Opinión
Ver día anteriorJueves 17 de julio de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
México SA

Empleo insuficiente

Salarios disminuidos

Gastón y la justicia

Carlos Fernández-Vega
M

uy contentos están en Los Pinos por los evidentes signos de recuperación económica, los cuales, dicen, se reflejan en los indicadores de empleo en el sector formal. Ello porque en el primer semestre del presente año se crearon 403 mil puestos de trabajo, o lo que es lo mismo, sólo 67 por ciento de los necesarios para atender la demanda, sin considerar rezagos.

La cifra divulgada ayer por el inquilino de la residencia oficial incluye el número de los trabajadores eventuales del campo, que por razones estacionales sufrió una merma cercana a 45 mil puestos. Si sólo se consideran plazas permanentes y eventuales urbanas, entonces el número oficial de empleos generados en el primer semestre de 2014 se incrementa a cerca de 449 mil, equivalente a 75 por ciento de la demanda, sin considerar rezagos. Por cierto, la reforma laboral prometió 300 mil plazas adicionales. ¿Dónde están?

Ya en el recuento de los 19 meses de estancia en Los Pinos el panorama empeora sustancialmente, pues en tal periodo los empleos oficialmente generados en el sector formal de la economía apenas suma poco menos de 594 mil, para una demanda cercana a un millón 900 mil plazas, lo que equivale a sólo 30 por ciento de lo requerido. Nada que celebrar, pues, aunque de lo perdido lo que aparezca.

Por otra parte, el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados revela que los de por sí reducidos salarios pagados en el sector formal de la economía siguen sin recuperar su nivel previo a la crisis. En mayo de 2014, comparado en términos reales con la cifra de hace seis años, el salario básico acumula una pérdida de 0.66 por ciento. A precios de diciembre de 2010 significa una reducción salarial real equivalente a 50.50 pesos.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social, en mayo pasado el salario base de cotización promedio se ubicó en 8 mil 498 pesos al mes para un crecimiento anual nominal de 4.31 por ciento o 351 pesos. “Lo anterior resulta mayor en 0.17 puntos porcentuales al crecimiento anual de abril de 2014 (4.14 por ciento). Sin embargo, en mayo la inflación fue de 3.51 por ciento, por lo que en términos reales el salario aumentó 0.77 por ciento, 0.15 puntos por arriba de la variación real del mes previo; reportándose el tercer mes consecutivo ‘favorable’ para la tasa de crecimiento anual del salario real”. Aun así se mantiene muy por debajo de mayo de 2008.

El CEFP apunta que si la relación se hace respecto al mismo mes del año previo, “la tasa de crecimiento anual del salario base de cotización del IMSS fue apenas superior en 0.34 puntos porcentuales en términos nominales, mientras la inflación fue menor en 1.12 puntos. Es decir, en el quinto mes de 2014 la tasa de crecimiento real del salario promedio de los trabajadores registrados en el IMSS fue de 0.77 por ciento, cuando en el mismo mes de 2013 reportó una caída de 0.63 por ciento. La ‘mejora’ en la variación real anual del salario base de cotización es resultado, fundamentalmente, de la reducción observada en la inflación, representando alrededor de 80 por ciento del incremento anual registrado en mayo de 2014”.

Por sectores de actividad económica la construcción y el comercio presentaron los crecimientos más bajos, con variaciones reales de 0.5 y 0.56 por ciento, respectivamente; sin embargo, ningún sector registró decremento. En cambio, las industrias extractivas y la agricultura, ganadería, silvicultura, caza y pesca reportaron los mayores aumentos, con 4.01 y 2.83 por ciento real cada una. En suma, en mayo la variación nominal del salario básico de 4.31 por ciento es la tasa de crecimiento anual más elevada desde enero de 2013; advirtiendo una recuperación en los ingresos de los trabajadores, que mantuvieron un bajo desempeño desde el segundo trimestre de 2013 hasta el primer trimestre de 2014, cuando promediaron un aumento de 3.81 por ciento. Sin embargo, los salarios reales siguen debilitados y en los últimos 12 meses su crecimiento real promedio fue de sólo 0.1 por ciento, si bien alcanzaron ya una cifra positiva después de cuatro meses con caídas consecutivas.

El citado centro de estudios refiere que el índice de confianza del consumidor (ICC, elaborado conjuntamente por el Inegi y el Banco de México) mejoró en el corto plazo. En junio de 2014 y con cifras ajustadas por estacionalidad ese indicador creció 0.78 por ciento, lo que implicó su quinta alza consecutiva y que dicha cantidad fuera superior a la registrada un mes atrás (0.75). Sin embargo, mantiene una reducción acumulada de 8.01 por ciento con relación a enero de 2013, su máximo reciente.

Destaca el deterioro de tres de los cinco componentes del ICC. En particular, los consumidores aprecian que su situación económica actual está peor en comparación con la de hace un año y no esperan que mejore en los próximos 12 meses. Además, no obstante de que perciben un peor desempeño de la situación económica actual del país respecto al observado hace un año, se encuentran optimistas sobre su futuro. Incluso, consideran la posibilidad de adquirir bienes de consumo duraderos, factor que podría favorecer la dinámica de las ventas de los establecimientos comerciales y, por lo tanto, a la demanda interna del país.

Sin embargo, con cifras originales el ICC se deterioró aún más, al pasar de un decremento anual de 2.39 por ciento, en el sexto mes de 2013, a una disminución anual de 2.45 por ciento en junio del presente año, lo que implicó su novena caída consecutiva. Asimismo, el valor de su índice aún se mantiene por debajo del observado en el mismo mes de 2007, respecto al cual presenta una caída acumulada de 13.56 por ciento.

En términos anuales sobresale el deterioro de la mayoría de los elementos del ICC: los consumidores aprecian que su situación económica es más favorable actualmente comparada con la de hace un año, pero no esperan que mejore para los próximos 12 meses; perciben que la situación económica del país está peor en comparación a la registrada hace un año y no anticipan que mejore en el futuro. En este escenario los miembros del hogar no consideran la posibilidad de adquirir bienes de consumo duraderos e hiló nueve meses de disminuciones.

Las rebanadas del pastel

En el cochinero que hundió a Mexicana de Aviación y a sus 8 mil 500 trabajadores, el único que se mantiene volando, y muy alto, es Gastón Azcárraga, a quien la cínica justicia mexicana de nueva cuenta beneficia, como a tantos otros delincuentes de cuello blanco, ahora so pretexto de convenientes errores de formalidad jurídica.

Twitter: @cafevega