Mundo
Ver día anteriorJueves 26 de junio de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La hermana de Felipe VI podría enfrentar 16 años de prisión y multa millonaria

Indicios de criminalidad en actuar de Cristina de Borbón, falla juez

El magistrado considera que colaboró en el fraude por 6 millones de euros cometido por su esposo

Foto
Cristina de Borbón en imagen tomada el pasado 8 de febrero, cuando acudió a testificar ante el juez José Castro (derecha) durante la investigación del fraude de alrededor de 6 millones de euros cometido por su esposo. Ayer el magistrado determinó que la hermana del recién coronado rey Felipe VI tuvo participación activa en el desfalcoFoto Reuters
Ap, Afp y Reuters
 
Periódico La Jornada
Jueves 26 de junio de 2014, p. 21

Madrid, 25 de junio

Un tribunal español formalizó este miércoles los cargos de fraude fiscal y blanqueo de dinero contra Cristina de Borbón, hermana del recién coronado rey de España, Felipe VI. La actuación de doña Cristina de Borbón viene marcada por indicios de criminalidad que deben descartarse o confirmarse en un juicio, sostuvo el juez José Castro, quien emitió el veredicto en la corte de Palma de Mallorca.

Si la hermana del monarca, de 49 años, es encontrada culpable puede enfrentar una pena de 16 años de prisión, así como una multa que alcance seis veces la cantidad defraudada.

Iñaki Urdangarin también debe ser juzgado

El mismo juez aseguró que el marido de Cristina de Borbón, Iñaki Urdangarin, de 46 años, debería ser juzgado por fraude y malversación de fondos, aunque ninguno de los dos ha sido acusado formalmente.

El caso se basa en acusaciones de que Urdangarin utilizó su título de duque de Palma para malversar unos 6 millones de euros (8 millones de dólares) en contratos públicos por medio del Instituto Noos, fundación sin ánimo de lucro que él y su socio Diego Torres establecieron para canalizar dinero a otras empresas, incluyendo Aizoon, propiedad de Cristina.

La decisión del juez se produce menos de una semana después de que el hermano mayor de Cristina, Felipe, fue proclamado rey de España tras la abdicación de su padre, Juan Carlos I.

Al cerrar una investigación iniciada en 2010, que Rafael Spottorno, ex jefe de la Casa Real, calificó de martirio, el juez Castro, de Palma de Mallorca, decidió mantener imputados, entre quince personas, a Urdangarin y Cristina de Borbón, quienes tienen cuatro hijos.

El magistrado considera que Cristina de Borbón colaboró activamente con su esposo, sospechoso junto a un ex socio de haber malversado más de 6 millones de euros de dinero público mediante el Instituto Nóos, que presidió entre septiembre de 2003 y marzo de 2006.

Hay sobrados indicios de que doña Cristina de Borbón y Grecia ha intervenido, de una parte, lucrando en su beneficio, y de otra, facilitando los medios para que lo hiciera su marido, mediante la colaboración silenciosa, escribió en su fallo, de 167 páginas.

En su declaración del pasado 8 de febrero, la entonces infanta, quien lució serena y sonriente, afirmó no tener nada que ver con los negocios de Urdangarin, y que participó en Nóos y en la empresa Aizoon, considerada por el juez como una pantalla para el blanqueo, porque su esposo se lo pidió, y confiaba en él.

Foto
Iñaki Urdangarin, esposo de Cristina de Borbón, también debe ser procesado, determina el juez José CastroFoto Reuters

Tanto el fiscal anticorrupción de Palma, Pedro Horrach, como el abogado de la hermana del monarca, Miquel Roca, anunciaron que recurrirán la decisión de Castro que, de confirmarse, por primera vez sentaría a un miembro de la familia más cercana al rey en el banquillo de los acusados.

No hay indicio de delito, aseguró Roca desde Barcelona. Cristina recibió la noticia, pueden imaginarse, no con satisfacción, pero con la tranquilidad de saber que estamos confiados en que la audiencia va a restablecer la situación, declaró a los periodistas.

El caso de Urdangarin, aunado al accidente sufrido por Juan Carlos en una cacería de elefantes en Botsuana, en 2012, entre otros escándalos, siguió perjudicando la imagen de la corona. Alejada, como su marido, de todas las actividades oficiales de la familia real desde hace dos años y medio, Cristina de Borbón no estuvo presente en la proclamación de su hermano menor.

La casa del rey se limitó hoy a expresar su pleno respeto a las decisiones judiciales.

Con la abdicación de su padre, Cristina de Borbón perdió el título de infanta.

En una España asfixiada por la crisis, que ve multiplicarse los escándalos de corrupción, la indignación ciudadana por este caso se había hecho patente en las manifestaciones improvisadas tras el anuncio de la abdicación de Juan Carlos para pedir un referendo entre monarquía y república. Felipe VI, que como príncipe se había mantenido inmune al escándalo, en su discurso de proclamación prometió una monarquía íntegra, honesta y transparente.

El gobierno conservador de Mariano Rajoy no reaccionó a la decisión del magistrado, pero la satisfacción era evidente en las filas republicanas.

La justicia empieza a ser igual para todos, gracias a jueces como José Castro, celebró en los pasillos del Congreso de los Diputados el líder de la coalición ecologista-comunista, Cayo Lara.

Sin embargo, en la céntrica plaza madrileña de Cibeles, algunos españoles expresaban escepticismo: Creo que la deberían juzgar, pero no creo que lo hagan, dijo María Isabel García, de 47 años, empleada de limpieza.