Mundo
Ver día anteriorSábado 12 de julio de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Diferencias pueden resolverse mediante canales internos, dice

Pide Estados Unidos a Alemania evitar en medios la discusión sobre espionaje
Dpa, Ap y Afp
 
Periódico La Jornada
Sábado 12 de julio de 2014, p. 21

Washington, 11 de julio.

El gobierno de Estados Unidos instó hoy a Alemania a evitar la discusión en medios de información de los asuntos relacionados con las actividades de espionaje que realiza Washington en suelo alemán, que en las pasadas dos semanas desembocaron en la expulsión del director de los servicios estadunidenses de inteligencia en Berlín.

Todas las diferencias que tenemos pueden resolverse más efectivamente mediante los canales internos actuales y no por conducto de los medios de información, aseveró el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Unos aliados dotados de servicios de espionaje sofisticados, como Estados Unidos y Alemania, entienden con cierto grado de detalle lo que estas relaciones y actividades de espionaje implican exactamente, subrayó el vocero presidencial.

No obstante, otros funcionarios de Washington que hablaron a condición del anonimato expresaron su irritación con el gobierno alemán por ventilar públicamente esa problemática.

La relación entre los dos países se tensó la semana pasada, a raíz de que las autoridades alemanas informaron del arresto de un doble agente del organismo de inteligencia de Alemania que pasaba información a la CIA y cobraba por ello una cantidad no revelada.

El miércoles pasado la prensa alemana divulgó una nueva versión sobre el caso de un segundo doble espía alemán adscrito al Ministerio de Defensa, lo cual llevó al gobierno de la canciller Angela Merkel a pedir a Washington que saque del país europeo a su responsable de los asuntos de inteligencia.

Este es el segundo caso de espionaje estadunidense en Alemania desde el año pasado, cuando el ex asesesor técnico de la estadunidense Agencia Nacional de Seguridad y de la CIA, Edward Snowden, reveló que la embajada espiaba al Parlamento alemán y tenía intervenido el teléfono celular de Merkel.

El jueves, funcionarios alemanes trataron de minimizar la trascendencia de las investigaciones secretas estadunidenses y acusaron a Washington de apoyarse en fuentes de tercera clase.

El ministro de Justicia, Heiko Maas, pidió a Estados Unidos una garantía vinculante de que estas prácticas han finalizado de una vez y para siempre.

La solicitud de Maas fue hecha ante la prensa y no ante las autoridades estadunidenses. El año pasado el gobierno de Merkel propuso al de Obama firmar un acuerdo para terminar con el espionaje mutuo, pero Washington respondió con una negativa y no dio explicaciones de las revelaciones hechas por Snowden.

Desde La Habana, el presidente ruso, Vladimir Putin, opinó que las acciones de Estados Unidos en Alemania son muestra de su hipocresía absoluta.

En una semana, acuerdos de prórroga sobre asilo a Snowden

El pedido de prórroga de asilo en Rusia por Snowden podría ser acordado en una semana, dijo ayer un alto representante del servicio de migración.

La vida de Snowden sigue en peligro, por lo que el Servicio Federal de Migración tiene todas las bases para extender su estatuto, manifestó el presidente de la cámara pública del servicio, Vladimir Volokh, citado por la agencia de noticias Interfax. La solicitud podría ser tratada en una semana, añadió.

El abogado ruso de Snowden, Anatoli Kucherena, anunció el miércoles pasado que presentó una petición formal de prolongación del asilo para su cliente, que expira en agosto próximo.

El letrado no indicó, sin embargo, por cuánto tiempo quería Snowden extender su estancia.

Edward Snowden se encuentra en Rusia desde hace casi un año, después de haber hecho pública una red global de espionaje estadunidense. Kucherena, al que se considera cercano al Kremlin, ayudó a Snowden a obtener asilo político en Rusia y desde entonces ha funjido como su portavoz.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks