Política
Ver día anteriorSábado 19 de abril de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Indocumentados representan el vía crucis en Ciudad Ixtepec, Oaxaca

Pese a la violencia, los migrantes, como Jesucristo, no detienen su paso hacia EU

Activistas y defensores de derechos humanos se reunieron con el mismo fin en Chiapas

Foto
El migrante haitiano Wilson Charles Maltial representó a Jesucristo en el vía crucis de Ciudad Ixtepec, Oaxaca. Participaron los sacerdotes Francisco Javier Sánchez (izquierda) y Alejandro Solalinde Guerra (derecha), además de indocumentados centroamericanosFoto Diana Manzo
Diana Manzo y Elio Henríquez
Corresponsales
Periódico La Jornada
Sábado 19 de abril de 2014, p. 13

Migrantes que representaron ayer el vía crucis de Jesucristo en Ciudad Ixtepec, Oaxaca, realizaron una caminata hacia las vías del ferrocarril para mostrar el sufrimiento que viven a diario miles de centroamericanos en su peregrinar hacia Estados Unidos.

Los indocumentados que se refugian en el albergue Hermanos en el camino, del sacerdote Alejandro Solalinde Guerra, partieron de ese lugar hacia las vías férreas, donde el migrante haitiano Wilson Charles Maltial –quien representó a Jesucristo– subió al tren para mostrar el sufrimiento de miles de centroamericanos.

Sobre el tren se leyó la séptima estación que marca la segunda caída de Jesucristo, poniendo como ejemplo a los migrantes, quienes pese a la violencia que viven no detienen su camino y continúan luchando para llegar a Estados Unidos.

Indocumentados, voluntarios y activistas de 36 de organizaciones nacionales, quienes son defensoras y defensores de derechos humanos, presenciaron la representación. Asistió también el sacerdote Francisco Javier Sánchez, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El grupo encabezado por Alejando Solalinde compartió con mujeres migrantes y voluntarias cada uno de los textos correspondientes a las 14 estaciones, tomados del libro inédito El viacrucis del migrante. En la última estación, la 14, el contingente regresó al albergue y se concentró en su capilla, donde Solalinde Guerra ejemplificó que un vía crucis de Jesús es el viacrucis del migrante, de aquellos hombres, mujeres y niños que hoy se encuentran refugiados y que jamás se cansan de luchar por lo que quieren.

Por su parte, Wilson Charles Maltial, migrante originario de Haití, de 32 años, representó por segunda ocasión a Jesucristo en el vía crucis del migrante, el cual aseguró es una promesa que le hizo a Dios por mantenerlo vivo, tras la discriminación que ha vivido en su trayecto a México.

El haitiano fue rescatado el 28 de enero del año pasado por el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra en la garita migratoria de Acayucan, Veracruz, junto con seis cubanos y actualmente goza de una visa migratoria para vivir en México.

Wilson Charles narró que hace un año, cuando representó a Jesucristo en la cruz, le rezó para que lograra ubicarse en México y quedarse, lo cual se cumplió porque ahora trabaja en un hotel en Playa del Carmen. Dijo que su sueño no era conquistar territorio estadunidense, sino estudiar una carrera que ahora cursa: administración de empresas turísticas.

Vía crucis en Chiapas

Como parte de las actividades del vía crucis del migrante, activistas y defensores de derechos humanos, acompañados por más de 700 indocumentados centroamericanos, se trasladaron en Chiapas de Palenque a Playas de Catazajá para visibilizar los atropellos que sufren los migrantes en tránsito hacia Estadios Unidos.

Lo anterior lo informó el sacerdote Fray Tomás González Castillo, director del albergue La 72, con sede en Tenosique, Tabasco, quien agregó que para mañana sábado tienen planeado continuar hacia Villahermosa, Tabasco.

En entrevista, dijo que los integrantes del grupo no hicieron ningún acto o rito católico porque esta gente (los migrantes) no es católica; es la realidad del migrante lo que queremos representar, lo que sufren, lo que viven en esta ruta. Eso lo que queremos visibilizar.

Señaló que los aproximadamente 20 activistas, los defensores de derechos humanos y los migrantes que los acompañan tienen previsto dormir el viernes en Playas de Catazajá, en el norte de Chiapas.