Política
Ver día anteriorSábado 19 de julio de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Esta depredadora técnica traerá consecuencias para la salud humana: Corral

PRI, PAN y PVEM avalan método de fractura hidráulica del subsuelo para extracción de gas

Queda abierta la posibilidad de utilizarlo en zonas indígenas o áreas naturales protegidas: Encinas

Foto
El senador Alejandro Encinas comparte un momento con su nieta Elena, durante la sesión del SenadoFoto Roberto García
Andrea Becerril y Enrique Méndez
 
Periódico La Jornada
Sábado 19 de julio de 2014, p. 6

La mayoría de PRI, PAN y PVEM en la Cámara de Senadores rechazó en bloque las reservas que PRD y PT presentaron para prohibir en México la extracción de gas de lutita o shale mediante la fractura hidráulica del subsuelo, que se permitirá como uno más de los sistemas de obtención de hidrocarburos.

Esta decisión se tomó a pesar de la información presentada en tribuna y supone que un pozo de ese tipo requiere de la inyección de entre 9 y 20 millones de litros de agua, combinados con arena y metales pesados, por lo que al explotarse 20 mil pozos, como desea el PAN, se requeriría agua equivalente para atender las necesidades de una población de 4.9 a 16 millones de personas.

En contraste con el objetivo central de su existencia, el PVEM defendió el método del denominado fracking, con el argumento de que no se dañará al medio ambiente, postura que mereció la respuesta desde el PRD: ese partido sólo defiende los arbolitos por moda.

Desde diferentes ángulos, perredistas y petistas explicaron que para la fractura del subsuelo con el fin de de llegar a los yacimientos de gas asociados a la lutita, se perfora y luego es introducida agua a altas presiones, combinada con al menos 500 sustancias que, señalaron, se ha demostrado son tóxicas, cancerígenas e incluso provocan mutaciones genéticas.

Se usa benceno, cianuro y otras sustancias, entre las que se encuentran cancerígenos, que combinados con metales de la lutita configuran un coctel riesgoso, una verdadera amenaza a la vida, alertó Fernando Mayans Canabal (PRD).

A pesar de ello, la mayoría rechazó dejar explícita en la redacción de la fracción 35 del artículo 4 de la Ley de Hidrocarburos, la prohibición de ese mecanismo de extracción.

Así quedó firme la definición de reservas como el volumen de hidrocarburos en el subsuelo, calculado a una fecha dada a condiciones atmosféricas, que se estima será producido técnica y económicamente, bajo el régimen fiscal aplicable, con cualquiera de los métodos y sistemas de extracción aplicables a la fecha de evaluación.

Alejandro Encinas (PRD) lamentó que el Senado no llegara a un acuerdo para proteger al medio ambiente de la amenaza del fracking, porque incluso se deja la posibilidad de utilizarlo en zonas indígenas, áreas culturales protegidas y reservas de la biosfera.

Ojalá no encuentren petróleo en Teotihuacán. Ya vemos las primeras acciones de exploración en Montes Azules, en la selva Lacandona, donde se presume hay petróleo.

Adelantó que el PRD presentará una iniciativa expresa, en conjunto con la Alianza Nacional contra el Fracking, Greenpeace y otras organizaciones contra la práctica de la fractura hidráulica.

El senador Javier Corral Jurado (PAN) resaltó que la ruptura del subsuelo con inyección de agua tendrá consecuencias al medio ambiente, la salud humana, el subsuelo, tierras superficiales y comunidades en materia de sus derechos por esta depredadora técnica.

Explicó que al no definirse la prohibición en el citado artículo, queda un vacío que deja abierto el uso de este sistema en México, en contraste con Estados Unidos y países de Europa, donde la tendencia es al contrario.

Ante los argumentos de su compañera de bancada, Silvia Garza, quien exclamó que no se puede frenar el desarrollo, Corral expuso: “en nombre de ningún desarrollo económico se puede afectar la viabilidad del planeta.

En Chihuahua tendría consecuencias devastadoras, por el uso intensivo de agua y su contaminación, y por las emisiones de metano, que produce 21 veces más gases de efecto invernadero que el bióxido de carbono. Allá, donde no nos sobra la lluvia, ¿cómo harán para llevar las cantidades que se requieren para perforar un pozo?, cuestionó.

Añadir un comentario