Política
Ver día anteriorViernes 18 de julio de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Refugio de horror

Durante dos meses recabó testimonios acerca de abusos y maltratos en el albergue

Reportera jalisciense colaboró para liberar a un menor, en los años 80

En el sexenio de Emilio González fueron enviados al albergue 200 niños, confirma la FIND

Foto
En la casa hogar de Zamora se realizan diversas actividades. Según algunos internos, en las clases de música y en el coro sólo participaban los favoritos de Rosa del Carmen VerduzcoFoto Ignacio Juárez
Mauricio Ferrer y Javier Santos
Corresponsales
Periódico La Jornada
Viernes 18 de julio de 2014, p. 5

Guadalajara, Jal., 17 de julio.

En los años 80 del siglo pasado, la radio local reveló abusos contra una decena de niños de Jalisco que autoridades del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) del estado enviaron al albergue La Gran Familia, ubicado en Zamora, Michoacán, dirigido por Rosa del Carmen Verduzco (Mamá Rosa).

La reportera Alina García Barba, de la radiodifusora Notisistema, pudo entrar a la casa hogar hace 28 años y durante dos meses recabó testimonios de menores que afirmaron ser víctimas de maltratos y violaciones.

Una familia le propuso que ingresara al albergue como si fuera parienta de uno de sus hijos, un muchacho de 13 años de edad. Alina llevó una grabadora oculta entre la ropa. Habló con el menor y con otros. De lejos, los gendarmes, los mayores del albergue, la veían con recelo. Y el guión cambió de pronto.

Llegó un momento en que el muchacho estaba con la familia y ésta vio la oportunidad y, no sé cómo, pero subieron al muchacho al automóvil, recuerda ahora la periodista.

¡Secuestraron a su hijo! Yo me quedé perpleja. Todo mundo gritaba, salieron los gendarmes, los hermanos mayores, los guaruras y se echaron encima del auto. El carro siguió avanzando e iba tirando a todos. Fue una huida de película. No sé cómo salí y escapé de ahí. Estuve escondida media hora y después le hablé a mi familia para que fuera por mí.

–Por poco te quedas dentro del albergue –se le comenta.

–Sí. Yo supe que cuando algunos lograban huir, Mamá Rosa enviaba a los grandes a Guadalajara para que amedrentaran a la familia. Ella transgredía las fronteras de los estados. Tenían además peinada la zona, en Zamora, para cuando alguien huía. Además tenía gente de la comunidad en diferentes puntos, con la que formaba una red de búsqueda para cuando alguien escapaba. Y cuando los encontraban, y así les iba, los golpeaban.

–¿Qué es lo que más te impactó entonces de los relatos de las víctimas?, ¿en qué coincidían?

–Las niñas servían a los mayores. Algunas veces, ellos abusaban de ellas y mucho cuidado con que ellas hablaran también. Mamá Rosa tenía un grupito de niños bonitos, eran los que estaban en el coro, los que mostraba cuando tenía visitas internacionales.

“Uno de los castigos más fuertes era encerrar a quienes se portaban mal en una alcantarilla, ubicada cerca del dormitorio de Mamá Rosa. Ahí los tenían sin comer, entre bichos y en condiciones insalubres. También la señora tenía a sus consentidos y les permitía dormir en el cuarto con ella; era su premio.”

A pesar de las revelaciones de García Barba, las autoridades estatales no hicieron nada para rescatar a los menores.

Pero el DIF de Jalisco informó este jueves que un menor nativo de ese estado estaba entre los rescatados en el operativo federal que culminó el martes pasado con el cateo del albergue y la detención de Verduzco y otras siete personas.

El presidente de la Fundación de Niños Robados y Desaparecidos (FIND), Juan Manuel Estrada Juárez, aseguró que en el sexenio del panista Emilio González Márquez como gobernador de Jalisco (2007-2013), por lo menos 200 niños de la entidad fueron enviados al albergue.

Estrada explicó que presentó la lista de los 200 ante varias instancias oficiales. Una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) derivó en una recomendación, del 30 de enero de 2014, para reparar los derechos de uno de esos niños.

Fernando Zambrano, director de quejas de la CEDH, informó hoy que ya se había identificado al menor, que ahora es adolescente, como uno de los internados en el albergue.

Agregó que el organismo pidió el miércoles pasado al DIF un informe sobre el estado del muchacho, pero precisó que la comisión desconoce el caso de los 200 jaliscienses enviados a la casa hogar de Zamora.

Por su parte, el DIF estatal anunció que atenderá a familias afectadas por el caso La Gran Familia y les brindará atención jurídica, asesoría y trabajo social. En caso de ser necesario, también las apoyará para el traslado de los padres o tutores.

Lorena Jassibe Arriaga de Sandoval dijo que el organismo atenderá en los teléfonos 30-30-47-10 y con terminación hasta el número 15 a partir de este viernes.

Añadir un comentario