Estados
Ver día anteriorMiércoles 9 de abril de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Será sepultada en Guayaquil; el Registro Civil ya emitió el acta de defunción

Repatriarán a niña ecuatoriana muerta en Juárez
Rubén Villalpando
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 9 de abril de 2014, p. 37

Ciudad Juárez, Chih., 8 de abril.

El Registro Civil de esta ciudad emitió el acta de defunción de la niña ecuatoriana de 12 años de edad que el 11 de marzo presuntamente se suicidó en el albergue Casa Esperanza, y confirmó que la causa de su muerte fue asfixia por suspensión.

Iván Peña Zapién, coordinador del Registro Civil en este municipio, dijo que con al acta número 624, asentada en el libro 896, folio 89, los familiares de la niña, por conducto del cónsul de Ecuador en Monterrey, Nuevo León, pueden reclamar el cuerpo para repatriarlo.

El cadáver se encuentra en la funeraria Santa Rosa, en Ciudad Juárez, contratada por el gobierno ecuatoriano. Será inhumado en Guayaquil, Ecuador, por decisión de sus padres, José Segundo Álvarez Yupa y Martha Violeta Quillay Guaman, quienes viven en Nueva York sin documentos.

La aerolínea requiere un oficio de embalsamamiento para trasladar el cuerpo a la provincia del Cañar, donde ya lo esperan familiares.

Los trámites para la repatriación se hacen en la Procuraduría General de la República, la Fiscalía General del Estado, la funeraria y el Registro Civil.

La historia que llevó a la niña al suicidio comenzó el 10 de marzo cuando, de acuerdo con la versión oficial, un hombre intentaba llevarla sin documentos a Estados Unidos, donde viven sus padres.

El presunto pollero, Domingo Fermas Uves, fue liberado tres días después por no haberse encontrado evidencias de que se dedica al tráfico de personas. El día 12 la niña fue localizada muerta en la casa hogar La Esperanza.

En conferencia de prensa, Fermas Uves dijo que es albañil y que la menor estaba con sus hijas cuando ambos fueron detenidos. Dijo que David, hermano de una vecina en la colonia Puerto de Anapra, se la había encargado y no sabía que fuera ecuatoriana.