Mundo
Ver día anteriorMartes 20 de mayo de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Dio un codazo a un policía durante una manifestación en 2012

Tres meses de cárcel y 5 años de libertad condicional a activista de Ocupa Wall Street
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 20 de mayo de 2014, p. 23

Nueva York, 19 de mayo.

La activista de Ocupa Wall Street Cecily McMillan, quien hace un par de semanas fue declarada culpable de agredir a un policía que dispersaba una manifestación de ese movimiento, fue condenada hoy a tres meses de prisión y cinco años de libertad condicional.

McMillan enfrentaba una pena hasta de siete años de prisión en el caso judicial más severo –y tal vez el último– contra los más de 2 mil 600 activistas arrestados en Nueva York durante las acciones de protesta de Ocupa Wall Street.

Una sociedad civilizada no puede permitir que se cometa una agresión bajo el disfraz de desobediencia civil, proclamó el juez Ronald Zweiber al imponer la sentencia. Ella ya ha cumplido dos semanas encarcelada, ya que el juez la envió directamente a la cárcel después de que el jurado la declaró culpable, y a pesar de que no tenía antecedentes penales.

La joven de 25 años, estudiante de posgrado en la Universidad New School, fue acusada de propinar deliberadamente un codazo a un policía, quien sufrió un moretón debajo de un ojo, cuando éste participaba en un asalto contra los manifestantes de Ocupa Wall Street para expulsarlos, una vez más, del Parque Zucotti en marzo de 2012.

McMillan siempre rechazó la acusación, afirmando que el policía la manoseó por detrás, tocándole el pecho, y que reaccionó espontáneamente sin saber quién era, por lo que se trató de un accidente por el cual ya ha ofrecido disculpas. Ante el juez hoy, reiteró que ella está comprometida con el principio de la no violencia y por ello puedo decir con certeza que soy inocente del crimen por el cual me han condenado.

Denuncias sobre el uso de fuerza por la policía contra el movimiento y la agresividad de los fiscales y del juez en este proceso nutrieron la percepción de que este es un caso en el que la víctima era la acusada –ya que casi toda la violencia en torno a Ocupa Wall Street fue empleada por la policía–, todo lo cual elevó el perfil de esta batalla legal. De hecho, nueve de los 12 integrantes del jurado dieron el paso muy inusual de escribir al juez y solicitarle que la sentencia no incluyera una condena carcelaria. Lo mismo pidieron varios miembros del concilio municipal de Nueva York y una petición online que recaudó más de 160 mil firmas. Más aún, las dos integrantes más famosas de Pussy Riot visitaron a McMillan en su celda hace una semana y abogaron por su liberación, a lo que también se sumaron otros artistas como Kim Gordon, de Sonic Youth.