como sí los tiene el INE.