Política
Ver día anteriorLunes 21 de abril de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Prevén en el Poder Judicial federal que el próximo paso será liquidar la aerolínea

El jueves, último día para impugnar o avalar quiebra de Mexicana de Aviación
Alfredo Méndez
 
Periódico La Jornada
Lunes 21 de abril de 2014, p. 14

El jueves próximo vencerá el plazo –10 días hábiles– para que el gobierno federal, el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el sindicato de Mexicana de Aviación y los acreedores de la aerolínea impugnen o avalen la resolución de la juez Edith Alarcón, quien el pasado 3 de abril decretó la quiebra de esa empresa y sus filiales, Click y Link, pero aceptó el convenio concursal de su otra filial mexicana, MRO Services, dedicada al mantenimiento de aeronaves.

De acuerdo con fuentes del Poder Judicial federal, tras la declaración de quiebra de Mexicana vendrá la liquidación de la aerolínea. Aunque hay plazos, todo dependerá de que existan compradores interesados.

A partir del jueves próximo, sólo en caso de que no sea impugnado el fallo de la juez Alarcón, comenzará el plazo de cinco días, que establece la Ley de Concursos Mercantiles, para nombrar un síndico que se encargue de la venta de aeronaves y otros activos de la compañía.

También, a partir del jueves, el síndico tendrá 60 días hábiles para realizar un inventario de los bienes de Mexicana y sus filiales Click y Link. Una vez terminado ese listado correrán 90 días para realizar la subasta de activos y 10 días más para concretar la venta de éstos.

En su resolución del pasado 3 de abril, la juez Alarcón manifestó que Mexicana MRO Services ahora será propiedad de Bancomext, Banorte y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

De acuerdo con las fuentes consultadas, las tres compañías, que fueron declaradas en quiebra por dicha juzgadora, deberán ser vendidas por un síndico nombrado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Si la secretaría permite que siga existiendo la concesión de Mexicana, el síndico intentará vender la compañía completa en operación, lo que no se logró en tres años.

Sin embargo, si la SCT decreta la terminación de la concesión, se comercializarán los activos por separado.

Cuando se inició el concurso mercantil de la empresa, en 2010, un visitador del Instituto Federal de Especialistas en Concursos Mercantiles (Ifecom) calculó que sus bienes ascendían a mil 616 millones de pesos. La suma sólo alcanzaría para cubrir 14 por ciento de los 11 mil 474 millones de pesos que la compañía adeuda, pero las cosas han cambiado.

Según funcionarios del Poder Judicial Federal consultados por La Jornada, el proceso de quiebra podría tomar años y los pagos a los acreedores se realizarán según se concrete la venta de activos.

Los primeros en la fila para cobrar son los trabajadores, cuyo pago, en el mejor de los casos, incluirá sólo los salarios no pagados entre agosto y noviembre de 2010, más no la liquidación ni los adeudos históricos.

Después vendrán los acreedores con garantías de pago y al último los acreedores comunes, entre los cuales están los pocos dueños de boletos que fueron reconocidos.

Para completar los pagos a los 8 mil 600 trabajadores, el gobierno se valdrá de los ingresos de Mexicana MRO Services.